POLÍTICA
02/02/2016 20:11 CET | Actualizado 02/02/2016 22:11 CET

Pedro Sánchez acepta el encargo del rey de someterse a la investidura pero pide un mes para pactar

Llegan nuevos aires para el estancado proceso de formación de Gobierno en España tras las elecciones del pasado 20 de diciembre. El rey ha propuesto al líder del PSOE, Pedro Sánchez, como candidato a presidente del Gobierno, después de que Mariano Rajoy tampoco haya logrado los apoyos que esperaba reunir.

Sánchez ya ha anunciado que abrirá mañana mismo una ronda de contactos con las fuerzas políticas, "tanto de izquierda como de derecha", para sacar adelante su investidura y formar un nuevo Gobierno. Así, el número uno de los socialistas ha asegurado que el PSOE está dispuesto "a sacar a España de la situación de bloqueo" que ha provocado Rajoy, al que ha criticado por haberse dado a "la espantada" al renunciar a su investidura.

"Voy en serio", ha asegurado el líder socialista en su disposición a formar Gobierno porque los españoles "se merecen y necesitan" un Ejecutivo. "Tenemos que pensar en el bien común", ha recalcado Sánchez. Y para llevar a cabo esa tarea, ha dicho que al menos necesitará un mes para poder hablar con todas las fuerzas y tratar de alcanzar un acuerdo.

Voy en serio. Tenemos que pensar en el bien común

Dicho tiempo ya lo había anticipado el presidente del Congreso, Patxi López, encargado de hacer pública la decisión de Felipe VI. "Es razonable que tengamos ese tiempo prudencial para convocar ese pleno", ha dicho López durante la rueda de prensa.

(Sigue leyendo después del tuit...)

El presidente del Congreso ha mostrado su deseo de que los partidos se dejen "de comunicaciones a través de los medios" y se "sienten a la mesa" para "hablar en serio" para un posible pacto de Gobierno, de modo que "empiece a contar el tiempo" y el proceso pueda tener una conclusión. "O un Gobierno o unas eventuales elecciones, pero esperemos que sea un Gobierno, que para eso están estos trámites en marcha", ha manifestado.

Si finalmente se cumplen las previsiones de tiempo de Sánchez, el Pleno de investidura podría tener lugar la primera semana de marzo, que es cuando empezaría a correr el plazo de dos meses que establece la Constitución para conseguir un Gobierno o, en su defecto, convocar elecciones, que, en ese caso, se celebrarían en mayo.

EL FINAL DE LA SEGUNDA RONDA DE CONSULTAS

De momento, no hay nada garantizado. Con 90 de los 350 escaños del Congreso Pedro Sánchez tiene difícil conseguir una alianza que le lleve al poder debido a que sus dos principales opciones, Podemos (69 escaños) y Ciudadanos (40) se declaran incompatibles cuando se habla de coalición de gobierno. Por su parte, Mariano Rajoy carece de apoyo alguno que sumar a los 123 escaños que ha logrado en las legislativas del 20 de diciembre.

Eso sí, este mismo martes tanto Ciudadanos como Podemos han vuelto a tender la mano al PSOE para pactar. De un lado, Albert Rivera ha ofrecido una "vía abierta y prioritaria en el tiempo con el PSOE" para negociar un futuro Gobierno. Del otro, un muy duro Pablo Iglesias ha pedido al líder socialista que deje de ser un "hipócrita" y elija entre ellos o Ciudadanos.

Iglesias ha insistido en que ambas cosas "son incompatibles". "Tanto Ciudadanos como nosotros hemos dicho que no podemos ponernos de acuerdo en una propuesta de Gobierno", ha recalcado. Iglesias ha reiterado su mensaje del pasado lunes, tras reunirse con el rey, de que su propuesta al PSOE para formar un Ejecutivo conjunto sigue en pie, pero ha lamentado que los socialistas estén tardando en aceptarla. "A este paso nos salen canas y los españoles no están para que les tomen el pelo", ha insistido antes de criticar que el PSOE "pretenda ponerse de acuerdo con Ciudadanos" porque "es buscar un acuerdo con el PP en diferido".

(Sigue leyendo después de la imagen...)

Pablo Iglesias este martes en el Congreso de los Diputados

Se refería así a algo avanzado ya el pasado viernes por Pilar Portero y Ana Cañil en El Huffington Post: que Sánchez y Rivera ya se estaban preparando para gobernar juntos. De esta forma, tal y como informaban las periodistas, ambos pedirán al monarca más tiempo del establecido para negociar la letra pequeña y celebrar la investidura después de lo previsto.

De ahí que Iglesias, que hace una semana propuso a los socialistas un gobierno en coalición presidido por Sánchez y con él como vicepresidente, haya tendido este martes "la mano por enésima vez" al PSOE y ha insistido en que sólo hay dos opciones. Una es la "gran coalición" con PP, PSOE y Ciudadanos y la otra es la de unir a socialistas, Podemos e Izquierda Unida.

En este sentido, el líder de IU, Alberto Garzón, también ha intervenido en una rueda de prensa en la Cámara y ha asegurado que hará "todos los esfuerzos" que tenga en su mano para que en España no gobierne la derecha y ha ofrecido su programa electoral para que ese cambio se lleve a cabo.

(Sigue leyendo después de la imagen...)

Garzón este martes durante la rueda de prensa

Ha dicho, no obstante, que las propuestas que ha escuchado al líder del PSOE tras recibir la propuesta del monarca le parecen "abstractas" aunque ha señalado también que habrá que esperar a ver cómo empieza a plantearlas. Garzón ha insistido en que espera que las propuestas de IU "sean parte" de ese diálogo para evitar que haya un Ejecutivo de la derecha que siga en la línea de los recortes de los últimos cuatro años y de la "regresión social".

"Nos merecemos un Gobierno distinto", ha recalcado, y por eso IU, que como ha recordado Garzón consiguió casi un millón de votos en las elecciones, es partidaria de "explorar" un Ejecutivo alternativo

LAS NEGOCIACIONES

Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tampoco ha cerrado la puerta a nada y ha insistido en su idea de que "lo mejor para España" sería una coalición entre PP, PSOE y Ciudadanos. Además, ha asegurado que se ve aún con posibilidades de ser investido de nuevo como jefe del Ejecutivo y, por ello, no renuncia a presentar su candidatura pese a que este martes no se lo haya ofrecido el rey.

Rajoy ha considerado "muy razonable" la decisión de Felipe VI, debido a una falta de apoyos que persiste en la actualidad porque -ha dicho- el PSOE se niega no sólo al acuerdo, sino también al diálogo. Pero no ha renunciado a tener en el futuro ese respaldo y, por ello, ha instado a esperar a ver cómo evolucionan los acontecimientos desde su convencimiento de que tiene posibilidades.

"Yo creo que sí y por eso mantengo la candidatura de mi partido y la mía propia", ha señalado ante la pregunta de si se ve aún con opciones de ser reelegido. En esa línea ha insistido: "Mi opción y la de mi partido siguen adelante y no renunciamos a lo largo de este proceso a presentarnos en un determinado momento a la investidura, si el rey lo estima oportuno", ha añadido.

(Sigue leyendo después de la imagen...)

Rajoy, este martes

Con todo, Sánchez no ha adelantado nada sobre cómo conseguirá su objetivo de formar gobierno. Sí ha insistido en que propone tanto a Ciudadanos como a Podemos especialmente, un cambio que deje atrás el período del PP y que se base en políticas que considera reformistas. Aunque ese mismo término lo emplean Pablo Iglesias y Albert Rivera, la manera de plasmarlo en políticas es diferente, pese a que los tres coinciden en medidas para regenerar la política española, afectada por años de casos de corrupción, así como en la necesidad de medidas en favor de la clase media.

Las discrepancias llegan cuando se habla del modelo territorial español, sobre el que Podemos defiende consultas para la autodeterminación de las regiones, lo que rechazan PSOE y Ciudadanos.

Las tres fuerzas son favorables a una reforma de la Constitución, que data de 1978, cuando todavía estaba reciente la dictadura franquista, pero un cambio de calado de esa Carta sólo podría aprobarse con el apoyo expreso del PP, poco favorable a esa opción.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR