TENDENCIAS
31/12/2017 10:04 CET | Actualizado 31/12/2017 10:04 CET

Todo lo que no verás de las Campanadas de Fin de Año

Cristina Pedroche, Lydia Lozano y responsables de TVE, Atresmedia y Mediaset desvelan los entresijos de una de las retransmisiones más seguidas del año.

Pocas emisiones en directo —dejando al margen las competiciones deportivas— congregan a tantos espectadores como las Campanadas de Fin de Año. Durante cerca de un cuarto de hora la atención de España se centra en los presentadores, cómo van vestidos y si se equivocan o no en su explicación de los cuartos y el carillón.

Sin embargo, esta emisión tiene mucho detrás sin que los espectadores sean conscientes, como todas las personas que se apiñan en el balcón o todos los ensayos necesarios para que todo salga bien. No en vano, 5.192.000 espectadores las siguieron el año pasado en La 1, la cadena más vista con un 38,8% de cuota de pantalla —por detrás estuvieron Antena 3 (17,3%), Telecinco (12,5%) y laSexta (4,2%)—.

Las presentadoras Cristina Pedroche y Lydia Lozano —la primera las dará en Antena 3 junto a Alberto Chicote y la segunda en Mediaset con otros cuatro colaboradores de Sálvame, mientras que La 1 contará con los clásicos Anne Igartiburu y Ramón García y en la Sexta estarán Cristina Pardo e Iñaki López— y portavoces de TVE, Atresmedia y Mediaset cuentan al HuffPost los entresijos de esta importante retransmisión.

LA ANTELACIÓN ES LA CLAVE

Aunque como espacio televisivo las Campanadas apenas duran unos minutos, exigen meses de preparación. Las cadenas comienzan a planificarlas con margen porque deben coordinar muchos departamentos y trabajadores.

Además deben solventar los trámites burocráticos para poder emitir desde la Puerta del Sol. "En julio se comienza la gestión para la contratación de los lugares de grabación y permisos correspondientes", señala Toñi Prieto, directora de Entretenimiento de TVE.

En el caso de Atresmedia, a principios de octubre es cuando se resuelve el papeleo para colocar las Unidades Móviles en los alrededores de la Puerta del Sol. "Incluso hay reuniones con la Policía Municipal para conocer cuáles van a ser las medidas de seguridad que se van a desplegar ese día para poder contemplar y controlar cualquier imprevistor", aclara Esther Pérez, gerente de contenidos de Atresmedia.

En los presentadores se empieza a pensar unos tres meses antes de Fin de Año, al menos en Mediaset. "Es después del verano cuando habitualmente llevamos a cabo una tormenta de ideas para ver quién puede darlas", asegura un portavoz del grupo. "Paralelamente se pone en marcha toda la maquinaria técnica, mientras que la parte de contenidos se ultima un mes y medio antes de las Campanadas", añade.

"¡Desde que nos anunciaron que las daríamos no hemos parado!", exclama Lydia Lozano en conversación con El HuffPost. La colaboradora reconoce que nunca pensó que las presentaría: "Normalmente las dan personajes muy, muy... como Isabel Pantoja" —dice entre risas sin querer mencionar ningún adjetivo— "o presentadores de cadena".

¿EL BALCÓN ES FIJO?

El balcón es otro de los asuntos que se deben cerrar con bastante antelación. "Está concertado con los propietarios de un año para otro y se va renovando el compromiso", explica Prieto, de TVE.

Aunque los metros cuadrados escasean, las televisiones tienen muy automatizado cómo trabajar en los balcones. "Cada cámara tiene su lugar, los presentadores el suyo, el regidor [...] La rutina se repite cada año y todos los equipos saben qué espacio les corresponde y en qué momento", agrega la portavoz de la cadena pública.

En el caso de Antena 3, el balcón es siempre el mismo desde que comenzaron las emisiones de la cadena. "Las Campanadas de laSexta, desde que ambas empresas se fusionaron, también se hace en la misma ubicación aunque, lógicamente, en otro espacio anexo pegado pared con pared", explica Pérez.

Telecinco lleva siete años emitiendo desde el mismo lugar. "Es un piso fantástico, con unas vistas inmejorables", comentan desde Mediaset.

LOS PRESENTADORES, ¿LEEN O IMPROVISAN?

Aunque puede parecer que la charla de los presentadores es totalmente espontánea, no es así y siempre hay un guión. "Sobre todo se respeta una escaleta de puntos importantes que tratar. Hay presentadores que se apoyan en el guión más literalmente y otros que desarrollan su propio discurso a partir de esos puntos", cuenta la directora de Entretenimiento de TVE.

Fuentes de Mediaset aclaran que hay una primera parte en la que hay un hilo argumental, y otra en la que se indica cómo suenan las Campanadas y cómo hay que tomar las uvas. "Como todo programa en directo, a pesar de que hay un guión se deja una parte de improvisación. Esto es algo que se tiene en cuenta y que con los colaboradores de Sálvame, tan acostumbrados al directo, no iba a ser menos", precisan.

YOUTUBE

Según la gerente de contenidos de Atresmedia, es bueno que los conductores de las Campanadas sigan un guión "porque de esta forma el diálogo se equilibra y no se deja nada a la improvisación". Así, tienen un discurso "lógico y variado".

UNA Y OTRA VEZ

Miles de ojos estarán puestos en la pantalla en la noche de Fin de Año, por lo que es muy importante ensayar. Aquí cada grupo televisivo tiene su librillo. En el caso de la Televisión Pública, lo habitual es que los presentadores tengan un encuentro informal en los días previos y que el mismo día 31 repasen la escaleta varias veces durante las horas previas a la retransmisión.

Según detalla Esther Pérez, en Atresmedia se suelen hacer dos ensayos. El primero tiene formato de mesa italiana, término con el que se conoce a la lectura previa del guión dos semanas antes "para ajustar e incluso añadir cosas que los presentadores quieren decir con su propio lenguaje". El segundo ensayo tiene lugar ya en el propio set desde el que se emiten las Campanadas.

En Mediaset apuntan que "se ensayan varios días antes las partes más complicadas" pero es en el día 30, la víspera, cuando se realiza un simulacro en tiempo real: "Es primordial, sobre todo a nivel técnico, porque nos permite acabar de ajustar los detalles para que salga todo a la perfección al día siguiente".

MEDIASET

"El sábado tengo que estar a las seis de la tarde como si fuera un directo", comenta Lydia Lozano sobre ese ensayo con las preuvas, una prueba que se alargará hasta las medianoche. "Creo que para ser tantos somos de los que menos vamos a ensayar", confiesa. "Con Belén [Esteban] creo que fueron tres días de ensayo y con la Pantoja también".

MUCHA TELA

El estilismo de los presentadores es —salvo que se produzca alguna metedura de pata— lo más comentado de la noche, por lo que suelen echar el resto para estar impecables y/o deslumbrar. "Con Cristina Pedroche se trabaja con muchos meses de antelación. Este año se comenzó a pensar en el diseño desde agosto, más o menos. Con otros presentadores se empieza unos dos meses antes de las Campanadas", señala Esther Pérez, de Atresmedia.

En TVE los presentadores tienen libertad para elegir diseñador, sólo deben comunicárselo a la dirección. "Para los espectadores, el vestido de la presentadora debe ser una incógnita hasta el último momento, se intenta crear expectación con este elemento", reconoce Toñi Prieto.

El caso de Telecinco y Cuatro es especial. Al tener cinco presentadores, es el departamento de estilismo el que se encarga: "En un grupo tan numeroso como este año es especialmente importante la labor de coordinación para que todo el conjunto vaya al unísono y que esté perfectamente estructurado". De hecho, como cuenta Lydia Lozano, esta Nochevieja al ser tantos contarán con dos maquilladores y dos peluqueros, cuando lo habitual es que haya "uno y uno".

Lozano, que ha apostado por la moda española, al igual que sus compañeros de cadena, tuvo la última prueba de vestuario este jueves 29. "Estoy superencantada con mi traje, me parece muy glamuroso. Me voy a sentir muy cómoda y muy Lydia", adelanta. La colaboradora contará también, por recomendación de Lara Álvarez, su predecesora en esta emisión, con prendas de abrigo para las horas previas: "Me voy a llevar el plumas, las UGG y unos leggin".

MUCHA VIDA DETRÁS DE LAS CÁMARAS

Los presentadores no están solos en el balcón para la emisión, ni mucho menos. Es obvio que los acompañan los cámaras, pero hay muchos otros profesionales a los que no se ve y que son indispensables para que la emisión salga adelante.

Desde TVE señalan que alrededor de 30 personas componen el equipo que estará en Sol esa noche, entre producción, iluminación, realización, control de imagen, ambientación y un larguísimo etcétera.

Los grupos privados desplegarán equipos aún más numerosos. La gerente de contenidos de Atresmedia calcula que habrá 110 personas sumando los equipos de Antena 3 y laSexta. En Mediaset movilizarán a 90 personas, entre equipo técnico, seguridad, transporte, unidad móvil, maquillaje y peluquería, satélite, producción, sastrería o sonido, entre otros.

Tenemos un equipazo increíble que hace que se escuche todo perfectamente"Cristina Pedroche

Este último departamento es clave, entre otras cosas, para que los presentadores puedan oír con claridad las campanadas pese al ruido. A través del pinganillo les llega directamente el sonido del reloj. "Tenemos un equipazo increíble que hace que se escuche todo perfectamente. Es superemocionante escuchar las campanadas desde la Puerta del Sol y retransmitirlas en directo", explica Cristina Pedroche.

Y a todo esto: ¿cuántas cámaras se utilizan? En TVE contarán con cinco, mientras que Atresmedia utilizará 12 sumando las de las dos cadenas. "Hay cámaras en la misma plaza, otras que se encuentran en plató y otras se colocan en la azotea del edificio para dar grandes planos generales", recuenta Pérez.

UNA NOCHE MUUUUY LARGA

Quien no haya pasado por la Puerta del Sol un 31 de diciembre quizá no sabe que los accesos a la plaza se cierran muy temprano y que la zona se colapsa. Por este motivo y para ultimar detalles, presentadores y técnicos están allí a primera hora de la tarde.

Los colaboradores de Sálvame serán de los primeros y llegarán incluso antes que en el ensayo de la víspera. "El domingo tengo que estar a las cinco", asegura Lydia Lozano. Por su parte, Cristina Pedroche se presenta con unas seis horas de antelación a las uvas. "Suelo llegar a las seis de la tarde para ensayos y preparar todo con tiempo", cuenta al HuffPost.

RTVE

En otros canales también trabajan con la misma previsión, como confirman desde TVE. "Los presentadores llegan entre las seis y las siete. La plaza se llena de gente y a partir de cierta hora es imposible acceder. Luego se vuelve a abrir y el acceso es persona a persona y controlado por la policía", detalla Toñi Prieto.

¿SE TOMAN LAS UVAS DE VERDAD?

Desde casa, las Campanadas se siguen después de una copiosa cena y con las uvas delante para ir tomándolas según se canten en televisión, pero los encargados de darlas no suelen cenar esa noche, o no al menos hasta la madrugada.

"Hasta ahora no ha habido ningún presentador que cene antes de la retransmisión. Están en un punto de tensión por la responsabilidad que supone esta retransmisión y prefieren centrarse en su actuación", comenta la directora de Entretenimiento de TVE.

Me muero por ver el piso... Pedroche en un balcón, Igartiburu en otro... ¡debe parecer eso la Rue del Percebe!"Lydia Lozano

Tampoco se suelen tomar las uvas de verdad, o no todas, para poder continuar hablando una vez que hayan pasado. "Hay de todo, algunos sí se comen alguna uva pero lo aconsejable es que se las tomen después para evitar sustos", prosigue Prieto.

Cristina Pedroche y Lydia Lozano sí tienen pensado tomárselas. "Siempre me como las uvas porque esa es la verdadera tradición del 31. Bueno, esa y mi vestido", dice el rostro de Antena 3. Desde Mediaset, Lozano cree que hay que tomárselas en directo, y eso que no es una costumbre que siga: "Nunca las he comido pero he tenido mucha suerte en mi vida. Voy a hacer un esfuerzo y me las voy a comer todas, ¡espero no atragantarme!".

Tanto Lara Álvarez como Belén Esteban le han recomendado que disfrute el momento, que por experiencia saben que se pasa rapidísimo. "Me muero por ver el piso... Pedroche en un balcón, Igartiburu en otro... ¡debe parecer eso la Rue del Percebe!", ríe Lozano.

BALLANTINE'S PARA EL HUFFPOST