ECONOMÍA
01/04/2016 09:20 CEST | Actualizado 01/04/2016 09:20 CEST

Herencia recibida en diferido

EFE

La formación de gobierno es, a veces, el árbol que no nos deja ver el bosque de la realidad económica y social, pero de vez en cuando, las cifras nos vuelven a devolver a la evidencia: que nuestras cuentas públicas no atraviesan por su mejor momento...



Se podría hablar de "la herencia recibida en diferido", pero los diarios optan por otras denominaciones: "la herencia de Rajoy", titula contundente El Periódico. "Herencia envenenada", concluye en su editorial El País, porque "la enorme desviación del déficit lastra al futuro Gobierno y erosiona al actual".

Este diario, además, ofrece otro dato significativo: la deuda pública externa alcanzó en 2015 una cifra récord, 1,8 billones, que sitúa a España como uno de los países del mundo más endeudados, al borde del 100%. Además, como recuerda Cinco Días en su editorial, "el resbalón de España reviste especial gravedad por la imagen que traslada al exterior".

En concreto, en Bruselas, reseña José Carlos Díez, quien augura que llevará años recobrar el prestigio perdido en horas y reprocha a Rajoy que haya aplicado en España lo que él mismo criticó en Atenas a Tsipras: "Bajó en dos ocasiones con alevosía el IRPF, hasta los niveles de 2011, financiando el gasto con deuda pública que pagarán... nuestros hijos".



No obstante, no todo son malas noticias económicas...



El BCE, de hecho, va a iniciar hoy las compras reforzadas de deuda y, a partir del próximo 1 de julio, empezará la compra de bonos de empresas. Pues bien, anuncia Cinco Días, 13 empresas españolas serán "agraciadas" por la entidad que dirige Mario Draghi. Desde Abertis a Endesa, pasando por Dia, Gas Natural, Iberdrola o Telefónica. El BCE podría comprar hasta 50.000 millones de euros en bonos de esas empresas españolas.  



Entre tanto, siguen las maniobras políticas en torno a la configuración de un gobierno, no exentas de tensiones, tanto en las implicadas como en las que parecen al margen... 



"Moncloa arremete contra los portavoces más jóvenes del PP". Así lo anuncia El Mundo, que se apoya en fuentes de Presidencia para entrecomillar el siguiente reproche: "Cuestionan  el trato del partido a Rita Barberá. Si Maroto o Casado fuesen imputados injustamente, querrían que se respetase su presunción de inocencia".

En paralelo, La Razón avanza el nuevo calendario de Pedro Sánchez: quiere recibir el encargo del rey antes del 23 de abril para un segundo intento de investidura, convencido, según el mismo diario, de que Podemos se abstendrá porque Iglesias le transmitió que hay que evitar elecciones. 



Buena parte de la prensa mundial luce en sus páginas edificios de formas imposibles...



En homenaje a Zaha Hadid, "la gran dama de la arquitectura mundial", como la define El Correo, y sus impresionantes edificios curvos. "Brillante e innovadora" para el Financial Times, que destaca que su muerte tiene lugar a los 65 años por un paro cardiaco. En definitiva, se trata del adiós periodístico a "un gigante de la cultura universal", como sugiere El País en su primera, donde comparte el homenaje con Imre Kertész, el Nobel de Literatura y "memoria literaria y testimonial del Holocausto". 



No de holocausto, aunque sí de genocidio, ha calificado Estados Unidos lo que sucede en Siria; y en Europa, concretamente en Grecia, continúan sucediéndose escenas insoportables...



Los enfrentamientos entre refugiados sirios y afganos, discriminados los unos por los otros, ha desencadenado enfrentamientos violentos entre ambos en el puerto del Pireo, leemos en el diario To Vima, por lo que el Gobierno está procediendo a su traslado, a la espera de que el lunes, anuncia Kathimerini citando fuentes comunitarias, salga el primer barco hacia Turquía con los primeros refugiados devueltos en virtud del acuerdo con la Unión Europea.

Por cierto que un documental está causando gran polémica en Australia: el Gobierno ha producido una película destinada a ser difundida en Afganistán para disuadir, mediante imágenes muy duras, a todos aquellos que quieran llegar a sus costas para pedir asilo.   



El tuit de esta mañana se refiere a una pregunta que es probable que muchos de ustedes se estén planteando: ¿qué me pongo?...


Esta pregunta, que puede ser una cuestión práctica o de coquetería, se ha convertido en política en Brasil en el actual clima político. Raquel Seco nos cuenta en El País que "la tensión obliga a pensarse dos veces qué colores vestir para salir a la calle", y cuenta la anécdota de una amiga que se puso una camiseta roja, color del partido de Dilma y Lula, y tuvo que taparla con una chaqueta prestada porque ese día en Sao Paulo había manifestaciones contra el Gobierno, y los opositores van de verde y amarillo.