INTERNACIONAL
04/01/2018 18:30 CET | Actualizado 05/01/2018 16:18 CET

Nueva York, en estado de emergencia por una "bomba ciclónica"

La ola de frío polar ha dejado ya 16 muertos en todo el país.

"No es una tormenta de nieve normal, es una tormenta de nieve más vientos de gran velocidad, que crean una situación grave", ha explicado el gobernador del Estado de Nueva York, Andrew Cuomo, que ha declarado el estado de emergencia en varias zonas, incluida la ciudad de Nueva York, ante la fuerte tormenta que se registra desde primeras horas de este jueves. La ola de frío polar que está golpeando Estados Unidos durante esta semana ha dejado hasta el momento al menos 16 muertos en varios estados.

La gigantesca tormenta que amenaza toda la costa este es producto de un abrupto descenso de la temperatura barométrica, que causa un fenómeno extremo conocido como "bombogénesis", también llamado "bomba ciclónica". Las gélidas temperaturas y las rachas de nieve han forzado la cancelación de centenares de vuelos, el cierre de colegios e incluso que el Senado estadounidense suspenda las votaciones que tenía previstas para el resto de la semana. Más de 46.000 personas se han quedado sin suministro eléctrico, según la CNN.

Las autoridades anunciaron la cancelación de muchos vuelos con destino u origen en los aeropuertos de JFK, LaGuardia y Newark, que sirven a Nueva York, y dijeron que los operaciones están en estado de alerta.

Cuomo señaló que, en principio, no está planteada la posibilidad de suspender el servicio en el metro suburbano de la ciudad de Nueva York, que utilizan a diario millones de personas, ni el tráfico en las carreteras del estado, aunque abrió la posibilidad de que pueda prohibirse el tráfico de vehículos pesados en puentes y rutas.

RACHAS DE 100 KILÓMETROS POR HORA

Los vientos más fuertes que se esperan hoy están entre 40 y 56 kilómetros por hora, con rachas de hasta casi 100 kilómetros por hora. La nieve comenzó a caer durante la madrugada en la zona costera de Long Island y de Nueva Jersey, y desde el mediodía afecta con fuerza a Manhattan, en la hora punta del desplazamiento hacia los lugares de trabajo.

Mike Segar / Reuters
Un grupo de personas lucha contra el viento en Nueva York para empujar un carrito de la compra.

El servicio meteorológico prevé que caigan, a lo largo del día, cerca de 30 centímetros de nieve en Long Island y la costa de Nueva Jersey, y la mitad en Manhattan. La zona más castigada es el condado de Suffolk, en Long Island, donde su máxima autoridad administrativa, Steve Bellone, calificó la tormenta como "muy peligrosa".

La Alcaldía de la ciudad decidió suspender anoche las clases en los colegios de Nueva York, y también se han cancelado las actividades en universidades como la de la Ciudad de Nueva York (CUNY).

En Nueva York se esperaba para hoy una temperatura mínima de -4 grados centígrados, con una sensación térmica de -13 grados a causa de los vientos helados, aunque el viernes y el sábado se espera una fuerte caída en la temperatura.

Mike Segar / Reuters
Las carreteras de acceso al Puente George Washington, entre Nueva Jersey y Nueva York, casi vacías y cubiertas de nieve.

En el estado de Nueva Jersey, el gobernador Chris Christie declaró también el estado de emergencia en cuatro condados de la costa atlántica.

Hasta la semana que viene no se espera una mejora de las temperaturas, según ha pronosticado el Servicio Meteorológico Nacional estadounidense, que ha avanzado que la nieve comenzará a desaparecer a últimas horas del viernes, cuando la tormenta se desplace en dirección a Canadá.