TENDENCIAS
19/01/2018 18:50 CET | Actualizado 19/01/2018 18:51 CET

El lujo en China se vende en Toplife

Las grandes marcas buscan fiabilidad.

Las grandes multinacionales del lujo llevan meses diseñando su estrategia comercial online en China. Y lo están haciendo de dos maneras. Por un lado, con su estrategia de defensa en los tribunales contra Alibaba (el Amazon chino) y la venta de sus productos (originales y falsificaciones); y por otro, buscando fórmulas atractivas para no perder su esencia en la red de redes.

Saint Laurent, la firma del grupo de superlujo Kering, acaba de anunciar que su apuesta en China se llama Toplife, una plataforma perteneciente a JD.com "segura e independiente" que garantiza que se mantiene todo el glamour y la calidad de Saint Laurent.

Getty Images

La apuesta del grupo Kering no es baladí. Por un lado deja claro que Alibaba, que vende productos de lujo a través de la plataforma Tmall, tiene un problema serio de credibilidad. Además, mantiene la convicción de que el mercado chino online es fundamental para el crecimiento de la venta de los productos de lujo. China se ha convertido en los últimos años en un mercado absolutamente necesario para el sector.

Tras Estados Unidos, las ventas online de lujo en China son las que más se han disparado pese a la crisis, y, aunque las cifras no son como las de hace cinco años a causa de la reforma fiscal, las previsiones no pueden ser más optimistas. Con 100 millones de personas consideradas millonarias y 200 millones de personas de clase media consumidora, el mercado del lujo y del lujo asequible no se puede perder. Junto a la necesidad de competir en el mercado chino está la imperiosa obligación de luchar contra la falsificación de los productos que se venden también a través de la red y que ha llevado a que las grandes marcas de lujo se enfrenten en un Tribunal de Nueva York al gigante Alibaba.

WireImage
Jeff Bezos

La llegada de JD.com ha dado a las firmas de lujo la tranquilidad de que los productos que se venden en su plataforma no solo son reales, sino que son las propias marcas quienes gestionan su site, la imagen y la venta directa. Un intento que ya había hecho Jeff Bezos a través de Amazon y que aún no ha conseguido.

Saint Laurent ya había dado un primer paso el pasado mes de agosto cuando la marca, bajo la dirección artística de Anthony Vaccarello desde abril de 2016, anunció el lanzamiento de una web de ventas online en China a través del portal de lujo inglés Farfetch. El acuerdo se basó en la asociación entre Farfetch y JD.com, en la que este último pagó 355 millones de euros en junio de 2017 para convertirse en un importante accionista de la empresa británica.

La Perla, Rimowa o Trussardi son otras firmas de lujo que han apostado por Toplife en los últimos meses. Según el último informe de Bain &Co, los chinos compran el 30% de los productos de lujo a nivel mundial y en los próximos años se espera que este mercado crezca, especialmente porque los millennials chinos están demostrando una obsesión por el consumo inmediato a través de sus dispositivos mucho mayor que en otros mercados como el estadounidense o el europeo.

BALLANTINE'S PARA EL HUFFPOST