INTERNACIONAL
20/12/2017 08:43 CET | Actualizado 20/12/2017 17:07 CET

El Senado de EEUU aprueba la gran bajada de impuestos de Trump

Se trata del mayor recorte impositivo desde el de Ronald Reagan en 1986.

El Senado de Estados Unidos ha aprobado de madrugada la bajada masiva de impuestos promovida por el presidente, Donald Trump, que está dirigida fundamentalmente a las grandes rentas y a las empresas.

La reforma fiscal ha quedado aprobada con 51 votos a favor (todos republicanos) y 48 en contra, todos los demócratas. La votación se ha visto interrumpida en varias ocasiones por gritos de opositores a la reforma impositiva que estaban en la galería de la Cámara Alta.

Aunque el plan de los republicanos era que el Congreso aprobase este martes el proyecto, el voto que emitió la Cámara de Representantes quedó invalidado por tecnicismos y deberá repetirse en unas horas. El resultado del voto invalidado en la Cámara Baja fue de 227 a favor (todos republicanos) y 203 en contra (los demócratas y 12 votos conservadores).

SE PODRÁ RATIFICAR HOY MISMO

Si el resultado se repite y el proyecto queda finalmente aprobado por el Congreso, Trump podrá ratificarlo este mismo miércoles.

El texto está fundamentalmente dirigido a recortar impuestos a las empresas, al reducir sus aportes al fisco de un 35% a un 21%, y a las grandes rentas, con la creación de siete nuevas horquillas de pago fiscal para los individuos.

Según el cálculo efectuado por la Oficina independiente de Presupuesto del Congreso (CBO), la reforma que impulsan los republicanos sumará 1,45 billones al déficit nacional de Estados Unidos en la próxima década.

LA MAYOR BAJADA DESDE REAGAN

Otro de los puntos destacados es las reducción de impuesto de sucesiones: la reforma dobla la actual cifra libre de impuestos en las herencias, que pasa de 5,5 a 11 millones de dólares para los individuos y de 11 a 22 millones para los matrimonios.

Estas y otras medidas forman parte del que se considera como el mayor recorte impositivo desde el de Ronald Reagan en 1986.

Además de la bajada de impuestos, los republicanos han incluido aspectos todavía más controvertidos dentro de su reforma fiscal.

Por un lado, deroga la obligación a todos los ciudadanos de tener un seguro médico que figura en la actual ley sanitaria, conocida como Obamacare; y por el otro, autoriza por primera vez las prospecciones de gas y petróleo en una parte del Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico.

La presumible aprobación de la reforma fiscal de aquí unas horas supondrá el primer éxito legislativo de Trump, que lleva meses presionando a los congresistas republicanos tras varios sonados fracasos, como la derogación fallida de Obamacare.