NOTICIAS
04/01/2018 17:46 CET | Actualizado 04/01/2018 17:48 CET

La insólita batalla por cambiar o dejar como está el nombre "pornográfico" de esta calle

El nombre de "Bell End" tiene orígenes medievales, pero también es igual al de un término coloquial que se usa para referirse al pene.

MAPS

Hace unas semanas, un grupo de vecinos de Rowley Regis, un pequeño pueblo inglés, lanzó una petición en Change.org para cambiar el nombre de una de las calles de la localidad. ¿El motivo? Que "Bell End", en el habla común, es un término malsonante que se utiliza para referirse al pene.

En su petición, estos vecinos explicaban que la calle en cuestión había merecido el dudoso honor de ser incluida en todos los ránkings de calles con nombres groseros y que era una fuente de problemas para los niños, pues son objeto de bromas e insultos por la denominación de su lugar de procedencia.

Una concejal de Rowley Regis, Barbara Price, explicó en declaraciones recogidas por Indy100 que "si varias personas encuentran ofensivo el nombre y los niños están siendo atacados por ello, evidentemente es un problema. Haré consultas con los habitantes y pediré al ayuntamiento que aclare qué se puede hacer".

No será tan fácil: ante la iniciativa de quienes quieren acabar con el nombre, otro grupo de vecinos ha lanzado una petición diferente para que el nombre de la calle se mantenga. "Es un nombre histórico, que viene de época medieval y nadie quiere este cambio de nombre. Considermos ofensivo no el nombre de la calle, sino el intento de cambiarle el nombre".

En cuanto al argumento del bullying a los niños, esgrimido por quienes apuestan por quitar el nombre, la respuesta de los partidarios de Bell End es ineqívoca: "Si los niños están siendo acosados por el nombre de su calle, el problema real está en los acosadores, que necesitan educación. Cambiar el nombre de una calle no detendrá su comportamiento".

La iniciativa para mantener el nombre intacto tiene más de 3.000 firmas.