NOTICIAS
05/01/2018 11:41 CET | Actualizado 05/01/2018 11:43 CET

El desesperado mensaje de un jugador maliense del Guadalajara: "No tengo para comer"

Moussa Sibidé, de 22 años, pide al club que le pague lo que le debe o le rescinda el contrato.

TWITTER: MOUSSA SIBIDÉ

Moussa Sibidé, jugador maliense de 22 años del Guadalajara en Tercera División, ha pedido ayuda a través de las redes sociales para salir de la situación "crítica" en la que se encuentra.

Sibidé, que llegó con 9 años a España y que tiene dos hermanos pequeños, asegura que, debido a los impagos de su actual club, se encuentra en una situación "insostenible" por la que se ha visto obligado a pedir su baja del equipo tanto al presidente como al entrenador.

El futbolista afirma que sus padres trabajan en el campo y no pueden enviarle dinero "todos los meses" por lo que se haya "en una situación crítica".

Tras exponer sus motivos para dejar el club, Sibidé afirma que el presidente y el entrenador le dijeron que no le darían la baja y que debía seguir entrenando y jugando porque tiene contrato. "Les explico que no tengo dinero para comer y me dicen que pida ayuda a los amigos. ni siquiera se preocupan de lo más mínimo, tener cubiertas mis necesidades básicas", afirma.

"Me siento esclavo, ya que no me dejan abandonar un club que no cumple su parte del contrato, quizás muriendo de hambre puede que me dejen libre"

El jugador dice que le "apasiona el fútbol" y que le "encantaría seguir jugando", incluso perdonando la deuda que tienen con él para "olvidar de una vez esta pesadilla". Además, asegura tener "clubes interesados" en él que podrían darle "una estabilidad económica para poder seguir disfrutando de este deporte" y así no ser "un gasto" para sus padres.

"Pido ayuda pública ante esta situación que me puede costar la salud, pues mi cabeza no deja de dar vueltas día y noche", suplica. "Me siento esclavo, ya que no me dejan abandonar un club que no cumple su parte del contrato, quizás muriendo de hambre puede que me dejen libre. ¿Dónde está la humanidad aquí?", lamenta.

Por todo esto, pide al Guadalajara que le deje libre "así como la intervención de la RFEF y la AFE". "Si además de no pagar mi salario quieren impedir que juegue más al fútbol, así será, y me marcharé con orgullo a casa a cuidar de mis hermanos, así al menos mis padres tendrán un gasto menos y seré feliz junto a quienes me quieren", finaliza.