Tendencias

Por qué se deberían guardar los frutos secos en el congelador

Comprar frutos secos supone un gasto adicional, ya que, en proporción, son más caros que muchos alimentos básicos. Además, debido a su alto contenido en grasas, es fácil que se echen a perder antes de que te dé tiempo a comértelos. Si los guardas en la despensa, se pondrán rancios en un período de tiempo de entre dos y cuatro semanas. En vez de darte un atracón de almendras para evitar tener que tirarlas, plantéate la opción de guardarlas en el congelador.

Los frutos secos congelados aguantan mucho —algunos hasta un año o más— y no requieren ninguna preparación previa al momento de congelarlos. Es recomendable guardarlos en una bolsa bien cerrada y anotar la fecha en la que se metieron al congelador. Cuando los descongeles, puedes utilizarlos directamente, sin calentarlos primero (a no ser que quieras conseguir un sabor a frutos secos tostados).

Esto es lo que duran los frutos secos congelados:

Almendras

Las almendras pueden durar en buen estado hasta un año en el congelador.

Piñones

Los piñones se pueden conservar hasta seis meses en el congelador.

Pistachos

Los pistachos aguantan un año en el congelador.

Nueces de macadamia

Aguantan de 9 a 12 meses en el congelador.

Anacardos

Pueden conservarse en buen estado hasta un año si los metes en el congelador.

Nueces

Las nueces también aguantan hasta un año en el congelador.

Nueces de pecán

Las nueces de pecán pueden durar hasta dos años guardadas en el congelador. La próxima vez que estén de oferta, ¡arrasa con ellas!

Este artículo fue publicado originalmente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Lara Eleno Romero.