VIRALES
04/04/2017 11:30 CEST | Actualizado 04/04/2017 12:46 CEST

Esta niña de dos años da toda una lección de tolerancia a una dependienta

Zas en toda a boca.

Esta es la historia de Sophia, una niña de dos años de Carolina del Sur (Estados Unidos) que ha cautivado a internet con la respuesta que le dio a la dependienta de una tienda de juguetes que cuestionaba sus gustos a la hora de elegir una muñeca.

Su madre, Brandi Benner, la primera sorprendida, ha sido la encargada de contar la historia a través de su cuenta de Instagram y su página de Facebook. En ambas ha publicado una imagen de la niña con la muñeca seleccionada y un extenso comentario en el que relata los pormenores de la historia protagonizada por su hija mayor.

Según explica en el comentario, ella y su pareja Nick decidieron premiarla con un regalo tras un mes entero haciendo caca en el orinal. La llevaron a los almacenes Target y dejaron que eligiese el premio que quisiese. 20 minutos después, según cuenta la noticia publicada por la CNN, Sophie había hecha su elección: una muñeca doctora de piel negra con la que posa sonriente en la foto, que acumula cerca de 2.400 Me gusta en Instagram y supera las 180.000 reacciones en Facebook.

Cuando llegaron a la caja, la dependienta de la tienda le preguntó a Sophia si era un regalo para un amigo y ella lo negó. "¿Estás segura de que esta es la muñeca que quieres, cariño?", le preguntó la cajera. "Sí, por favor", le respondió la niña. "Pero no se parece a ti. Tenemos un montón de muñecas que se parecen mucho más a ti", continuó.

Según cuenta Brandi, esta fue la pregunta que le llevó al enfado. "Aunque antes de que yo pudiese decir nada, Sophia respondió. 'Sí. Es una doctora como yo. Y yo soy guapa y ella también. ¿No ves su pelo bonito? ¿Y su estetoscopio?", escribe la madre orgullosa, que ha querido extraer una conclusión de esta experiencia en la tienda. "Esto me acaba de confirmar que no nacemos con prejuicios sobre el color de piel. La piel tiene diferentes colores como el pelo o los ojos y cada uno es hermoso", escribe.

Sophia, que en julio cumplirá 3 años, no ve un color de piel. Ve una doctora, como a ella le gustaría ser. "En su mente ella es médico. Le encanta hacer chequeos y si llegas a casa, te dice lo que necesitas", contó la madre a la CNN, donde publican también una foto de la pequeña haciendo uno de esos chequeos.

Photo gallery Niños escondiéndose See Gallery

EL HUFFPOST PARA PHILIPS HUE