INTERNACIONAL
10/01/2018 03:06 CET | Actualizado 10/01/2018 03:07 CET

Al menos 13 muertos y 25 heridos por las fuertes inundaciones en California

Hay decenas de miles de evacuados.

EFE
Reilly, uno de los perros del equipo de Bomberos de Santa Bárbara busca víctimas en una casa destruida por el lodo en Montecito, una de las zonas más afectadas.

Al menos 13 personas han muerto y 25 han resultado heridas por las fuertes riadas, inundaciones y deslizamientos de lodo que sufre California (EEUU) en los últimos días, según ha informado este martes la oficina del sheriff del condado de Santa Bárbara.

Las autoridades locales han ordenado la evacuación de unos 7.000 residentes de forma preventiva ante la llegada de las lluvias, a los que se han sumado otras 23.000 personas que han abandonado sus viviendas de forma voluntaria.

Las lluvias han obligado a cerrar varias carreteras y autopistas y a realizar numerosos rescates, como el de una niña de 14 años que quedó atrapada durante horas en su casa de Montecito, que fue destruida por las riadas.

El Cuerpo de Bomberos estima que decenas de personas podrían haber quedado sepultadas por el lodo, por lo que la cifra de muertos podría ascender. Las autoridades estadounidenses han alertado de que las lluvias han afectado en mayor medida porque la zona aún se recuperaba de los incendios.

El Servicio Nacional de Meteorología ha informado de que una de las comunidades más afectadas es Montecito, donde un tercio de las precipitaciones registradas en las últimas 24 horas cayeron en tan sólo cinco minutos.

El condado ha dispuesto un refugio en la Escuela Comunitaria de Santa Bárbara, donde se ha montado una zona para que los residentes dejen a sus mascotas.

LOS INCENDIOS YA HABÍAN DEVASTADO LA ZONA

Las intensas lluvias han provocado "decenas y decenas" de llamadas, especialmente en las comunidades más afectadas por los incendios forestales Thomas y La Tuna, que golpearon duramente la zona en diciembre de 2017, según ha recogido la cadena de televisión ABC.

La desolación dejada por los graves fuegos hizo posible que el agua traída por las tormentas arrastrase escombros y restos de vegetación calcinada, especialmente en el sur del estado.

La temporada de incendios forestales de 2017 consumió cerca de 1,4 millones acres (559.000 hectáreas), según el Departamento de Protección Forestal y Contra Incendios de California (Cal Fire).

Estos fuegos, entre los que estaban cinco de los veinte más destructivos en California desde que se tiene registro, dejaron 46 víctimas mortales.

En un comunicado enviado a Efe, la empresa de energía Southern California Edison ha confirmado que al menos 20.000 personas se han quedado sin servicio eléctrico por las tormentas y la empresa "trabaja para restablecerlo lo más pronto posible".

ESPACIO ECO