POLÍTICA
10/01/2018 09:39 CET | Actualizado 10/01/2018 09:39 CET

El 016 recibió hasta 2015 más de 400.000 "llamadas maliciosas", la mayoría de hombres que insultaban

El 25% de todas las comunicaciones que recibe el servicio "son llamadas insultantes, amenazantes, obscenas realizadas fundamentalmente por hombres"

El médico forense y primer delegado del Gobierno contra la Violencia de Género que ha tenido España, Miguel Lorente, bajo cuya gestión se puso en marcha la línea de atención al maltrato 016, no entiende "de qué se preocupa el Gobierno" porque "los hombres ya llaman al 016": el 25% de todas las comunicaciones que recibe el servicio "son llamadas insultantes, amenazantes, obscenas realizadas fundamentalmente por hombres". Unas 416.000 sólo de 2008 a 2015.

Lo explica en un artículo en su blog con datos del Observatorio Estatal de Violencia sobre la Mujer 2015 (Ministerio de Sanidad) sobre las "llamadas maliciosas" que recibe el 016 y en relación al hecho de que el departamento que dirige Dolors Montserrat decidiese incorporar en la línea un servicio de información para hombres que responderá a cuestiones relativas a igualdad y a procesos de divorcio o custodia, entre otros. Este martes, el Ministerio ha rectificado y ha suprimido la cláusula tras las críticas recibidas.

En su artículo, Lorente explica que durante los años del Ministerio de Igualdad (2008-2011), la media anual de estas llamadas insultantes fue de 80.212, mientras que en los cuatro años siguientes cayó un 68,9% hasta las 24.948. A su juicio, esto "demuestra cómo su origen está en el odio hacia esas políticas de Igualdad y lo que representan en cuanto a significado y cuestionamiento del machismo".

EL 74,9% DE LAS LLAMADAS QUE NO REALIZA LA VÍCTIMA SON TAMBIÉN DE MUJERES

Lorente destaca además que en el 74,9% de los casos en que se recibe una llamada sobre violencia de género que no realiza la propia víctima, es una mujer la que está al otro lado de la línea. "Los hombres deben estar muy ocupados realizando llamadas obscenas e insultantes para detenerse un momento y llamar para intentar ayudar a una madre, hija, hermana, amiga o compañera maltratada por otro hombre", ironiza.

A su juicio este dato "es terrible" porque "refleja el diferente significado que los hombres dan a la violencia de género a partir de las referencias que establece la cultura machista para presentar los casos como factores contextuales en los que la víctima actúa como propiciatoria de la violencia".

"Todo eso es lo que es capaz de generar el machismo como parte de la normalidad, tan normal la situación que el mismo Gobierno que tiene dificultad para sumar los casos de mujeres asesinadas y deja algunos en investigación o no incluye (...), no tiene dificultad alguna para presentar y unir junto a la violencia de género otro tipo de iniciativas, como las que ahora plantea para el 016", señala Lorente.

"SIENDO ABSURDO NO ES UN ERROR"

Plantea qué pasaría si el teléfono de emergencias 112 incorporase por ejemplo, un servicio de asesoramiento sobre temas generales como "el tipo de neumático más conveniente" y se pregunta si el Gobierno "se atrevería a unificar en el teléfono de la DGT toda la información sobre aeropuertos, trenes y barcos, bajo el argumento de que 'todo es tráfico''.

"Es tan absurdo como mezclar cuestiones generales sobre Igualdad que afectan a hombres con la atención e información sobre violencia de género. Pero siendo absurdo no es un error, sino parte de su estrategia", asegura Lorente, quien afirma que desde su llegada al Ejecutivo, el PP "intentó dejar atrás la idea de "violencia de género" para acercarse a la de "violencia doméstica", y de esa manera ocultar las circunstancias específicas que tiene al violencia dirigida contra las mujeres y la construcción cultural que da lugar a ella".

"Ahora lo han vuelto a intentar al incorporar como usuarios a los hombres en un teléfono dirigido a atender a las mujeres que sufren la violencia machista, pues si logran superar este primer obstáculo, el siguiente paso será incluir a los hombres como víctimas de la 'violencia doméstica", y completar de ese modo la desnaturalización del 016 y de la propia violencia de género, que volvería a ser 'doméstica o familiar'', añade.

Lorente considera "indudable" que esta decisión era un error, y no sabe si atribuirlo "a un desconocimiento profundo sobre lo que es y significa la violencia de género" o a "esa estrategia perversa para desnaturalizar la violencia de género". "Y todavía hay quien no entiende por qué pedíamos un pacto de Estado contra el machismo, no sólo contra la violencia de género", zanja su artículo.

EL HUFFPOST CON ROYAL CANIN