TENDENCIAS
20/01/2018 19:16 CET | Actualizado 20/01/2018 19:16 CET

Un hotel de Dublín veta a todos los 'influencers'

Una 'youtuber' había pedido pasar cinco noches gratis en el establecimiento a cambio de publicidad.

Youtube: Elle Durby

Un hotel en Dublín, The White Moose Café, ha decidido prohibir la entrada en todas sus instalaciones, tanto en las habitaciones como en la cafetería, a todo tipo de influencers. La decisión se produce a raíz de las críticas que ha recibido el hotel por negarle una invitación a la youtuber Elle Durby. La joven de 22 años había solicitado en un correo electrónico al hotel una estancia por San Valentín de cinco días con su pareja a cambio de publicidad.

El responsable de la cuenta de Facebook del hotel difundió la respuesta a la petición de la joven junto a una imagen del mail recibido de la youtuber, pero con la identidad tachada.

Petición de la youtuber: "Les escribo en busca de una posible colaboración en redes sociales. Trabajo como influencer en redes sociales, principalmente en temas como estilo de vida, belleza y viajes. Tengo alrededor de 87.000 suscriptores en Youtube y unos 76.000 seguidores en Instagram. Mi pareja y yo estamos planeando ir a Dublín para pasar el fin de semana de San Valentín, del 8 al 12 de febrero, y conocer la zona. Al buscar lugares para hospedarme, encontré su impresionante hotel y me encantaría enseñarlo en mis vídeos de YouTube y en mis historias y publicaciones de Instagram para llevar clientes a su hotel y recomendarles a otras personas que hagan reservas en su establecimiento. A cambio del alojamiento gratuito. El año pasado trabajé con el hotel Universal Orlando en Florida y fue genial para ellos".

Respuesta del hotel: "Querida influencer. Gracias por tu correo electrónico en busca de alojamiento gratuito a cambio de publicidad. Se necesitan pelotas para enviar un correo electrónico así...

Si te dejo dormir aquí a cambio de salir en un vídeo, ¿quién va a pagarle al personal que cuida de ti? ¿Quién va a pagar a las camareras que limpian tu habitación? ¿A los que te sirven el desayuno? ¿La recepcionista que te registra? ¿Quién va a pagar por la luz y el calor que usas durante tu estancia? ¿Tal vez debería decirle a mi personal que aparecerán en tu vídeo en vez de pagarles por el trabajo que hacen mientras estás alojada? ... Mis mejores deseos. P. D. La respuesta es no".

A lo largo del mensaje, el responsable del perfil del hotel explica también que por suerte ellos cuentan con muchos seguidores y que no les hace falta la publicidad de la joven.

Tras esta respuesta, la influencer decidió subir un vídeo a su perfil de Youtube en el que a lo largo de 17 minutos cuenta entre lágrimas lo humillada que se sintió por la negativa del hotel y por el hecho de que se haya hecho público.

El responsable del hotel, sin embargo, señala que con el vídeo de la youtuber fue ella misma la que se identificó, pues ellos mantuvieron su anonimato en todo momento.

Y con las lágrimas de la joven llegaron las críticas al hotel de los seguidores de la youtuber a través de las redes sociales. Y tras las críticas, el veto del hotel. El responsable de la cuenta de Facebook lo justifica así: "Quizás si tuviese un trabajo de verdad, podría pagar por bienes y servicios como todo el mundo", concluye.​​

ESPACIO ECO