TENDENCIAS
21/11/2017 12:11 CET | Actualizado 21/11/2017 12:11 CET

El truco mágico de un hospital para hacer la radioterapia más llevadera para los niños

Descubrieron esta técnica hace 10 años y no han dejado de usarla desde entonces: "Simple pero efectiva".

La trabajadora de un hospital ha compartido un truco genial para que los niños con cáncer se sientan menos solos cuando se someten a radioterapia.

Lobke Marsden, que realiza terapia con niños en hospitales y tiene tres hijos, publicó una foto de una bobina de "hilo mágico" multicolor en Twitter.

"Los niños tienen que estar solos en la sala de tratamiento durante la radioterapia", explica. "Para calmarles la ansiedad por la separación, el niño coge un extremo del hilo y el padre sostiene el otro, de modo que mantienen esa conexión".

"Simple pero efectivo", resume.

Marsden, que trabaja en el Hospital infantil NHS Trust de Leeds (Inglaterra) y en el departamento de radioterapia del Hospital St. James, cuenta al HuffPost Reino Unido que utiliza habitualmente esta técnica.

"Como podéis imaginar, la radioterapia puede sobrecoger a cualquier edad; que te dejen solo en una sala con una máscara conectada a la cama para mantenerte quieto durante el tratamiento es duro", cuenta. "La mayoría de los niños que vienen están acostumbrados a hacerse escáneres con sus padres en la sala, pero por desgracia, con la radioterapia no existe esta opción (por la radiación)".

Se ha comprobado que es una de las mejores piezas del 'equipamiento' y la más barata que poseemos.

"Separarlos de sus padres puede ser muy difícil", recalca la especialista. "El hilo es perfecto para los niños que necesitan esa conexión con sus padres. Ellos le dan un pequeño tirón y los padres se lo devuelven desde la otra sala para que el niño sepa que están ahí con él".

Marsden explica que su equipo y ella descubrieron la técnica del hilo mágico hace 10 años y llevan usándola desde entonces.

"Se ha comprobado que es una de las mejores piezas del 'equipamiento' y la más barata que poseemos", reconoce.

Marsden trabaja como play specialist [literalmente, especialista en juegos] desde 2004. Su trabajo consiste en trabajar con niños y jóvenes que están en el hospital o en una clínica. Los play specialists utilizan el juego como herramienta terapéutica para ayudar a los niños a entender su enfermedad y su tratamiento.

"La parte más importante de mi trabajo es lograr que la experiencia en un hospital dé menos miedo y ser la 'voz' de los niños", explica Marsden. "La preparación es imprescindible. Elimina el miedo a lo desconocido y da a los niños sensación de control".

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Reino Unido y ha sido traducido del inglés por Marina Velasco Serrano

BALLANTINE'S PARA EL HUFFPOST