INTERNACIONAL
22/12/2017 08:57 CET | Actualizado 22/12/2017 08:57 CET

El Gobierno y la oposición armada firman un acuerdo de alto el fuego para Sudán del Sur

Se trata del último intento de parar la guerra civil que asola el país desde 2013.

Getty Images

El Gobierno y la oposición armada de Sudán del Sur han firmado un acuerdo de alto el fuego, último intento de parar la guerra civil que asola el país desde 2013, en el marco del foro de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo en el Este de África (IGAD), que continúa hoy en Etiopía.

Según han informado fuentes oficiales, el pacto se alcanzó en las últimas horas del jueves y permitirá a las organizaciones humanitarias acceder a los civiles que precisan ayuda.

En la firma, que implica el cese de las hostilidades, han estado presentes tanto representantes de la facción rebelde liderada por Riek Machar como del Gobierno de Salva Kiir.

"El acuerdo marca un crítico primer paso en los esfuerzos para poner fin a un conflicto sin sentido y a la matanza que se ha estado desarrollando en Sudán del Sur desde 2013", ha señalado el presidente de la comisión de la Unión Africana (UA), Moussa Faki Mahamat, en un comunicado.

"SOSTENER LOS PRINCIPIOS BÁSICOS DEL DERECHO HUMANITARIO"

"Aunque damos la bienvenida a este primer paso, el presidente de la Comisión enfatiza que el verdadero test para la autenticidad de los compromisos de las partes reside en la plena y efectiva implementación de su promesa de poner fin a la violencia y sostener los principios más básicos del derecho humanitario internacional", ha agregado.

La UA, participante en esta sesión de negociaciones, ha enfatizado también que el pueblo de Sudán del Sur ha "soportado mucho dolor y sufrimiento" y que tiene muchas "expectativas" puestas en una real implementación del acuerdo.

"Necesitan y merecen desesperadamente un respiro de la guerra, especialmente en la entrada de esta temporada festiva de Navidad, y miran con una renovada esperanza hacia el Año Nuevo", ha completado el organismo africano.

El llamado Foro de Revitalización de Alto Nivel de la IGAD, que se celebra a puerta cerrada, ha comenzado el pasado domingo y reúne también a varios ministros de Asuntos Exteriores de los países miembros, organizaciones internacionales, regionales y otros órganos interesados en recuperar el estancado proceso de paz.

Esta ronda de diálogos era vista como una "última oportunidad" para la paz en el país, según habían descrito varios de sus participantes, como los representantes de la Unión Europea, la UA o el Gobierno etíope.

Sudán del Sur está sumido en una guerra civil que estalló en diciembre de 2013 entre las fuerzas del presidente Kiir de la etnia dinka, y las del entonces vicepresidente, Riek Machar, de la tribu nuer.

Ambas partes ya firmaron un acuerdo de paz en agosto de 2015 que llevó a la creación de un Gobierno de unidad nacional, pero en julio de 2016 rebrotó la violencia.

El conflicto ha causado miles de muertos y ha llevado el país al borde de la hambruna, con 7,6 millones de personas necesitadas de ayuda, 6 millones sin acceso a alimentos suficientes y 4 millones de desplazados.

ESPACIO ECO