POLÍTICA
17/01/2016 10:20 CET | Actualizado 17/01/2016 10:20 CET

Fernández Díaz da el salto al cine con ‘El Colibrí'

El director y actor Francisco Campos Barba se encontraba nervioso frente a las puertas del Ministerio del Interior en Madrid. Era febrero del pasado año. No se lo podía creer, al final el titular del departamento, Jorge Fernández Díaz, lo iba a recibir para participar en el documental que tenía entre manos.

No conocía al ministro, nunca habían hablado. “Yo no soy nadie”, relata a El Huffington Post, pero siempre se ha considerado un hombre “echao pa’lante”. En su mente tenía un documental, El colibrí, que hoy ya es una realidad y que, tras exhibirse en Sevilla y en Alcalá de Henares durante la Navidad, se estrenará el próximo día 25 en Madrid capital en los cines Paz. Con un místico aliciente: confesiones religiosas del político popular.

Este largometraje surgió un día en una cárcel. Allí había acudido Campos Barba para exhibir su anterior documental, El Rocío es compartir, una visión diferente de la famosa romería andaluza ante la “comercialización” que había sufrido en los últimos años. Había sido invitado por una asociación de ayuda a los reclusos. Al terminar la proyección, un grupo de ellos le rodeó, le abrazó y le dio las gracias, según relata el autor.

Este gesto no fue aislado y se repitió, recuerda Campos Barba, en otros centros penitenciarios. En su cabeza empezó a rondar la idea de hacer un documental para devolver ese cariño, una historia sobre los valores, sobre lo que puede hacer cada uno por la sociedad. “Me di cuenta de que ellos me estaban dando más a mí que yo a ellos”, reflexiona.

Durante sus visitas a las distintas cárceles llegaron a sus manos unas “obritas” de Juan Pablo II sobre cómo tenían que actuar los políticos respecto a los presos, sobre cómo podían ayudarles. Entonces, pensó que tenía que llegar a Fernández Díaz, ya que era el responsable de esta competencia en el Gobierno español.

(Sigue leyendo después de la imagen)

Cartel de El colibrí

En este ámbito de la élite política no tenía contactos, insiste el director. Lo que hizo fue mandar primero un correo electrónico y posteriormente se puso en contacto telefónico con el gabinete del ministro. Al final consiguió el ‘sí’. Hasta en dos ocasiones tuvo que volverse sin grabar del Departamento por los imprevistos de Fernández Díaz.

Le dijo que no le iba a hacer preguntas políticas, quería ahondar en su fe, en los valores y en el prójimo. El ministro se sintió cómodo, según Campos Barba, y alargó la conversación durante una hora y media. Además, permitió que le grabara en otras dos ocasiones: el Día Grande de Santa Teresa en Ávila y en una visita a un convento de carmelitas en Maluenda (Zaragoza).

Según Campos Barba, el titular de Interior se mostró “valiente” durante las grabaciones, no escondió su fe y habló sobre ella. Entre las frases que deja está la de :“Hoy Jesucristo estaría utilizando evidentemente las tecnologías de la información y las comunicaciones como las está utilizando su vicario en la Tierra, el Papa”.

"ME ESTOY ARRUINANDO"

¿Quién está detrás de Campos Barba? El director contesta que no ha recibido ningún tipo de subvenciones, ni ayudas del Estado ni aportaciones de empresas privadas. Se ha autofinanciado. “Me estoy arruinando”, dice de manera rotunda para despejar cualquier tipo de duda, aunque no quiere revelar cuántos euros le ha costado materializar la idea.

Lo hace, según cuenta, por su pasión por el cine -en su particular altar están las películas de Woody Allen y La vida es bella, de Roberto Begnini- y por su compromiso con la paz y la convivencia. Recuerda la imagen de un ministro “bastante correcto y creyente”, dice al rememorar su encuentro con Fernández Díaz.

(Sigue leyendo después de la imagen)

Fernández Díaz y Campos Barba

En la película también se aborda la situación de los inmigrantes. otro tema que es competencia de Fernández Díaz. “Le planteé una pregunta complicada, cómo puede compaginar la fe cristiana y el trabajo y no fallar en ninguna de las dos. Él me decía que Dios es amor”, revela Campos Barba.

Él me decía que Dios es amor

Y presume de una cosa. El ministro le comentó: “Después de este película tendré que pensar más en esto de lo que estamos hablando”. Tres semanas después, continúa el director, se llevó la sorpresa al abrir el periódico El País y leer el titular El ministro del Interior muestra su cara más amable en Ceuta.

"NO ES UNA PELÍCULA POLÍTICA"

Pero no todo es amable, también es consciente el director de las críticas que pueden llegar por el hecho de incorporar testimonios de uno de los ministros más religiosos del Gobierno. “Esto ha salido, ha surgido, todo el mundo habla de lo que quiere, pero les digo que vean la película. Es rizar el rizo, en ningún momento es una película política. sino de valores. Eso no es de derechas ni de izquierdas, sino de gente de buena voluntad”, añade. El mismo realizador se educó en el catolicismo, pero dice que tiene sus propias dudas cuando le preguntan si es creyente.

(Sigue leyendo después de la imagen)

Fotograma del documental

Sus impresiones con el público que ha ido a verla son bueno. “Ha gustado mucho, el comentario de la gente es ‘yo quiero ser colibrí”, comenta. ¿Y en qué consiste eso? Explica que al ministro le contó una fábula. “Están todos los animales reunidos y, mientras, un colibrí lleva agua y la escupe sobre el fuego. Los otros le dicen que qué hace, si sirve para algo. Y dice ‘yo he hecho mi parte”.

Campos Barba le dio durante la entrevista una fotografía con un montaje en el que aparecen Jesucristo y un inmigrante saltando la valla. “Él se la guarda en corazón y dice que tendrá que pensar más después de la película”, remarca: “Ahí es donde viene su parte colibrí”.

El director afincado en Sevilla -muy cerca del palacio de Dueñas- no ha vuelto a hablar con el ministro desde el rodaje. Le consta que ha visto la película y que le ha gustado, según le han comunicado personas de su entorno a Campos Barba. Confía en que pueda ir al estreno en la capital el próximo día 25 en una sala en la calle Fuencarral. No obstante, comenta que el trabajo “ya está realizado” y el “éxito” no dependerá de la presidencia de Fernández Díaz.

“No habrá alfombra roja”, advierte.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

  • Las confesiones religiosas de Fernández Díaz: "Llamo Marcelo a mi ángel de la guarda"
  • Guindos y Fernández Díaz asisten a una misa del Opus en Madrid (FOTOS)
  • Fernández Díaz: Santa Teresa está siendo "intercesora" para España "en estos tiempos recios"