POLÍTICA
27/01/2016 09:08 CET | Actualizado 27/01/2016 11:22 CET

Rajoy rechaza que el caso Imelsa afecte a las negociaciones y subraya: "No hay impunidad"

"Lo ocurrido ayer no tiene por qué dificultar las negociaciones. Se ha demostrado que no hay impunidad, el PP ha sido implacable". Estas han sido las primeras declaraciones del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, tras las detenciones que tuvieron lugar el pasado martes en el seno del PP de Valencia.

Así lo ha asegurado en el programa de Ana Rosa, quien le ha confesado su "miedo" a que no acudiera a su cita televisiva tras las detenciones en el seno del PP valenciano en el marco del caso Imelsa. "No tiene que agradecerme nada y no hay ninguna razón para que no esté aquí y darle todas las explicaciones que considere oportunas", le ha replicado Rajoy.

Así, Rajoy ha defendido las medidas tomadas: "No hay nadie involucrado en un caso de corrupción que en este momento no esté apartado de nuestra formación política". En este sentido ha asegurado que "no sabe" si el partido está imputado ya que los escándalos de corrupción son casos "individuales". "No conozco exactamente cómo está ese asunto", ha dicho, a la vez que ha alegado que ha sido el PP quien ha hecho una reforma legal para que los partidos políticos "tengan responsabilidad" y que ya no existe la figura de la imputación, sino que ahora se habla de "investigados".

No hay nadie involucrado en un caso de corrupción que no esté apartado de nuestro partido

Con todo, ha reiterado que las medidas tomadas por el PP hasta ahora demuestran cómo su partido es "implacable" en materia de corrupción. De ahí que haya asegurado que en el hipotético caso de que Rita Barberá, que está, según varios medios en el foco de la investigación, fuera imputada, tendría "exactamente el mismo que tendría yo, el de cualquier militante". Eso sí, ha defendido que ni Barberá ni "otros" como Gerardo Camps "ni han sido llamados a declarar ni han sido detenidos. No puedo decir otra cosa que no sea que están limpios".

"Hemos tenido gente que ha hecho lo que no debía", ha admitido Rajoy, que ha asegurado ser "consciente" de que la corrupción en su partido les ha hecho daño. Por eso, ahora que hay un panorama tras las elecciones en el que "no hay nadie con una mayoría", ha defendido un acuerdo: "Nos tenemos que entender, es lo que los españoles han pedido que por primera vez desde 1977, que los grandes partidos nacionales se entiendan".

De ahí que, según ha desvelado este miércoles, haya vuelto a llamar al líder socialista, Pedro Sánchez, para intentar buscar un acuerdo en favor de la gobernabilidad, pero que el líder del PSOE no ha querido reunirse con él.

LAS NEGOCIACIONES

"No me parece normal que no quiera reunirse conmigo. Nosotros, ni nadie, puede gobernar sin conseguir un entendimiento con el PSOE", ha añadido. Eso sí, ha querido dejar claro que no ha hablado con Susana Díaz ni con Felipe González: "Yo respeto mucho la reglas de juego".

No he hablado ni con Susana Díaz ni con Felipe González. Respeto mucho la reglas de juego

Rajoy ha vuelto a defender como "lo mejor para España" un acuerdo entre PP, PSOE y Ciudadanos. "Ese acuerdo nacional podríamos buscar también una formula de entendimiento, que sería distinto en cada sitio, en las distintas instituciones", ha explicado, asegurando que el PP valenciano hizo una oferta "muy clara" al Gobierno socialista que se podría "trasladar" a otros lugares.

El jefe del Ejecutivo ha recordado también que se reunió en la Moncloa con el líder socialista tras el 20-D, pero Sánchez se negó a dialogar y la entrevista duró "cinco minutos", y ante la pregunta de si desde entonces ha intentado ponerse de nuevo en contacto con él, ha respondido afirmativamente: "Sí, pero no ha querido reunirse conmigo".

Preguntado sobre las declaraciones del expresidente del Gobierno Felipe González, que ha apostado "por un gobierno del Partido Popular y Ciudadanos, aupado gracias a la abstención del PSOE", el presidente en funciones ha considerado la propuesta "razonable", aunque prefiere "un Gobierno con los tres" (PP, PSOE y C´s).

Convocar nuevas elecciones sería un fracaso de los políticos, porque los ciudadanos ya han votado

"Conviene respetar lo que ha votado la gente, y esto ha sido, de manera consecutiva PP, PSOE y Podemos. Luego todo lo demás son operaciones de ingeniería", ha respondido ante la posibilidad de una gran coalición de izquierdas. "La oferta que le hizo Pablo Iglesias a Pedro Sánchez es un disparate y muy perjudicial para España", ha sentenciado Rajoy.

Así, el presidente del Gobierno ha defendido que hay tres opciones: "El entendimiento entre el PP, PSOE y C's; el pacto entre el PSOE, Podemos e independentistas, o nuevas elecciones". Sobre este último escenario ha asegurado que es algo que no le gustaría: "Sería un fracaso de los políticos, porque los ciudadanos ya han votado".

Centrados ya en otros temas de actualidad, la periodista ha preguntado al presidente en funciones sobre la polémica en el Congreso de los Diputados, donde Podemos ha quedado relegado a la quinta fila del Pleno. "Es una propuesta que hizo el PSOE y que nosotros aceptamos dentro de la negociación de la mesa", se ha limitado a explicar.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

PULEVA PARA EL HUFFPOST