INTERNACIONAL
02/01/2018 20:57 CET | Actualizado 04/01/2018 00:47 CET

Ya son 51 los muertos en el accidente de autobús en Lima

La zona del siniestro es conocida como "la curva del diablo".

AFP
Rescate del autobús accidentado. Agencia Andina /AFP

A 51 fallecidos se ha elevado el número de víctimas por la caída de un autobús de pasajeros por un acantilado en la carretera de Pasamayo, al norte de Lima (Perú), según el Ministerio de Salud del país.

Los supervivientes siguen siendo seis, que han sido rescatados por servicios sanitarios, los bomberos y las fuerzas armadas con ayuda de un drone ya que los restos del bus accidentado se encuentran al fondo de un abismo de más de 100 metros de profundidad y a orillas del mar.

El ministerio ha informado también de que ocho miembros de los servicios de salud mental se encuentran en la morgue más cercana a la zona del siniestro para apoyar a los familiares de las víctimas.

El jefe de la Policía de Carreteras, Dino Escudero, ha precisado que el autobús salió la mañana del martes desde la ciudad norteña de Huaura rumbo a Lima.

El accidente se ha producido en la carretera Panamericana Norte, a unos 45 kilómetros de Lima, en una zona conocida como "La curva del diablo", que recorre un acantilado sobre el océano Pacífico. El autobús transportaba a 57 personas en total.

El lugar ha sido escenario de incontables accidentes de tránsito durante décadas dado que es una carretera con mucha circulación de vehículos pesados, en un camino sinuoso, de curvas cerradas y cubierto de neblina por la cercanía al mar.

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski,ha dado instrucciones al Ministerio de Transportes para que inicie un acuerdo con el concesionario NorVial para ampliar la autopista a tres carriles de cada lado, con el fin de eliminar el uso del serpentín de Pasamayo.

El siniestro se produjo hacia las 11.40 horas del martes (16.40 GMT), al parecer después de que el autobús fuera impactado por un tráiler, que "ya ha sido detenido en el lugar". Las autoridades interrogan al conductor para determinar los hechos y evalúar los controles de velocidad de ambos vehículos.

Fuentes de los rescatistas han dicho a Efe que el autobús cayó a un acantilado de unos 160 metros de profundidad, en una zona escarpada y rocosa que es batida por el océano Pacífico.

Según cifras de la Policía, citadas por la prensa, al menos ocho personas mueren a diario en Perú por accidentes de tránsito.

ESPACIO ECO