TENDENCIAS
19/12/2016 16:25 CET | Actualizado 19/12/2016 16:25 CET

Consejos para que tu vuelta al pueblo esta Navidad salga bien (y puedas regresar el próximo año)

PIXABAY

Cada año por estas fechas muchos son los que hacen las maletas para pasar unos días en su lugar de origen. Ese sitio que les vio nacer, hacer gamberradas durante toda su infancia e irse nada más cumplir los 18 con la idea de no volver (al menos durante un tiempo).

Pero, como el turrón, todos acabamos volviendo a casa por Navidad. Una vuelta que puede convertirse en el momento perfecto para que se desaten las diferencias con los tuyos y estalle la Tercera Guerra Mundial en tu propio salón. Para que eso no te pase y puedas volver a pasar las navidades con tu familia el año que viene sin que te reciban con piedras en lugar de abrazos, toma nota de estos consejos. Te garantizamos que, si los sigues, todo saldrá bien.

1. No te emborraches con tu ex

Es uno de los mayores peligros de volver a casa. Aunque parezca que ha cambiado y madurado e incluso que —cuando ya llevas unas cuantas cañas— hasta podría volver a funcionar, NO es así. Estos pensamientos son fruto de la Navidad y su espíritu del amor. Bueno, y del alcohol también.

2. Ni se te ocurra eso de dormir todo el día

Por mucho cansancio acumulado que tengas, volver a casa no es sinónimo de hibernar. Ni tú eres un oso ni tu casa es un hotel de cinco estrellas con todo incluido, así que levanta el culo, que tus amigos y familiares llevan mucho tiempo deseando verte y hacer planes contigo.

3. Ten cuidado al sacar el tema político en las comidas

Hay un tema de conversación, casi más recurrente que los fracasos sentimentales, que no puede faltar en esos momentos en los que la cantidad de alcohol que corre por nuestras venas es mayor que la habitual. Y ese es la política.

Cada persona tiene su opinión y no es necesario que sea compartida por todos, así que si tu tío decide dar su propia visión del mundo y quieres mantener a tu familia unida, ármate de paciencia, presume de dientes e intenta cambiar de tema tan pronto como puedas.

4. Olvídate de preguntarles a tus amigos por qué siguen viviendo en el pueblo

¿Acaso a ti te han preguntado cómo consigues ser feliz en un piso de 15 metros cuadrados pagando lo mismo que pagan ellos por un chalet con piscina? Seguramente sean felices en el pueblo, con un ritmo de vida relajado y sin agobios.

5. El consumismo por el consumismo

Nada de atiborrarse porque sí. Sabemos que no es fácil con esas bandejas llenas de turrón por toda la casa, con los polvorones y esas comilonas interminables con tu familia, pero ha llegado el momento de tomárselo en serio. Las lágrimas posteriores al subirte a la báscula y ver que has aumentado cuatro kilos en 10 días no servirán de nada.

Más consejos y trucos, en Grazia.es

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

ESPACIO ECO