TENDENCIAS
11/01/2018 08:23 CET | Actualizado 11/01/2018 08:25 CET

Cantar con los bebés puede ayudar a superar la depresión posparto

"Algo tan accesible como cantar puede acelerar la recuperación de las madres en uno de los momentos más vulnerables de su vida".

Cantar con sus bebés puede ayudar a las mujeres a recuperarse de la depresión posparto con más rapidez, según un estudio publicado en el British Journal of Psychiatry.

El trabajo, llevado a cabo por investigadores del Centre for Performance Science y financiado por el Consejo de Artes de Inglaterra, analizó a 134 madres con síntomas de depresión posparto en grupos separados para ver si al cantar reducían sus síntomas en las primeras 40 semanas tras el parto.

Las mujeres que formaban parte del grupo que cantaba experimentaron una mejora más rápida en sus síntomas en comparación con el otro grupo.

"A muchas madres les preocupa tomar medicación contra la depresión mientras dan de mamar y los resultados de las terapias psicológicas con las madres primerizas son relativamente bajos", afirma la doctora Daisy Fancourt, de la University College de Londres, autora principal del estudio.

"Así que estos resultados son muy emocionantes, porque sugieren que algo tan simple como derivar a las madres a actividades grupales podría contribuir a su recuperación".

GOLFX via Getty Images

Para la investigación, un grupo de mujeres recibió un tratamiento habitual para controlar la depresión posparto, otro recibió 10 semanas de talleres de juegos colectivos y el último recibió 10 semanas de talleres para cantar en grupo.

En estos talleres de canto las madres escuchaban canciones interpretadas por el organizador del grupo, aprendían y cantaban canciones con sus bebés y creaban nuevas canciones que reflejaban aspectos de la maternidad.

Las madres con síntomas "de moderados a severos" de depresión posparto que participaron en el grupo de canto experimentaron una mejora más rápida que las madres que siguieron un tratamiento convencional o que participaron en los talleres de juegos.

La doctora Rosie Perkins, investigadora en el Centre for Performance Science y una de las conductoras del estudio, señala: "La depresión posparto debilita a las madres y a su familia, y nuestra investigación indica que para algunas madres algo tan accesible como cantar con su bebé puede ayudarlas a acelerar su recuperación en uno de los momentos más vulnerables de su vida".

Se sabe que cantar conlleva beneficios para la salud mental, pero hasta ahora no había estudios que mostraran sus efectos sobre la depresión posparto.Trudi Seneviratne

En referencia al estudio, la doctora Trudi Seneviratne, presidenta de la Facultad Perinatal del Colegio Real de Psiquiatras, describe como "emocionante" el descubrimiento de que cantar puede facilitar la recuperación de las mujeres con depresión posparto.

"La organización Breathe Arts Health Research ya ha puesto estos hallazgos en práctica, llevando a cabo talleres de canto en colaboración con la asociación Guy's and St Thomas' Trust" en algunos barrios de Londres, apunta.

"Se sabe que cantar conlleva beneficios para la salud mental de personas mayores y pacientes con demencia, pero hasta ahora no había estudios que mostraran los efectos de cantar sobre los síntomas de depresión posparto", añade la experta.

En efecto, anteriormente ya se había probado que cantar es beneficioso para la salud mental. Un estudio de diciembre de 2017 llevado a cabo por la Universidad de East Anglia descubrió que cantar, particularmente en grupo, es "esencial para ayudar a la recuperación mental".

"La combinación de la canción y el compromiso social produce un sentimiento creciente de pertenencia y bienestar", afirmaron los investigadores en su momento. "La asistencia proporcionó [a los participantes] una estructura, apoyo y contacto que mejoró su funcionamiento y su estado de ánimo".

En 2011, un estudio sueco publicado en el diario Integrative Physiological and Behavioural Science sugirió que cantar estimula la liberación de hormonas "felices" como la oxitocina, que contribuye a reducir los niveles de estrés y la presión arterial.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Reino Unido y ha sido adaptado del inglés por Marina Velasco Serrano

NOTICIA PATROCINADA