POLÍTICA
29/12/2017 13:10 CET | Actualizado 29/12/2017 16:38 CET

Rajoy: "2017 ha sido un año más positivo que negativo"

El presidente del Gobierno convocará la sesión constitutiva del Parlament el 17 de enero.

Tan habitual como el balance de final de año lo es que el panorama que dibuja el presidente del Gobierno de turno esté lleno de luz y de color. Que sea magnífico, esplendoroso. Como era previsible, Mariano Rajoy no se ha salido un milímetro de lo previsto.

En la tradicional rueda de prensa antes de que concluya el año, el presidente del Gobierno ha subrayado que 2017 ha sido "más positivo que negativo" pese a la crisis que estalló en Cataluña el 1-O, siguió con la Declaración Unilateral de Independencia y la aplicación del artículo 155 de la Constitución y desembocó en las elecciones del pasado 21 de diciembre.

La sombra catalana no empaña lo que para Rajoy es un brillante balance económico: España cerrará 2017 con un crecimiento del PIB del 3,1%, el tercer año consecutivo en el que se crecerá por encima del 3%, ha recordado para seguir sacando pecho de las cifras macroeconómicas con las que se cerrará este ejercicio: "2017 será el cuarto año consecutivo en el que aunemos crecimiento económico, creación de empleo y superávit externo, lo que no había ocurrido nunca en nuestro país". "Las perspectivas de crecimiento son buenas hasta 2020", se ha felicitado.

Rajoy, que ha recordado a las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils y a las mujeres que han sido asesinadas víctimas de la violencia de género, ha destacado la "consolidación de la recuperación económica, que se nota cada vez más en la vida de los ciudadanos".

EFE

La única sombra, en fin, proviene de la crisis en Cataluña, que puede convertirse en "el único factor de inestabilidad de las previsiones económicas". Por lo demás ningún reproche o asunción de errores. Todo mejor que bien.

No habrá remodelación de Gobierno

Ya metido en el tema del conflicto con Cataluña, que ha centrado la mayor parte de las preguntas de los periodistas, Rajoy se ha parapetado en que se aplicó la ley para defender la ley y se demostró "la calidad de nuestra democracia y el imperio de la ley" ante el "chantaje" proveniente desde la Generalitat de Cataluña. "Al próximo Gobierno le corresponde señalar sus prioridades políticas dentro de la ley. No caben más apelaciones a la ruptura o a la ilegalidad", ha advertido. Colaboración, voluntad diálogo "constructivo, abierto y realista" han sido algunas de las palabras que ha utilizado para abordar el conflicto catalán.

El líder del Ejecutivo, que ha descartado una remodelación de Gobierno tras el estrepitoso fracaso del PP en las últimas elecciones en Cataluña, ha avanzado que convocará para el 17 de enero la sesión constitutiva del Parlament. "Espero que se abra una etapa de diálogo en Cataluña", ha aseverado.

Rajoy también ha apelado al "sentido común" para recalcar el absurdo que supone, desde su punto de vista, que el presidente de la Generalitat pueda vivir en un país distinto a España, en referencia obvia a Carles Puigdemont. "Imagínese que yo estuviera en Lisboa", ha ironizado.

Por otro lado, "no hay nada nuevo" respecto a un posible cambio de liderazgo en el PP de Cataluña, ha respondido de forma displicente el líder del Ejecutivo ante la posibilidad de que Xavier Albiol sea reemplazado dado el batacazo —cuatro escaños— de la formación conservadora el pasado 21-D.

Como ya hizo la semana pasada ante el Comité Ejecutivo Nacional del PP, Rajoy ha reiterado que el resultado del PP el 21-D "no fue bueno", pero ha hecho hincapié en que los resultados no son extrapolables a nivel nacional. "Creo que no es extrapolable, estoy absolutamente convencido de que no", ha zanjado.

LA NATURALEZA SÍ QUE SABE