TENDENCIAS
12/01/2018 13:36 CET | Actualizado 12/01/2018 13:59 CET

"Estudiar el contexto de 'La Peste' es comprender que la mujer ha vivido y vive en un orden que la somete"

La protagonista de la nueva serie de Movistar+, Patricia López Arnaiz, pone de relieve el lado feminista de la trama

LA PESTE

Este viernes 12 de enero Movistar+ estrena una de las grandes apuestas de ficción española de este año: la serie La Peste, dirigida por Alberto Rodríguez y protagonizada por Paco León, Pablo Molinero, Manuel Solo y Patricia López Arnaiz.

La serie, compuesta por seis capítulos, se sitúa en la espléndida Sevilla del siglo XVI, en la que la temida epidemia que le da nombre y una serie de asesinatos ponen en jaque el sistema social imperante. Una época y una estructura en la que el papel de la mujer quedaba relegado a un segundo plano y que la serie ha querido poner de relieve. Porque la trama principal cede espacio a otras historias que enganchan directamente con nuestra realidad.

La actriz alavesa Patricia López Arnaiz —a la que hemos visto en las películas La herida y El guardián invisible— se pone en la piel de Teresa Pinelo en La Peste. Ella encarna ese papel histórico de la mujer y ella es la que intenta derribar los muros que la arrinconan y la dejan fuera de juego.

"Teresa vive en un contexto en el que la mujer es el sexo inferior, el sexo devaluado, con muchas limitaciones para cualquier actividad artística, intelectual, empresarial... Hay un desprecio hacia el género femenino que se entiende como algo dado por Dios; es una cuestión biológica. Ellas son vulnerables a las tentaciones del diablo, son peligrosas y hay que tenerlas controladas. El lugar en el que la sociedad de la época coloca a la mujer es un espacio muy pequeñito, que tiene que ver con no participar en el espacio público. Solo tiene espacio en el espacio doméstico, en la mancebía y en el monasterio, no hay otro lugar para ellas", cuenta la actriz en una entrevista con El HuffPost.

LA PESTE

En la serie, Teresa es una mujer de la nobleza que ha tenido acceso al conocimiento y a la cultura, que es una pintora de talento y que, tras el fallecimiento de su marido, tiene que enfrentarse a una nueva forma de vida y a unas nuevas reglas del juego.

"En aquella época, en cualquier espacio el control se ejercía bajo la autoridad masculina y ella viene de ser 'hija de' y 'esposa de'. Cuando enviuda pasa de vivir pintando en su desconocimiento, cómodamente, a darse de bruces con la realidad porque cualquier movimiento que quiere hacer es cohibido por la sociedad a nivel de normas y leyes, y también por los hombres que están más cerca. Más con una viuda de esas características, que tiene un capital, un poder y un conocimiento. Este tipo de mujeres son las más peligrosas porque no están bajo ninguna autoridad masculina y tienen muchas herramientas. Por eso se pone mucho esfuerzo en cercarla y en llevarla a esa casilla de la que no debería moverse por peligro a desordenar el status quo. Teresa, de repente, está en este nuevo sitio y es una incomprendida", afirma Patricia López Arnaiz.

La actriz confiesa sentirse encantada con un personaje que se va descubriendo más y más atractivo con cada capítulo. "Porque lo bueno de Teresa es que, como ha tenido acceso al conocimiento y la cultura, pone en marcha esas herramientas que habían estado hibernando. A través de la libertad intelectual, ella tiene una capacidad crítica y puede vivir de otra manera".

UN REPARTO MUY CORAL

EFE

Cuenta la actriz que, para ella, la verdadera protagonista de La Peste no es otra que la ciudad de Sevilla en el siglo XVI. "El thriller es la excusa para contar la época de la manera más rigurosa... El resultado es casi documental, algo que se ha visto muy poco. Se conoce la época a pie de calle y hay un gran trabajo de documentación detrás. Además, tiene una calidad estética y una potencia visual espectacular".

Al margen de la ciudad andaluza, el reparto es muy coral, aunque es indudable el peso de los personajes masculinos. Eso sí, "en la serie hay tres personajes femeninos muy importantes. Uno de ellos es Teresa; el otro Eugenia, la prostituta; y el último, Leandra, una joven humilde muy despierta que se busca la vida como puede. Con ellas conocemos el sistema de género de la época, cómo se ordenaba y cuál era el papel que les tocaba. Y sin ellas no se tendría el cuadro completo de ese tiempo. Estos tres personajes femeninos están muy bien perfilados y cuentan historias de personas, que tienen cuerpo de mujer. Pero no es esa tradición androcentrista que contaba la historia de la mujer al servicio de la historia del hombre. Son personajes con pleno derecho".

Escuchar hablar de todo esto a Patricia, nos hace pensar, de forma inevitable, en lo que está ocurriendo en la actualidad con la mujer y la ola de feminismo despertada. "Lo interesante de estudiar el siglo XVI es que comprendes el ahora, ves que la mujer ha vivido y vive en un orden político y social que la somete y que la hace inferior al hombre. Ha estado constreñida, sometida incluso por la fuerza. Y eso no sucede solo a base de normas y leyes, sino que se trata de implantar una creencia que se instala en el ADN y que hace que la gente ni lo ponga en duda".

"Hay una frase de Virginia Woolf que me gusta aplicar en todo esto: 'La historia de la oposición de los hombres a la emancipación de la mujer es quizás mucho más interesante que la historia de la emancipación en sí misma'. Hay una resistencia sistemática que es muy interesante de analizar: ¿qué pasa con esa oposición? Estoy de acuerdo con lo que está sucediendo en Hollywood y en todo el mundo con el feminismo. Estoy totalmente de acuerdo con que se ponga voz. Hay gente que se lo cuestiona como solo una moda. Y a lo mejor es algo estético. Pero esa es otra cuestión", afirma rotunda la actriz.

Ya disponible la temporada completa de La Peste en el servicio bajo demanda de Movistar+.

ESPACIO ECO