POLÍTICA
18/12/2017 23:13 CET | Actualizado 18/12/2017 23:21 CET

Icetatón, entrevistas desde la cárcel y el debate televisivo... así ha sido la penúltima jornada electoral en Cataluña

Los partidos esprintan en la recta final de la campaña que se ha convertido en una dura batalla.

Cuando solo quedan tres días para las elecciones al Parlament de Cataluña del 21 de diciembre, los partidos esprintan en la recta final de la campaña y el ambiente se ha enrarecido. La división entre bloques, independentista y constitucionalista, ha dado paso a un lucha encarnizada por liderar cada segmento y se ha instaurado una cierta libertad para actuar si sirve para quitar votos al que podría convertirse en un aliado en el futuro.

Los sondeos auguran una participación récord en las elecciones autonómicas, que se sitúe en torno al 80%. Si esto sucede, se batirá así el hito logrado en los comicios de 2015, cuando un 77% de los catalanes acudieron a votar, aunque esta participación descendió al 74,95% una vez contabilizado el voto en el exterior. De momento, solo se han conocido las cifras del voto rogado. Casi 39.000 catalanes inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA) han pedido votar por correo desde el extranjero de un total de 226.381 electores, según Europa Press.

Esta noche todos los ojos estarán pendientes del último debate televisivo entre siete candidatos, que tendrá lugar en la cadena pública catalana TV3. Los representantes de los partidos, Jordi Turull (Junts per Catalunya), Marta Rovira (ERC), Inés Arrimadas (Cs), Miquel Iceta (PSC), Xavier Domènech (CatEnComú), Xavier García Albiol (PP) y Carles Riera (CUP), saben de la importancia de este duelo en la penúltima jornada de campaña.

El interés por los comicios es tal que este domingo, otro debate en La Sexta, moderado por Ana Pastor, logró hacerse con un 20,4% de cuota de pantalla en la región y fue visto por 577.000 catalanes, superando al tradicional programa de La Marató, que celebraba su 26ª edición.

Las candidaturas de ERC y Junts per Catalunya pugnan por la primera plaza en el independentismo. Oriol Junqueras, vicepresident cesado por la aplicación del artículo 155, remitió un dura carta a El HuffPost desde la cárcel de Estremera (Madrid), en donde se encuentra en prisión preventiva desde el pasado 2 de noviembre. "Jamás me he escondido y sigo dando la cara en la medida que la permanencia en la prisión, y su régimen, me lo permiten".

Junqueras también ha pedido que el ministerio de Interior acerque a los cuatro líderes independentistas a Cataluña. "Estoy en una prisión muy lejos de mi domicilio, al igual que Quim Forn, Jordi Cuixart y Jordi Sánchez. Pedimos el traslado a una prisión en Catalunya puesto que es un derecho. Eso, por lo menos, facilita las cosas a las familias".

El HuffPost

El candidato de ERC también ha sido entrevistado en RAC1, en donde puso el acento en su actitud y la ausencia de casos de corrupción en su partido. Una entrevista que le puede costar una sanción, puesto que Instituciones Penitenciarias ha abierto expediente a Junqueras y al expresidente de la ANC Jordi Sànchez por supuestamente emplear las comunicaciones familiares para difundir mensajes políticos.

Su partido continuará con esta estrategia de ensalzar a Junqueras como única alternativa a una victoria de Ciudadanos y marcar distancia respecto a lista de Carles Puigdemont en la última jornada. ERC tiene previsto celebrar un acto de campaña electoral este martes por la mañana en Estremera (Madrid), a pocos metros de la prisión. Por la noche, cerrará la campaña en Sant Vicenç dels Horts (Barcelona), la ciudad en la que reside Junqueras y de la que fue alcalde antes de ser vicepresident.

Por su parte, Puigdemont, que permanece en Bruselas, no ha querido entrar en el cuerpo a cuerpo y ha evitado responder a las críticas a ERC en una entrevista radiofónica al considerar que Junqueras "sigue siendo el vicepresidente de la Generalitat".

La CUP quiere pescar en río revuelto y ha defendido la vía unilateral para lograr la independencia. "Si lo que quieren es negociar la recuperación de las competencias de Cataluña, las condiciones de la rendición, que sepan que nos tendrán en la oposición", ha afirmado el candidato Carlos Riera.

Mientras tanto, en el bloque constitucionalista la batalla se recrudece entre el PSC y Ciudadanos, que luchan por conquistar el voto del área metropolitana de Barcelona, conocida como el cinturón rojo. El candidato de los socialistas, Miquel Iceta, lanzó este lunes una caja en caramelos que simulaban ser pastillas bajo el nombre de Icetaton Complex, que servirían para "ayudar a recuperar la economía y el estado de ánimo de los catalanes". "Hay muchas candidaturas para el follón y solo una para la solución. ¡Para la solución, Icetaton!", ha bromeado el candidato socialista.

Esta iniciativa de los socialistas fue rápidamente respondida por Ciudadanos, que advirtió de los posibles efectos secundarios de este supuesto medicamento: "Puede provocar tripartitos", en referencia a los Gobiernos de Pasqual Maragall y José Montilla, que fueron elegidos gracias a una alianza entre PSC, ERC e ICV. "Si quiere aliviar eficazmente los síntomas del procés, tome Vitamina Cs", aseguró el perfil de Ciudadanos en Twitter.

Los liberales creen que pueden ganar las elecciones y han apelado al voto útil a su formación de cara a las elecciones en un vídeo electoral. Ciudadanos ha pedido que el voto constitucionalista se concentre en su lista, con el objetivo de vencer a las fuerzas independentistas tanto en votos como en número de escaños. "Sabiendo la ley electoral que tenemos, que es un desastre, que es una trampa, con esta misma ley electoral les tenemos que ganar", aseguró Albert Rivera, el pasado fin de semana.

El PP sueña con darle la vuelta a las encuestas el 21 de diciembre, puesto que le otorgan un 6% de los votos. Mariano Rajoy, presidente del Gobierno y líder de los conservadores, se ha desplazado a Barcelona para reivindicar su gestión de la crisis catalana para pedir el voto. "Todo el mundo sabe lo que es el PP, con sus cosas buenas y sus cosas malas", ha afirmado Rajoy.

Horas antes, en Madrid, la vicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría comparecía en el Senado para defender la aplicación del 155 para frenar el proceso independentista. "Un procés basado en la postverdad, en el que las falsedades no solo viajaban por la red, sino también en coche oficial".

Apenas quedan unas horas. Una vez se celebre el debate de TV3, los partidos tendrán 24 horas para pedir el voto en la última jornada electoral. Todavía no hay nada decidido hasta que se depositen los votos en las urnas. Entonces sí, la suerte estará echada.

EL HUFFPOST PARA HONEST