VIRALES
03/01/2018 18:03 CET | Actualizado 04/01/2018 16:43 CET

Lucía Etxebarría carga contra Cristina Pedroche por su vestido de Nochevieja

En un texto titulado 'Complicidad social y patriarcado' en 'El Periódico'.

Agence Opale

La escritora Lucía Etxebarría ha dedicado su columna en El Periódico a cargar contra el vestido que Cristina Pedroche llevó en Nochevieja para dar las Campanadas junto a Alberto Chicote en Antena 3.

En un texto titulado Complicidad social y patriarcado, Etxebarría afea que "por cuarta vez" se haya visto en televisión "a una mujer semidesnuda que sale a un balcón en la noche más fría del año acompañada de un señor bien tapadito".

"Ella va casi desnuda, pero él no, porque las mujeres estamos para satisfacer la pulsión sexual del hombre", asegura la autora de Acantilado.

"Desde el momento en que nos creemos a las víctimas y vemos normal perpetuar estereotipos en los que las mujeres deben ser bellas y vistosas para poder ser mediáticas mientras que un hombre como Chicote no necesita ser atractivo para serlo", explica.

Y sentencia: "Mientras a las mujeres se las valore por su belleza y no por sus acciones y sigamos dudando de la víctima por sistema, seguirá habiendo depredadores como los de La Manada o como el presunto asesino de Diana. O como los furbolistas de Aranda".

La escritora no hace mención en su texto al mensaje que mandó Pedroche a la audiencia momentos antes de las Campanadas.

"2017 me ha enseñado muchísimas cosas, ha sido un año de aprender. Y por un lado quiero pedir algo muy necesario como salud, trabajo, mucho amor y paz para todo el mundo. Y lo pido de corazón. Y también de corazón voy a pedirle a 2018 algo no tan típico en las campanadas: me gustaría que fuera el año de la tolerancia cero contra la violencia de género. El año del fin de las violaciones y del acoso verbal o sexual. Que en el año 2018 por fin quede claro que no es no y que nos queremos vivas. Y también de corazón lo pido, que en 2018 se acabe el juicio sobre nuestro cuerpo. No sólo duelen los golpes. Valemos muchísimo y nos merecemos todo el respeto".

EL HUFFPOST CON ROYAL CANIN