INTERNACIONAL
26/01/2016 12:32 CET | Actualizado 26/01/2016 12:32 CET

Pablo Escobar: encuentran una caja fuerte bajo los cimientos de su mansión

EFE

Ya han pasado 22 años de su muerte, pero el poderoso narco colombiano, Pablo Escobar, sigue dando que hablar. La última sorpresa ha sido descubierta este lunes: una caja fuerte que estaba escondida bajo los cimientos de la que una vez fue su mansión en Miami.

La mansión, ubicada frente al mar, en North Bay Road, fue confiscada por el Gobierno de Estados Unidos a finales de los ochenta y en 2014 fue adquirida por Christian de Berdouare, propietario de la cadena de restaurantes Chicken Kitchen.

El pasado 19 de enero comenzó la demolición de la mansión, por la que Berdouare y su esposa, la periodista Jennifer Valoppi, pagaron 10 millones de dólares.

LA CAJA PESA 250 KILOS

La periodista y su marido sabían que los narcotraficantes utilizaban las casas para ocultar grandes cantidades de dinero y por ello decidieron romper las paredes de la vivienda en busca de dinero o algunas joyas antes de que ésta fuera demolida en su totalidad. Pero no encontraron nada.

Sin embargo, concluida la demolición, unos empleados de la obra encontraron este lunes, 25 de enero, bajo los cimientos de la mansión, una caja fuerte empolvada y abollada, de algo más de medio metro del alto por medio metro de ancho y un peso de unos 250 kilos, informa Notimex.

De momento, no ha trascendido qué hay dentro de esta caja fuerte.

(Sigue leyendo después de los tuits...)

Valoppi está realizando un documental sobre la casa y su conexión con el narcotráfico en Miami en la década de 1980. Se cree que el inmueblehabría servido de guarida para sicarios de Escobar y como puerto de desembarque de toneladas de cocaína.

Con una impresionante vista de los rascacielos del centro de Miami, la casa fue construida en 1948, y fue comprada por Escobar en 1980 por la cantidad de 760.000 dólares, que el narco pagó en efectivo.

No está claro si Escobar visitó alguna vez la casa, pero se sabe que tenía la costumbre de guardar dinero en el suelo en casas de seguridad.

LAS EXCENTRICIDADES DEL NARCO

Pablo Escobar, quien se convirtió en el principal capo de la droga a finales de los 80 y principios de los 90, murió el 2 de diciembre de 1993 en Medellín (Colombia), abatido por fuerzas especiales colombianas, cuando iba a cumplir 44 años.

Dejó tras de sí cientos de muertes y una historia que ha sido llevada a la televisión y al cine. Y es que, además de poderoso y temido, el fundador del Cártel de Medellín era también un personaje amante del lujo y los caprichos.

Por ejemplo, el narco más famoso de todos los tiempos hizo llevar desde África varios hipopótamos para tenerlos en la que fue su lujosa propiedad rural, la Hacienda Nápoles, ubicada en el municipio de Puerto Triunfo, departamento de Antioquia, y actualmente reconvertida en parque temático. Su zoo llegó a contar con más de 200 especies de animales exóticos.

Hijo de un granjero humilde, Escobar acumuló una fortuna que, según su hijo, ni siquiera él conocía, aunque le valió para aparecer en la lista Forbes de los multimillonarios del mundo siete años seguidos, desde 1987 hasta 1993. En 1989 era el séptimo hombre más rico del planeta.

Pablo Escobar era la cabeza del Cártel de Medellín, el cual se estima que tenía una ganancia de alrededor de 420 millones de dólares semanales; es decir, al año, obtenía ingresos de casi 22.000 millones de dólares.

Incluso, en un momento Escobar ofreció pagar la deuda externa de Colombia, estimada entonces en 10.000 millones de dólares. Quería evitar una extradición a los Estados Unidos y era capaz de hacer cualquier cosa para conseguirlo.

Y es que, a finales de los 80, El Patrón controlaba el 80% del mercado de la cocaína en el mundo. Y eso le reportaba mucho dinero que le permitía cometer excentricidades como cuando decidió quemar dos millones de dólares para que su hija no pasara frío en una ocasión en la que la familia se había escondido de la policía en una de sus haciendas.

Ve a nuestra portada Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

ESPACIO ECO