NOTICIAS
28/12/2017 11:32 CET | Actualizado 28/12/2017 11:34 CET

Francino lanza una dura protesta contra el maltrato que sufren los jóvenes en España: "Castramos sus aspiraciones"

"Sólo dos de cada diez jóvenes han podido emanciparse en este 2017 y cuatro de cada diez están en riesgo de pobreza", plantea.

CADENA SER

El periodista de la Cadena Ser Carles Francino ha lanzado una dura protesta contra el maltrato que se está dispensando en la actualidad a los jóvenes.

Para comprobar esta realidad, el periodista resalta un dato: "Sólo dos de cada diez jóvenes han podido emanciparse en este 2017 y cuatro de cada diez están en riesgo de pobreza".

"Estamos castrando las aspiraciones, los proyectos vitales –insisto– de toda una generación, pero quienes más podrían hacer por evitarlo están en otras cosas", ha argumentado Francino, antes de sentenciar: "Alguien decía esta mañana con ironía –y un pelín de mala leche– que tal vez los jóvenes tendrán que pedir su emancipación ¡a los reyes magos! Pues miren, la imagen de un hombre –o una mujer– de 18, 20, 24, 26, 30 años escribiendo la carta a los reyes puede parecer graciosa. Pero a mí me da muchísima pena. Y supongo que a ellos –y a ellas– una rabia infinita".

Pincha aquí para escuchar el comentario y sigue para leer el texto completo

No es la primera vez que habrán escuchado mis quejas por el interés abusivo y estomagante que dedicamos al tema de Catalunya, mientras otros problemas circulan sin tanta parafernalia.

A ver, no es que me parezca poca cosa el lío de Catalunya, y de España, que tenemos entre manos, ¿eh? porque además todas las señales apuntan a un bloqueo, a un enquistamiento de la situación. Pero hoy repito mi queja –y mi autocrítica– al confirmar que el maltrato que dispensamos desde hace casi diez años a toda una generación alcanza niveles insoportables.

Datos de hoy mismo del consejo de la juventud: sólo dos de cada diez jóvenes han podido emanciparse en este 2017 y cuatro de cada diez están en riesgo de pobreza. O sea, un desastre rotundo, sin paliativos; una inversión de futuro, como país, absolutamente ruinosa. Y sin embargo yo no veo ni grandes movilizaciones en la calle, ni debates en televisión, ni en el parlamento, ni especiales informativos, ni propuestas de pacto de estado, ni apelaciones al diálogo, a Europa o al Sursum Corda. Nada.

Estamos castrando las aspiraciones, los proyectos vitales –insisto– de toda una generación, pero quienes más podrían hacer por evitarlo están en otras cosas. Y sobre todo en sus propios líos.

Alguien decía esta mañana con ironía –y un pelín de mala leche– que tal vez los jóvenes tendrán que pedir su emancipación ¡a los reyes magos! Pues miren, la imagen de un hombre –o una mujer– de 18, 20, 24, 26, 30 años escribiendo la carta a los reyes puede parecer graciosa. Pero a mí me da muchísima pena. Y supongo que a ellos –y a ellas– una rabia infinita. Pero es lo que hay: son la generación de los jóvenes maltratados.

Si quieres leer más historias como esta visita nuestro Flipboard