INTERNACIONAL
11/01/2018 03:19 CET | Actualizado 11/01/2018 03:19 CET

El troleo del Ayuntamiento de Washington a Rusia al renombrar una calle en honor a un crítico de Putin

Boris Nemtsov fue asesinado en 2015 y ahora tiene un homenaje en la capital de EEUU.

GOOGLE MAPS

El Ayuntamiento de Washington le ha dado un bofetón diplomático a Rusia al cambiar de nombre la calle que da a la fachada de la Embajada rusa en la capital de EEUU.

Un trozo de la Avenida Wisconsin será renombrado, a partir del 27 de febrero, Plaza Boris Nemtsov, uno de los mayores críticos del presidente ruso Vladimir Putin, asesinado en 2015 en plena calle después de pedir manifestaciones masivas en Rusia contra la intervención en Ucrania.

El renombramiento ha sido aprobado por unanimidad en el Ayuntamiento, en honor a "un activista caído de la democracia". Se ha hecho a petición de Marco Rubio, senador republicano por Florida, que lo intentó aprobar primer en el Congreso, sin éxito.

Mary Chen, miembro del Consistorio, considera ampliamente probado que Nemtsov fue asesinado por "sus ideas políticas, su popularidad y sus frecuentes críticas en público al Gobierno ruso", y se jacta de que la Administración Trump ya no podrá quitarle su monumento.

Según revela The Washington Post, la reacción de los líderes rusos no ha tardado en producirse. El líder ultranacionalista Vladimir Zhirinovsky, conocido como "el Trump ruso", ha criticado que EEUU "practique el juego sucio" en una embajada.

Un diputado ruso, Mikhail Degtyaryov, ha propuesto con enfado renombrar el camino de entrada a la embajada "en honor a la política exterior intrusiva de EEUU". Otro diputado ha propuesto que sea Severoamerikansky Tupik, 1, que traducido del ruso sería "Callejón sin Salida Norteamericano 1".

NEMTSOV, EL ASESINATO POLÍTICO MÁS RELEVANTE DE LA ERA PUTIN

La calle cambiará de nombre en el tercer aniversario de la muerte de Boris Nemtsov, gran político de la era Yeltsin en la década de los 90 que cayó en desgracia posteriormente al oponerse a Putin. En febrero de 2015, fue asesinado de cuatro tiros en la espalda al salir de cenar en un restaurante.

El asesinato conmocionó a la sociedad rusa, que se echó a la calle en señal de protesta y acudió en masa a su funeral.

GETTY

El Kremlin niega toda relación con el suceso. En el lugar de su muerte hay un pequeño monumento en su honor que, según el Washington Post, ha sido roto y vandalizado varias veces.

En junio, cinco chechenos fueron condenados por el asesinato, pero la familia de Nemtsov asegura que el verdadero culpable sigue libre. Su hija acudió en diciembre al Congreso de EEUU para pedir el homenaje a su padre que ahora le han dado.

"El régimen ruso quiere erradicar la memoria de mi padre porque considera, con acierto, que los símbolos son importantes y que pueden desencadenar el cambio", defendió.

EL HUFFPOST PARA 'MATAR O MORIR'