ECONOMÍA
20/12/2017 19:01 CET | Actualizado 20/12/2017 19:01 CET

Un juzgado paraliza la huelga parcial de vigilantes de seguridad de Barajas

Los vigilantes habían convocado paros parciales del 22 de diciembre al 8 de enero.

Control de seguridad del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas.
Juan Medina / Reuters
Control de seguridad del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas.

El juzgado de lo Social número 10 de Madrid ha paralizado los paros parciales a los que la plantilla de vigilantes y auxiliares de seguridad en los controles de acceso al aeropuerto de Adolfo Suárez- Madrid Barajas estaba convocada a partir de este jueves y durante todo el periodo navideño.

En el auto, fechado a 19 de diciembre, la jueza estima la medida cautelar solicitada por la empresa Prosegur con respecto a la suspensión de la huelga parcial adoptada por el Comité de Huelga hasta que se dicte una sentencia judicial firme que apruebe una decisión al respecto sobre la demanda presentada por la empresa.

La empresa Prosegur y el sindicato ATES-SAM concluían ayer sin acuerdo el acto de mediación por lo que los sindicatos mantenían los paros parciales convocados entre este jueves y el 8 de enero de 2018, en plena fechas navideñas para la plantilla de vigilantes y auxiliares de seguridad den los controles de acceso al aeropuerto de Barajas.

La compañía de seguridad presentó una demanda en la Delegación del Decanato frente al preaviso de huelga al entender que era ilegal. Solicitaba entonces la declaración de ilegalidad de este preaviso y la desconvocatoria de los paros parciales por los "posibles daños y perjuicios de irreparable consecuencia que pudieran derivarse".

El juez tiene en cuenta, para aceptar las medidas cautelares, los días en los que están convocados los paros. "Es de público y notorio conocimiento la existencia de la mayor afluencia de pasajeros del año (...) y de no atenderse la medida cautelar, el caos y el desconcierto que una huelga en el servicio de transporte público ocasiona no tendría reparación posible para los miles de usuarios", señala.

"Puesto ello en relación con los intereses objeto de reclamación por parte de los trabajadores a la empresa y a su vez, ponderando la posibilidad de si, tras el juicio, la decisión de huelga adoptada pueda resultar o no revocada por una sentencia judicial firme", añade el juzgado.

Es decir, entiende que ha de darse "primacía a la defensa de los intereses generales de la sociedad en materia de servicio público de transporte en fechas en las que la mayoría de pasajeros, y también trabajadores, disponen de determinados días del año para el traslado a distinta localidad de su lugar de trabajo".

Todo ello sin perjuicio de "ser perfectamente atendible la decisión de declarar la situación de huelga siempre y cuando no incida directamente en el mayor daño que al servicio en la sociedad pueda efectuarse, especialmente en la actividad del transporte", destacan.

Asimismo, recoge que no se puede omitir que el país se encuentra "en situación de alerta 4 por riesgo de atentados y que el aeropuerto de Madrid Barajas es un centro de trabajo sumamente sensible para la atención de multitud de pasajeros y su control riguroso".

"En otro caso, de no adoptarse la medida solicitada podrían producirse situaciones que impidieren o dificultaren la efectividad de la tutela que pudiere otorgarse en una eventual sentencia estimatoria", concluyen.

La empresa Proseguir y el sindicato ATES-SAM concluyeron ayer sin acuerdo el acto de mediación y en consecuencia, se mantenían los paros parciales convocados entre este jueves y el 8 de enero de 2018, en plena fechas navideñas para la plantilla de vigilantes.

EL HUFFPOST PARA ALCAMPO