POLÍTICA
25/01/2016 18:47 CET | Actualizado 25/01/2016 18:58 CET

Hallan en Madrid dos lobos muertos en cuatro días

112 COMUNIDAD DE MADRID

Un lobo ha muerto este lunes, presuntamente atropellado, en la Nacional 1 a la altura del término municipal de Somosierra (Madrid), según ha confirmado el diario Sierra Norte Digital.

De acuerdo con esa web, el animal yacía muerto en la carretera a primera hora de la mañana y, por el estado en el que ha quedado el cuerpo, el vehículo, posiblemente un camión, le habría pasado por encima.

Este es el segundo lobo que muere atropellado en la Comunidad de Madrid en los últimos cuatro días, dado que el pasado jueves fue hallado el cadáver de otro animal en la carretera M-608, en el término municipal de Manzanares el Real.

Según informa El País, el Centro de Recuperación de Animales Silvestres de la Comunidad de Madrid, donde le realizaron la necropsia, confirmó que la muerte se debió a un atropello y descartó la hipótesis del envenenamiento o de un disparo.

A mediados de abril de 2015 también fue encontrado otro ejemplar atropellado en la carretera M-622 entre Guadarrama y Los Molinos.

El lobo desapareció de Madrid en los años 40 del siglo XX, pero en los últimos años ha logrado recuperarse y, tras un tiempo entrando y saliendo en la región desde Castilla y León, ha vuelto a instalarse en la Comunidad, según certificaron expertos de la administración madrileña.

DOS MANADAS DE CINCO EJEMPLARES

Un grupo de naturalistas de la Asociación Sierra Carpetania grabó en 2012 imágenes de una manada en el valle del Lozoya y cámaras de la región hicieron lo mismo en el Parque Nacional del Guadarrama un año más tarde.

Ya en 2009 se tomaron medidas contra el furtivismo y también como prevención ante posibles ataques contra la cabaña ganadera.

Los especialistas creen que en estos momentos existen al menos dos manadas, con un mínimo de cinco ejemplares cada una de ellas, en la sierra de Madrid.

La recuperación del lobo por sus propios medios en buena parte de la península ibérica ha generado en los últimos años una polémica, que continúa abierta, entre las administraciones, los ganaderos y las organizaciones ecologistas sobre la mejor fórmula para conservarlos sin que causen un daño excesivo en los intereses económicos rurales.

TE PUEDE INTERESAR