INTERNACIONAL
05/04/2016 18:47 CEST | Actualizado 05/04/2016 20:41 CEST

Nuit Debout: el espíritu del 15M llega a las plazas de Francia

EFE

Algo se está gestando en París. La ocupación de una plaza céntrica, asambleas, comisiones, organización ciudadana... Aquellos que vivieron de cerca el movimiento 15M en España, no tienen más que acercarse a la Plaza de la República de París para enterarse de lo que está pasando y vivir un déjà vu.

Un movimiento de indignados franceses llamado Nuit Debout ha ocupado la plaza desde la huelga del jueves 31 de marzo con propuestas, eslóganes y organización muy similares a los que se vivieron en distintas plazas españolas en mayo del 2011.

¿QUÉ ES NUIT DEBOUT?

El movimiento Nuit Debout (La noche en pie) ha tomado forma en los últimos días en las calles de París. La iniciativa reúne desde el jueves pasado en la Plaza de la República de la capital francesa a miles de jóvenes que acuden cada día cargados con utensilios de acampada y que ya han comenzado a organizarse en asambleas y comisiones.

Pintada en la Plaza de la República: "La insumisión es la solución"

Como cuenta Fermín Grodira en Contexto, el colectivo Convergencia de Luchas llamó a la convocatoria del jueves pasado de la siguiente manera: "Este sistema nos es impuesto, gobierno tras gobierno, al precio de múltiples fórmulas de negación de la democracia. El proyecto de la reforma laboral será frenado y Manuel Valls caerá. No volveremos a casa después del 31 mientras sigan empecinados en construir un mundo para nosotros, pero contra nosotros”. Y la llamada tuvo efecto. Esa misma noche cientos de ellos no volvieron a casa tras la protesta y acamparon en la Plaza, comenzando a colgar toldos, montar estructuras y organizarse en asambleas.

A las 6 de la mañana del viernes, la policía desalojó a los manifestantes. El desalojo produjo un 'efecto llamada' y al día siguiente la plaza volvió a llenarse. Les volvieron a desalojar. La madrugada del sábado al domingo 3 de abril fue la primera en la que lograron que no les echasen cuando negociaron con la policía. El lunes finalizaba la autorización de la concentración, pero los organizadores han seguido adelante y ya llevan cinco noches consecutivas 'ocupando' la plaza.

Los jóvenes se definen como un movimiento sin líderes, horizontal y tiene el apoyo de varios políticos de la izquierda.

¿CONTRA QUÉ PROTESTAN?

El jueves pasado tuvo lugar una huelga general en París, en la que 1,2 millones de personas, según sindicatos y asociaciones estudiantiles (390.000 según fuentes policiales) se echaron a la calle para mostrar su repulsa contra el proyecto de reforma laboral presentado por la ministra de trabajo, Myriam El Khomri. Durante los meses de abril y mayo se discutirá en la Asamblea Nacional y el Senado la reforma laboral y se votará antes de junio.

La ya llamada "Ley Khomri" tiene muchas similitudes con la reforma laboral de Rajoy, donde se facilitan los despidos colectivos, se reduce el periodo de cobro de la indemnización de un año a seis meses y se permiten los aumentos de jornada hasta 12 horas diarias y 40 semanales para los contratos de aprendizaje. Hay que tener en cuenta que la tasa de desempleo en Francia alcanzó el 10,2% en enero, con un 25,9% de parados menores de 25 años.

Asamblea de la Comisión de Democracia en la Plaza de la República

El movimiento Nuit Debout se ha proclamado en contra de la reforma laboral, pero señalan que ésta sólo ha sido "la gota que ha colmado el vaso". Este es su comunicado íntegro en español:

La reforma laboral ha sido la gota que ha colmado el vaso de nuestra indignación. Tras la movilización en línea detrás del lema “Valemos más que esto” y la efervescencia creativa provocada por la película “Gracias Jefe”, un colectivo de ciudadanos abiertos, decididos , alegres y pragmáticos se ha formado. Buscamos una convergencia de las luchas sociales y ambientales y la movilización de los estudiantes.

Nuestra movilización tiene como primer objetivo el recoger y liberar la voz de los ciudadanos que es inaudible en el estrecho marco de la representación política tradicional.

Decidimos pasar de la red a las calles y hemos ocupado pacíficamente lugares públicos. El #NuitDebout nació de una apuesta loca a la que el número de apoyo popular ha dado la razón. Bebemos de las experiencia de los indignados españoles, del movimiento Occupy norteamericano y de la Primavera Árabe, y estamos construyendo un movimiento horizontal, no violento y creativo.

Se cumplen todas las condiciones para una verdadera renovación democrática diseñada colectivamente por todos los ciudadanos que no se resignan y se están levantando en todo el país.

«A lo largo de Francia, cientos de iniciativas brotan espontáneamente, los ciudadanos hemos decidido tomar el control de nuestro presente y nuestro futuro. La #NuitDebout acaba de comenzar».

¿QUÉ DICEN LOS POLÍTICOS?

La alcaldesa socialista de París, Anne Hidalgo, declaró que "los lugares públicos no pueden ser privatizados" a lo que los manifestantes contestaron en Twitter: "No ocupamos, no privatizamos, sólo estamos de pie".

Por su parte, el eurodiputado Miguel Urbán, de Podemos, se ha acercado a la plaza de la República y ha transmitido un mensaje en su cuenta de Twitter:

Jean-Christophe Cambadélis, secretario general del Partido Socialista, sigue con atención el nacimiento del fenómeno. Paseó por las asambleas y dijo que le gustaba que el debate era "menos sectario" que el de los políticos y que se "aceptan todas las opiniones". Hollande ha dicho que les escuchará e intentará darles respuestas, pero ha defendido la reforma laboral.

¿CÓMO SE ORGANIZAN?

La organización es similar a la que tuvieron los indignados en las plazas españolas: asambleas con turnos de palabra, debates, propuestas y denuncias contra el actual Gobierno francés. Cada día hay convocada una gran asamblea ciudadana a las 18:00, muchas veces con la presencia de algún personaje de la cultura o la economía. En la primera asamblea del 1 de abril ya se organizaron en distintas comisiones: logística, comunicación, acción, enfermería... Incluso, como se hizo en el 15M, se han instalado puntos para tirar basura y reciclar.

Uno de los discursos más destacados fue el del economista y sociólogo Frédéric London, el mismo jueves 31 de marzo, quien afirmó que "hoy cambiamos las reglas del juego (...) A partir de ahora, lo hacemos con las nuestras. El poder quería nuestra lucha local, sectorial, dispersada y reivindicativa. Le anunciamos que será global, universal, conjunta y afirmativa". Aseguró también que "esta ley generaliza la violencia neoliberal, que golpeará de aquí en adelante de manera indistinta a todas las categorías salariales y les empujará a descubrir lo que tienen profundamente en común, la condición salarial, precisamente". Concluyó su intervención asegurando que "la situación es catastrófica. Y puede ser que sea la mejor noticia política desde hace décadas. El primer gesto de la catástrofe -no el último, sólo el primero- es un gesto de imaginación. Y es por eso que nos hemos reunidos esta noche aquí, para imaginar la catástrofe, traigámosles la catástrofe."

Han difundido un vídeo para aprender a usar los gestos del lenguaje asambleario. El mismo que usaba el 15M.

¿CUÁNTOS SON?

Según los coordinadores del movimiento, la noche del domingo al lunes se ha alcanzó la cifra récord de 2.000 personas ocupando la plaza debatiendo sobre las nuevas manifestaciones contra el proyecto de reforma laboral de Hollande.

La idea, como cuenta el periódico francés Libération, se fraguó a finales de febrero en un acto organizado por el periódico Fakir en el que se planteó cómo realizar la desobediencia civil, se quejaron de la violencia policial contra los estudiantes y algunos se preguntaban cómo vivir en París sin dinero.

Entre los manifestantes, se encuentran personas de todas las edades (aunque en su mayoría son jóvenes) y procedentes de varios países. No sólo franceses. Incluso la Marea Granate de París, el colectivo que aglutina a los españoles expatriados, ha decidido que sus asambleas se celebren en la Plaza de la República. Aunque en alguna asamblea se ha señalado que la mayoría de personas que forman el movimiento son jóvenes blancos universitarios y que hay que llevar el movimiento más allá: a agricultores, obreros, taxistas y a la población negra y árabe.

La asamblea del domingo la siguieron por vídeo en internet hasta 80.000 personas en todo el mundo. Muchos miembros del 15M se han trasladado a París para apoyar a sus compañeros franceses. Se han convocado también acampadas en una treintena de ciudades francesas como Lille, Burdeos, Lyon o Toulouse.

¿EN QUÉ SE PARECE Y SE DIFERENCIA DEL 15M?

Si uno pasea por la Plaza de la República estos días, encontrará elementos muy similares a los que se podían ver en la Puerta del Sol en mayo del 2011. Varias lonas y estructuras montadas por los propios manifestantes los protegen de la lluvia y del mal tiempo. El espacio cuenta ya con una cantina que ofrece comida a cambio de "la voluntad" (precio libre) muy parecida a la Comisión de Alimentación que había detrás de la barra en Sol. Además, el movimiento ha tenido su auge también durante las reformas de un Gobierno socialista, el de François Hollande.

Una de las principales diferencias que tiene con el 15M es que el movimiento Nuit Debout no ha sido espontáneo. El grupo Convergencia de Luchas (Convergences des luttes) lleva un mes preparando la iniciativa. El grupo se define como "mujeres y hombres de todos los orígenes, actores sociales y políticos, espontáneamente reunidos en torno a la dinámica generada por la película de François Ruffin Merci, patron!".

¿Y AHORA QUÉ?

Los indignados franceses continúan organizándose para mantener la llama de 'La noche en pie' viva. Este martes por la tarde, los estudiantes han organizado una manifestación a la Plaza de la Bastilla, encierros en las universidades y bloqueos del transporte público.

El escándalo de 'Papeles de Panamá' también afectan a personalidades francesas. Como apunta Le Monde, la revelación del uso de empresas opacas instaladas en este país, pueden apuntar a la financiación del partido ultraderechista francés Frente Nacional (FN) y a sus dos últimos presidentes, Marine y Jean-Marie Le Pen. Puede que sea un aliciente más para que este movimiento se consolide en París y otras ciudades francesas. Algunos de los que están allí y vivieron el 15M se muestran optimistas. Otros son un poco más escépticos: "Hay muchos románticos y pocos indignados", explica Jediael, un estudiante español que vivió la indignación en Sol y ahora reside en París a El Huffington Post.

Un indignado cuelga una bandera en la estatua de Marianne en la Plaza de la República

En el caso de España, el 15M fue el caldo de cultivo para la situación política que tenemos hoy: nuevos partidos emergentes, el fin del bipartidismo y una sociedad civil más organizada desde los barrios para presionar a la administración y al Gobierno. De momento, las asambleas siguen en pie y los indignados franceses siguen organizándose alrededor de la estatua de Marianne (personificación la República Francesa), rodeada de otras estatuas que representan figuras alegóricas de la libertad, de la igualdad y de la fraternidad.

Photo gallery Nuit Debout See Gallery

SOMOS LO QUE HACEMOS