24/10/2017 10:50 CEST | Actualizado 24/10/2017 19:05 CEST

¡Acción! El cine y la televisión deberían contratar directores expertos en sostenibilidad

Estas industrias están buscando formas de acercarse a la ecología.

No solemos pensar en la televisión y el cine en relación con su impacto en el planeta, pero, como destaca el director inglés Steve Smith, estos sectores son "industrias muy hambrientas de carbón", donde la producción de una hora de contenido da lugar a aproximadamente trece toneladas de emisiones de carbono.

Steve Smith es un albert Ambassador, parte del consorcio albert de BAFTA, que se formó en 2011 para concienciar sobre cuestiones ambientales en la industria, y que ahora proporciona programas de entrenamiento y desarrolla herramientas y recursos para animar a mejores prácticas.

Getty Images

Calculando el éxito

Entre estas herramientas se incluye la calculadora de carbono albert, obligatoria hoy en el sector televisivo británico, que requiere a las grandes cadenas y productoras el seguimiento de su huella de carbono durante las semanas de producción. Si no lo hacen, no cobran.

"Lo que permite a la industria es almacenar para analizar cómo lo estamos haciendo en un período determinado de tiempo, y si somos capaces de reducir nuestra huella de carbono", dice Smith. El consorcio albert también ofrece una certificación, algo así como un Kitemark, para producciones que quieren ir un paso más allá y reducir activamente su consumo de energía.

Steve Smith ve la tarea de su industria con un doble sentido. "En primer lugar, tenemos el deber de hacer nuestros programas tan sostenibles como sea posible. Como cualquier compañía, necesitamos asegurarnos de que cumplimos con el Acuerdo de París y el resto de legislación climática. Pero nuestra industria también tiene una segunda tarea, que es comunicar historias sobre el cambio climático a las audiencias a las que llegamos".

La verdad está ahí fuera

Solo necesitas quedarte a ver los créditos al final de un programa de televisión o de una película para entender por qué la industria necesita tanto carbono. Se necesita un gran número de personas que incluye elenco y equipo, y mucho equipamiento. Además, todo necesita transporte, alojamiento, energía y comida. Después, cuando la producción termina, hay que preguntarse qué hacer con los decorados y accesorios que ya no se necesitan.

Cuando 20th Century Fox anunció en 2015 que iba a producir una nueva serie de episodios de Expediente X, aprovecharon la oportunidad para demostrar su compromiso y prácticas de producción responsables. Entre las acciones tomadas se incluyeron el uso de materiales reciclados para los sets de rodaje, como madera de bosques sostenibles y aluminio y acero reciclados; se usaron jarras reutilizables para agua, evitando un gasto estimado de 45.000 botellas de plástico, y platos y vasos de hechos de compost. También utilizaron vestuario de producciones previas y, cuando acabó el rodaje, donaron todas las prendas útiles a distintas organizaciones y se aseguraron de que el resto fueran recicladas. En el proceso, consiguieron desviar más del 81% del desperdicio total del vertedero.

FOX via Getty Images

Rendimiento eléctrico

El mayor consumo en un set de rodaje de una película o serie de televisión es la electricidad. "Durante la producción, la electricidad representa el 60% de la huella de carbono", dice Smith. "Una de las cosas que hizo BAFTA al comenzar el año fue negociar una estrategia de energía verde llamada Creative Energy Project, en colaboración con Good Energy, lo que permite a cualquier persona que trabaje en la industria comprar energía 100% renovable a un precio competitivo".

Para el equipo de producción de Expediente X esta fue la razón por la que escogieron rodar dentro y alrededor de Vancouver los embalses hidroeléctricos son responsables de casi toda la electricidad que se consume en British Columbia—, así que cuando conectaron todos los equipos en la red nacional, estaban utilizando energía verde.

En relación con esto está la importancia de la iluminación en este tipo de producciones. "Es una enorme parte de lo que hacemos y hay enormes ventajas ahora mismo en iluminación LED, que es un 90% más eficiente. Es más, no genera tanto calor, lo que significa que se requiere menos aire acondicionado en el set de rodaje o en el estudio", dice Smith.

Cambio de escena

El diseño del set de rodaje y de vestuario son áreas de enorme potencial de desperdicio en el cine y la televisión, y algunos estudios estiman que una gran producción pueden generar entre 1.000 toneladas de residuos tan solo en la construcción del set. En respuesta a esto han surgido un gran número de innovadoras compañías dedicadas a asegurarse de que este aspecto sea tan responsable con el medioambiente como sea posible. Proveedores como Scenery Salvage y DRESD buscan reutilizar los decorados y el vestuario tantas veces como sea posible; y si no lo es, asegurarse de que se reciclan.

Smith piensa que quizás el factor más decisivo para que se produzca este cambio hacia la sostenibilidad continúe es el mismo que para cualquier otra línea de producción: el presupuesto. "Incluso si eres totalmente escéptico, el hecho es que ahorrar en carbono te ahorra dinero", explica. El equipo de producción del nuevo Expediente X calculan que se han ahorrado alrededor de 41.000 dólares —casi 35.000 euros— gracias a sus esfuerzos, así que se puede imaginar la cantidad de dinero que se puede ahorrar en una gran producción de Hollywood.

Pero, ¿qué sucede con el segundo punto que mencionó Steve Smith sobre contar historias sobre el medioambiente? "Una de las cosas de las que me he dado cuenta al enseñar sobre cambio climático es lo ignorante que somos en relación a hechos y datos verídicos, y es algo de lo que preocuparse. La concentración de dióxido de carbono en la atmósfera supera a día de hoy las 400 partes por millón por primera vez en la historia de nuestro planeta, y no se reducirá mientras yo viva. La industria está fallando a la hora de transmitir esta información de forma efectiva".

Mientras Smith y otros como él siguen trabajando para cambiar esto, al menos pueden mostrar que la sostenibilidad detrás de las cámaras se mueve hacia un final feliz.

Electrify the World es una iniciativa de Nissan. Como pionera en vehículos eléctricos, Nissan cree en la necesidad de actuar ahora para un futuro más sostenible. Descubre más sobre estilos de vida inteligente y sostenibilidad.

ESPACIO ECO