INTERNACIONAL
20/11/2017 16:26 CET | Actualizado 20/11/2017 16:29 CET

Tras el fracaso de la coalición 'Jamaica', ¿debe irse Angela Merkel?

Aunque "no es propio de ella tirar la toalla", muchos apuntan al final de Merkel como canciller y presidenta de la CDU.

Tobias SCHWARZ | AFP
La canciller alemana Angela Merkel.

"Hoy debemos, como mínimo, reflexionar en profundidad sobre cómo van a seguir las cosas en Alemania. No obstante, me gustaría decirles que, como canciller, como canciller en funciones, voy a hacer todo lo posible para que este país esté bien gobernado incluso durante estas semanas tan complicadas".

Con estas palabras finalizaba su discurso la canciller alemana Angela Merkel después del fracaso de las negociaciones para la coalición Jamaica —entre la CDU de Merkel, el partido liberal FDP y Los Verdes—la madrugada del lunes.

Es cierto que Merkel expuso lo que iba a hacer en las semanas venideras, pero, ¿y después?

No sorprende, por tanto, que empiecen a llover las especulaciones: ¿significa el fracaso de la coalición Jamaica el final de Merkel como canciller y presidenta de la CDU?

¿Va a enfrentarse Merkel a otras elecciones?

Por ahora no podemos saberlo con total seguridad. Es probable que a principios de año haya elecciones anticipadas, ya que los socialdemócratas del SPD han vuelto a cerrar las puertas a una gran coalición.

Cuesta imaginarse que Merkel vaya a enfrentarse a otra campaña electoral. Entonces, surge la pregunta: ¿quién debe hacerlo, si no Merkel? ¿Y qué resultados obtendría el CDU en una campaña sin Merkel?

La respuesta: en la actualidad no hay nadie en el CDU que pueda dirigir el partido con éxito en una campaña. A esto se suma la posibilidad de que la Unión Social Cristiana (CSU), en vista de sus disputas internas, no obtenga un resultado mucho mejor que el que tuvo en septiembre.

Sin Merkel, el partido se enfrenta al hundimiento

Según apunta la Agencia alemana de prensa DPA, desde la cúspide de la CDU temen que Alemania viva una situación de inestabilidad política similar a la que se produjo en Italia tras la Segunda Guerra Mundial.

La preocupación se centra en que, de haber nuevas elecciones, la CDU y la CSU podrían obtener resultados por debajo del 32,9% que obtuvieron en los comicios del pasado 24 de septiembre (su peor resultado desde 1949). Según los cálculos, es posible que el SPD tampoco se beneficiara de unas segundas elecciones, por lo que no bastaría para una nueva edición de la gran coalición.

Por tanto, sin Merkel, la Unión se enfrenta al hundimiento.

No es propio de Merkel tirar la toalla

Por supuesto, todo esto solo son especulaciones, y en las próximas semanas pueden pasar muchas cosas.

Merkel debatirá con su partido las líneas de acción a partir de ahora. Sus compañeros de partido no ven motivo para que se retire de la presidencia de CDU. En su entorno se asegura que "no es propio de Merkel tirar la toalla".

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Alemania y ha sido traducido del alemán por María Ginés Grao.

NOTICIA PATROCINADA