VIRALES
01/02/2018 08:23 CET | Actualizado 01/02/2018 10:04 CET

Ella le cuenta su vida, él la ignora mientras le cuenta la suya y termina siendo la cita más rara de 'First Dates'

"Yo llegó un momento en el que dije, pues bueno, pues me callo, porque total estoy intentando hablar y me estás interrumpiendo...habla, escucho, dime"

CUATRO

Desconcertante, surrealista, extraño... la cita más rara de la historia de First Dates —de Cuatro— llegó este miércoles. A ver, para ser más concretos, se podría decir que más que una cita entre Iria, viguesa de 27 años, con David, barcelonés de 34, fue una cita de Iria, por un lado, y de David, por otro.

¿Por qué decimos esto? Porque la conversación de Iria y la de David no tenían nada que ver entre sí. Se podría decir que eran dos conversaciones autónomas en paralelo sin nexo aparente.

Iria buscaba un chico extraño, con algún defecto, que no fuera perfecto. Pero la particularidad de David era una que ni ella pudo llegar a asimilar: el chaval no escuchaba a su interlocutor y soltaba sus mensajes, con independencia de lo que le dijesen.

Ejemplos hubo... todos. Así, cuando Iria intentó explicar su curriculum amoroso, David, sin venir a cuento, le mostró su antebrazo para que viese su tatuaje: "A ver, te explico: yo tuve tres novios serios yyyy... el de en medio, el anterior al último, y le regalé un Sheldon Cooper que mueve la cabeza y... ¿qué tienes?". En ese momento, y sin venir a cuento, el chaval le cambió de tema y, mostrándole un tatuaje en su antebrazo, le explicó que significaba "amistad".

"Es que yo intenté sacar el tema de amor, pero es que no me lo contestó. Cada vez que intentaba hablar algo me interrumpía y pasaba de mí, o lo poco que hablaba, ni me escuchaba", explicó luego ante la cámara Iria.

Quizás el remate llegó con esta conversación:

- Iria. ¿Cuántos hermanos tienes?

- David. Uno, se casó el 2 de octubre.

- Iria. Yo soy hija única...

- David. Soy el padrino de la boda...

- Iria. Felicidades...

"Yo creo que David pocas novias ha tenido, más bien poca relación con las mujeres, porque no sabe cómo hablar con una mujer, no sabe cómo tratar a una mujer", reflexionó Iria ante la cámara.

Otro ejemplo de esa descoordinación manifiesta se pudo apreciar en esta otra charla:

- Iria. Soy hija de divorciada, no creo en el amor para toda la vida.

- David. Ahora no se lleva el amor, ahora lo que se lleva es vivir...

- Iria. No creo en el amor para toda la vida...

- David. Lo suyo es vivir en pareja...

"Yo llegó un momento en el que dije, pues bueno, pues me callo, porque total estoy intentando hablar y me estás interrumpiendo...habla, escucho, dime", reconoció Iria, mientras David seguía a lo suyo: "Pues mis padres están casados ya desde hace... 28 años... o 29 años", acertó a decir.

La sentencia final se veía venir:

David sí hubiera tenido una segunda cita con Iria, porque "es simpática, me gusta, le gusta escribir, los videojuegos, el Japón... todo esto".

Con Iria llegó el bajón "No tendría una segunda cita porque me interrumpiste un montón de veces, sólo te interesabas por ti, yo, yo, yo, yo..."

El chaval que, todo hay que decirlo, parecía muy buena gente, reconoció su error: "Tienes razón, lo siento mucho..."

Iria le pasó la mano por el lomo a David, asegurando que le caía "muy guay", pero...

Si quieres leer más historias como esta visita nuestro Flipboard

NOTICIA PATROCINADA