POLÍTICA
04/12/2017 18:34 CET | Actualizado 05/12/2017 07:42 CET

Camino del 21-D: la campaña que nunca habías visto

Las claves de unas elecciones excepcionales catalanas.

EL HUFFPOST

Quince días de emociones, nervios, proclamas, ausencias, manifestaciones y hasta mensajes desde la cárcel y Bruselas. Desde la pasada medianoche, Cataluña se sumerge en una campaña excepcional, en la que no vale lo tradicional y en la que se puede esperar cualquier cosa. Todo ello con la vista puesta en el 21 de diciembre, el día en el que se pondrán los votos en las urnas y las cartas sobre la mesa.

Esprint final para unas elecciones autonómicas atípicas y convocadas de una manera sin precedentes: por el presidente del Gobierno en virtud del artículo 155 tras la aprobación de la declaración unilateral de independencia por parte del Parlament el pasado 27 de octubre.

Los catalanes votarán otra vez, apenas dos años después de los comicios de 2015, tras haber vivido unos meses de auténtica locura, casi de mundos paralelos. Un periodo en el que se cumplieron los peores presagios, de escenarios extremos, con la celebración de un reférendum ilegal marcado por las cargas policiales y con el desafío independentista llegando hasta la última 'pantalla' y desobedeciendo todo el orden constitucional.

SE ANIMA LA CARRERA: ERC VS. CIUDADANOS

¿Y qué va a pasar? Todas las encuestas hasta el lunes daban como gran favorita a ERC, que podría convertirse por primera vez desde la restauración de la autonomía en el partido más votado. En esta ocasión el independentismo se presenta por separado. Esquerra lleva como 'número uno' en la lista a Oriol Junqueras, pero ha sufrido un fuerte varapalo al no dejar el juez Pablo Llarena en libertad a su líder. Esto hace que cobre más fuerza la posibilidad de que su candidata para la investidura tras las elecciones para la Presidencia de la Generalitat sea Marta Rovira, que ha llevado todo el peso mediático de la precampaña.

ERC salía como vencedora en todos los sondeos, pero este lunes la carrera se ha apretado mucho al reflejar el barómetro preelectoral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) que el partido más votado sería Ciudadanos, que empataría en escaños con Esquerra.

La encuesta del CIS dibuja un futuro Parlament con la siguiente composición en número de diputados: ERC (32), Ciudadanos (31/32), Junts per Catalunya (25/26), PSC (21), CUP (9), Catalunya En Comú (9) y PP (7). La recién disuelta Cámara del Parque de la Ciudadela estaba conformada hasta ahora así: Junts pel Sí (Convergència y ERC) contaba con 62 diputados, seguido de Ciudadanos (25), PSC (16), Catalunya Sí Que Es Pot (11), PP (11) y la CUP (10).

El sondeo refleja que el independentismo perdería la mayoría absoluta en el Parlament -ahora contaba con 72 escaños-, pero tampoco conseguirían la cifra mágica de 68 diputados los tres partidos que apoyaron el 155 (PSC, Ciudadanos y PP). La llave podría tenerla en sus manos Catalunya En Comú, el partido de Ada Colau.

SE ESPERA UNA GRAN PARTICIPACIÓN

Los catalanes van a las urnas hipervitaminados, después de una gran agitación política, de vivir cada segundo como si fuera toda una vida. En las sedes generales de los partidos esperan una amplia movilización, un récord de participación dentro de quince días, lo que hace que no se pueda predecir lo que sucederá.

Y esta cita con las urnas también es una pelea por la hegemonía del sector independentista. Se acabaron los tiempos de unión de Junts pel Sí. ERC y Junts per Catalunya (la marca electoral con la que se presenta el PDeCAT) pelearán directamente por el voto. Esquerra vence en las encuestas, pero en Junts sostienen que las encuestas no servirán y que Carles Puigdemont debería ser el president tras el 21-D.

El cesado jefe del Ejecutivo catalán centrará parte de la atención mediática de la campaña... desde Bélgica. Allí se encuentra, junto a otros cuatro exconsellers, desde el pasado 30 de octubre con la intención fallida de que la UE se implique en su causa y con el fin de evitar los tribunales españoles. La Justicia belga decidirá el próximo 14 de diciembre, en plena campaña y a una semana del 21-D, si entrega a España a Puigdemont. Este proceso se podría dilatar, pero una de las dudas que aparece es si decidirá por sorpresa y voluntad propia aparecer en plena campaña. En Bélgica no podrá depositar su papeleta al no haberse inscrito a tiempo para el voto exterior.

AFP

Una campaña atípica en la que Junts recurrirá a la tecnología (especialmente a través de vídeos) para que Puigdemont pueda participar en actos a 1.300 kilómetros. Detrás de ella, está una de las figuras que más fuerza ha cogido en las últimas semanas: Elsa Artadi. Ocupa el puesto 'número diez' de la lista, pero está en el círculo de confianza de Puigdemont y en el PDeCAT ven que puede jugar un papel muy clave tras el 21-D. Uno de los momentos que esperan en Junts para lograr grandes fotografías es la manifestación del próximo jueves en Bruselas, para la que han fletado hasta aviones.

Mucha política estos días... y muchos tribunales. Apenas unas horas antes de arrancar la campaña, el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha dictado un auto por el que mantiene en prisión a Junqueras, el exconseller Joaquim Forn y los Jordis, pero deja en libertad a seis exconsellers. Cinco de ellos van en las listas, Josep Rull (Junts), Jordi Turull(Junts), Raül Romeva (ERC), Dolors Bassa (ERC) y Carles Mundó (ERC). Todo el exGovern está querellado por los delitos de rebelión, sedición y malversación.

LA EXPECTACIÓN POR LOS PACTOS

La encuesta del CIS ha sido todo un chute para Ciudadanos, que aparece como el partido que lograría más votos para el 21-D. Los de Arrimadas podrían lograr hasta 32 escaños cuando hace apenas 11 años apenas tenían 3 en el Parlament. Se sitúan como la opción constitucionalista con más fuerza después de haber sido el partido que con más contundencia ha pedido la aplicación del 155. Los 'naranjas' van a centrar gran parte de su campaña en Barcelona -provincia en la que obtendrían su mejor resultado según el CIS- y especialmente en el antiguo cinturón rojo.

El área metropolitana de Barcelona era anteriormente feudo del PSC. Los socialistas han ido ganando posiciones en las últimas encuestas y todo apunta a que mejorarán su resultado respecto a 2015. Su papel es observado minuciosamente por Cs, que no ve tan claro que apoye a Arrimadas el día después.

Los socialistas han repetido durante la precampaña que no piensan hacer presidente de la Generalitat ni a un independentista ni a un candidato de derechas. De hecho, en la calle Nicaragua confían en que el complicadísimo tablero después del 21-D su candidato, Miquel Ieta, sea el mejor colocado para aunar los suficientes apoyos para entrar en Sant Jaume. En esta búsqueda de votos, los socialista han fichado a Ramon Espadaler, exconseller de Jordi Pujol y Artur Mas, para intentar arañar el voto del seny y del nacionalismo moderado.

EFE

Si en el bloque constitucionalista Cs y el PSC están al alza, el Partido Popular se daría un buen golpe electoral, a tenor de la encuesta del CIS, que le otorga siete asientos en el Parlament (frente a los once que logró hace dos años). Los populares repiten candidato, Xavier García Albiol. El mensaje que llevará el Partido Popular es que gracias al 155 se ha tranquilizado la situación, que poco a poco vuelve la normalidad y que se empieza a revertir la situación de la huida de empresas en Cataluña por la inestabilidad. Además, se repite el portazo de la escena internacional al independentismo. Los populares pueden convertirse en el grupo más pequeño del Parlament a partir del 21-D.

A Catalunya En Comú no le sopla tampoco bien el aire de las encuestas. El partido de Ada Colau se presenta junto a Podemos en esta cita con Xavier Domènech, como 'número uno'. El actual diputado nacional está acostumbrado a ganar las elecciones generales en Cataluña, pero en esta autonómicas los 'comunes' están pagando su papel durante la crisis catalana. Su último movimiento ha sido el de llevar ante el Constitucional la aplicación del 155. Eso sí, todos mirarán hacia ellos la misma noche electoral.

El otro actor en juego en el Parlament será la CUP, que sigue defendiendo la vía unilateral. En esta ocasión, presentan como candidato a Carles Riera y ya han avisado que no apoyarán a ningún Govern que no se comprometa a "desobedecer al Estado" para construir la república catalana.

Medianoche. Arranca la campaña. Bienvenidos a un tiempo emocionante y excepcional. Tan atípico que las elecciones serán en un jueves. ¡Preparados, listos, ya!

Photo gallery Carles Puigdemont See Gallery

EL HUFFPOST PARA HONEST