VIRALES
20/10/2017 09:59 CEST | Actualizado 20/10/2017 09:59 CEST

El ingenioso truco de esta madre para que su bebé se tome los medicamentos

Es tan sencillo que lo raro es no haberlo pensado antes.

Una cucharada de azúcar ayuda a tragar el medicamento... a no ser que se lo tenga que tragar un bebé muy exigente.

Una madre y enfermera británica ha compartido un ingenioso truco para los padres a los que les cuesta que sus bebés se tomen los medicamentos.

El pasado sábado 14, Helena Lee publicó en Facebook una foto mostrando el truco que utilizó para que su hijo Alfie se tomara su dosis de medicina para la fiebre.

"PARA TODAS LAS MAMÁS", escribió junto a la imagen. "Llevaba las últimas 24 horas intentando que Alfie se tomara el Calpol y solo había conseguido que acabara manchado, porque me escupía la mitad... y entonces me he acordado de este truco que vi".

En las fotos se ve a su hijo Alfie, de ocho semanas, tomándose su jeringuilla de medicina de un modo más familiar y cómodo para él: a través de una tetina de biberón.

"No escupió ni una sola gota ni derramó una sola lágrima", relata Lee, que anima a la gente a compartir este truco con los padres que conozca.

Su publicación ya se ha compartido más de 125.000 veces. Helena Lee, que también tiene otro hijo de cuatro años, contó al HuffPost Estados Unidos que no recuerda exactamente dónde vio por primera vez el truco, pero "seguramente fue buscando cosas por Internet".

De hecho, hay imágenes similares en Pinterest.

"Decidí compartirlo porque tengo unas pocas amigas en Facebook que son madres y se me ocurrió que, si yo no recordaba haberlo visto, probablemente ellas tampoco. Y entonces pensé que seguro que no era la única persona con problemas para lograr que su bebé se tome los medicamentos", explica.

"Mi intención era que lo vieran unas pocas amigas cercanas", reconoce la mujer. La reacción de la gente ha sido una barbaridad. Una locura. Aún no me lo puedo creer".

En cuanto a su bebé, Helena asegura que ya se encuentra perfectamente: "Alfie ya es otra vez un niño feliz y sonriente".

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

ESPACIO ECO