POLÍTICA
26/01/2018 19:02 CET | Actualizado 26/01/2018 19:21 CET

Las razones del Consejo de Estado para no avalar el recurso del Gobierno

El Ejecutivo solicitó un informe para justificar la impugnación de la candidatura de Puigdemont y seguirá con ella a pesar del dictamen en contrario.

EFE

El Consejo de Estado cree que los argumentos del Gobierno para solicitar la impugnación de la candidatura de Carles Puigdemont a la presidencia de la Generalitat de Cataluña se basan en "hipótesis". Eso es lo que se desprende del dictamen no vinculante con el que el órgano consultivo contestó este jueves al Ejecutivo, en el que no avala la presentación de un recurso ante el Tribunal Constitucional para impedir la investidura del expresident huido a Bélgica. El gabinete de Mariano Rajoy, a pesar de ello, seguirá adelante.

En su escrito, el Consejo de Estado asegura que la pretensión del Gobierno de abortar la investidura de Puigdemont entra dentro de las impugnaciones "preventivas o hipotéticas" que, advierte, la jurisprudencia del Tribunal Constitucional no avala.

De acuerdo con esta jurisprudencia, añade el dictamen, la propuesta del candidato a la Presidencia de la Generalitat "no puede considerarse contraria al orden constitucional" con base a una hipótesis "de imposible constatación".

"El Tribunal Constitucional debe pronunciarse -según sus propias palabras- respecto a los preceptos impugnados, no sobre eventuales e hipotéticas interpretaciones de los mismos", insiste.

A su juicio, el Gobierno presupone que Puigdemont no va a hacer acto de presencia en el Parlamento de Cataluña, bien porque permanece en Bruselas donde se encuentra huido o bien porque es detenido nada más entrar en territorio nacional.

"La propuesta considera como un hecho cierto la futura incomparecencia a la sesión de investidura del candidato propuesto. El Consejo de Estado debe hacer notar la diferencia entre la verosimilitud de una previsión y la certeza de su realización", alerta.

Además, señala que tampoco se puede dar por segura "la efectividad de la detención del referido candidato" ni tampoco "el contenido de las decisiones judiciales que pudieran adoptarse en el futuro" en contra de Puigdemont en caso de que regresara a España y fuera conducido ante la autoridad judicial.

Pese a ello, el dictamen coincide con el Gobierno en que Puigdemont tiene el "deber constitucional" de comparecer personalmente a la sesión de investidura y su presencia "es un requisito de validez" para el acto de otorgamiento de la confianza parlamentaria, aunque insiste en que su ausencia de la sesión es, a día de hoy, una mera "hipótesis".

Por todo ello, el órgano consultivo considera que no "existen fundamentos jurídicos suficientes" para la impugnación de la propuesta de candidato a presidir la Generalitat formulada por el Presidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent, el pasado lunes.

A pesar de este informe desfavorable, el Consejo de Ministros ha autorizado hoy al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a recurrir ante el Tribunal Constitucional la propuesta de candidatura de Puigdemont al entender que tiene la obligación política y jurídica de evitar con todos los 'instrumentos legales' a su alcance que un fugado de la Justicia sea presidente de la Generalitat.

El dictamen del Consejo de Estado ha sudo publicado este viernes en el BOE.

NOTICIA PATROCINADA