TENDENCIAS
29/01/2018 07:58 CET | Actualizado 29/01/2018 10:26 CET

Alfara Gráfica: el lugar de las oportunidades para los artistas, incluso si no tienen recursos

Un punto de encuentro de artistas de todo el mundo donde compartir conocimiento, experiencias y métodos de trabajo.

ALFARA GRAFICA

A Antonio le gusta dibujar desde que tiene uso de razón. Ha pasado por la carrera de Bellas Artes y por una escuela de arte. Su pasión es el grabado. Pero vive pensando qué será de su futuro y cómo podrá ganarse la vida. No tiene recursos para tener un taller de grabado en casa y depende de lo que puede hacer cuando su escuela está abierta. El verano pasado descubrió Alfara Gráfica, un lugar idílico en la provincia de Salamanca que da a algunos artistas la oportunidad de pasar 15 días trabajando en sus talleres, con alojamiento y material incluido, a cambio de que cedan una de sus obras cuando se vayan.

No se lo pensó dos veces cuando un profesor les habló en clase de la finca. ¿Un lugar donde te dan alojamiento y material durante dos semanas por ceder una obra? ¿Dónde está el truco? Fue así como contactó con Dulce Pérez, una de las dueñas del lugar: "Fue muy amable conmigo e hizo que todo fuesen facilidades". Alfara pretende ser un punto de encuentro de artistas de todo el mundo que comparten conocimiento, experiencias y métodos de trabajo en un lugar tranquilo en medio del campo.

Alfara Grafica
Alfara es una gran finca que cuenta hasta con piscina.

¿CÓMO NACIÓ ALFARA?

Los padres de Alfara son Dulce Pérez y Alfonso Santos. Dulce se encarga de coordinar las visitas: "En 2006 abrimos una sala de exposiciones en Oviedo para obras que tuviesen que ver con el papel, sobre todo el grabado. Dos años más tarde pudimos hacer una casa en Salamanca y quisimos abrir un taller pequeño para artistas que quisiesen trabajar aislados".

Tras inaugurarlo, decidieron hacerlo más grande y abrieron un taller más grande: "Tenemos como 150 metros de taller con capacidad para quince personas. Nuestra idea es recibir a la gente para que trabaje aquí y disfrute". Cuentan con varias habitaciones donde los artistas pueden alojarse, así como con varios metros de terreno y hasta una piscina.

Alfara Gráfica

¿QUÉ BENEFICIO SACAN?

Dulce no pide mucho. Lo que ganan con estas becas a diferentes artistas es "una pequeña colección". Para ir a Alfara no tienes por qué haber estudiado algo que tenga que ver con arte: "Tienen que presentar un proyecto y un currículo que sea interesante. Tienen que tener inquietudes. Siempre es gente que tiene algo dentro".

A la deriva. Adrift. #serigrafia #serigraphy

Una publicación compartida de

Una de las obras de Antonio en su cuenta de Instagram

Aunque no descarta que "con el tiempo, el centro llegue a constituirse como algo reconocido", no es lo que busca. Su objetivo es dar oportunidades a aquellos que no las tengan a mano y crear un ambiente artístico y motivador: "En principio está abierto a cualquier disciplina artística, pero el material de grabado suele ser el que la gente no tiene en casa. Así que casi todos terminan haciéndolo".

"Ganamos la experiencia de convivir, la sensación de saber que sirves de apoyo a mucha gente, que les brindas una posibilidad. Y además, nos llevamos una colección de obras que podemos exponer", explica. La financiación proviene de su propio bolsillo: "Son nuestros ahorros. En su día pensamos crear una fundación, pero es complicado. De esta manera tenemos más libertad y no hay que rendir cuentas a nadie".

Alfara Gráfica
El taller de grabado.

En Alfara se pueden hacer grabados, pintar, tocar instrumentos, cantar... El taller cuenta con un tórculo grande y mucha iluminación. También tienen un tórculo pequeño y una prensa litográfica, piedras para litografía, gubias, rodillos... Todo financiado por Dulce y su pareja, que confían en la buena voluntad de sus visitantes: "Las cosas funcionan solas, les pedimos que cuiden todo, ya que si alguien estropea algo, el siguiente lo encontrará roto".

¿QUÉ SUPONE PASAR POR ALFARA?

Para Antonio, Alfara ha sido una gran oportunidad en su carrera. Cuando llegó, quedó maravillado con lo que tenía delante: "Fue una sorpresa muy grande. No me esperaba un sitio tan genial para convivir y trabajar. Todo está muy cuidado".

"Ayuda a desconectar para poder centrarse en el trabajo de una forma ideal: sin presiones y con total libertad", asegura. Para él, "la forma de trabajar autogestionada, los talleres y las distintas posibilidades hacen de Alfara un lugar perfecto para trabajar y disfrutar trabajando".

Alfara Gráfica

El joven artista insiste en el buen trato que recibió por parte de los dueños y la buena convivencia con el resto de personas con las que coincidió en agosto: "La gente era muy agradable y trabajadora. De edades muy variadas". Él siempre se llevará el recuerdo y estará agradecido a los que lo han hecho posible: "Alfara apuesta por gente que ni conoce y les brinda la oportunidad de trabajar de manera profesional. En mi opinión, eso es hacer más por el arte de lo que hacían algunos de los profesores que me dieron clase en la carrera de Bellas Artes".

Gracias a Alfara, Antonio pudo exponer su obra en la Feria de Arte Contemporáneo de Oviedo en el stand de la Sala Alfara. "Era la primera vez que exponía una obra mía y fue gracias a ellos".

"DEJAR UNA OBRA ME PARECE POCO"

En la misma línea que Antonio, Guillermo opina que "da gusto trabajar allí". Al contrario que su compañero de beca, Guillermo no ha estudiado ninguna disciplina artística: "Para gente como yo... Que no he estudiado nada de arte pero me gusta pintar, es una gran experiencia". Les mandó sus dibujos como proyecto para probar suerte y lo cogieron.

Así son los diseños de Guillermo

"Es una oportunidad de la hostia para chavales que se quieren dedicar a esto. La gente allí trabaja mucho. Puedes hacer lo que quieras y con gente increíble que hace cosas parecidas a ti", señala. A él, tener que ceder sólo una obra al final de su estancia, le parece "hasta poco".

EL HUFFPOST PARA HONEST