INTERNACIONAL
02/02/2018 01:47 CET | Actualizado 02/02/2018 01:47 CET

Trump permite la publicación de un informe secreto contra el FBI

Afecta directamente a la investigación sobre la presunta injerencia rusa en las elecciones de 2016.

EFE
El presidente de EEUU, Donald Trump, va a autorizar, "probablemente" este viernes, la publicación de un informe republicano que detalla supuestos abusos del FBI y el Departamento de Justicia en la investigación sobre la trama rusa.

Trump ha tomado después de un proceso de revisión de su contenido en la Casa Blanca, destinado a asegurar que "no revela demasiadas cosas en términos de información clasificada", ha explicado a los periodistas un alto funcionario gubernamental que ha solicitado el anonimato.

"Al presidente le parece bien (publicarlo). No creo que vaya a haber pasajes censurados", ha afirmado, explicando que una vez que Trump informe a los legisladores de su opinión, el memorando "estará en manos del Congreso".

Al presidente le parece bien (publicarlo). No creo que vaya a haber pasajes censurados.Funcionario del Gobierno de Trump bajo anonimato

El Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes votó este lunes a favor de publicar el informe y dio a la Casa Blanca cinco días para decidir si permitía o bloqueaba esa divulgación, un plazo que puede agotarse el sábado o el lunes, dependiendo de si los legisladores cuentan solo los días laborables.

Este miércoles, el FBI expresó en un comunicado sus "serias preocupaciones" sobre los planes de la Casa Blanca de permitir la publicación del informe y alertó de que el documento contiene algunas "omisiones de hechos materiales" que podrían comprometer su "exactitud".

El informe es un arma contra la investigación de la trama rusa

Las advertencias del FBI no han convencido a Trump, quien a menudo ha expresado su frustración por la independencia del Buró y del Departamento de Justicia y ha sugerido que le gustaría tener más poder para controlar sus acciones.

Según The Washington Post, Trump concibe el informe como una herramienta útil para desacreditar públicamente la investigación que lidera el fiscal especial Robert Mueller sobre los lazos entre Rusia y la campaña electoral del magnate en 2016, una pesquisa que él ha tachado de "caza de brujas".

La oposición demócrata teme, incluso, que Trump use el contenido del memorando para deshacerse del 'número dos' del Departamento de Justicia, Rod Rosenstein, y más adelante, de Mueller.

A Trump le gustaría poder controlar las acciones del FBI y el Departamento de Justicia.

La cadena CNN ha informado de que la Casa Blanca está preocupada por la posibilidad de que el director del FBI, Christopher Wray, renuncie en caso de que se publique el informe; y ha indicado también que la agencia no está satisfecha con los cambios que se han hecho en el documento.

No obstante, fuentes citadas por la cadena NBC han asegurado que Wray no tiene planes de dimitir, incluso si se publica el memorando. En cualquier caso, la Asociación de Agentes del FBI ha mostrado su respaldo a Wray y le ha agradecido haber defendido públicamente su "profesionalidad".

Una versión "secretamente alterada" del documento

El informe fue redactado por el equipo del congresista republicano Devin Nunes, un aliado de Trump, quien supuestamente entregó al presidente una versión "secretamente alterada" del memorando, con "cambios sustanciales", según denunció este miércoles el legislador demócrata Adam Schiff.

Según varios informes de prensa, el texto alega que el exespía británico que escribió un famoso dossier lleno de detalles sórdidos sobre Trump, Christopher Steele, aportó mala información al FBI.

Fuentes citadas por la cadena NBC han asegurado que Wray no tiene planes de dimitir.

Con base en esa información, en la primavera de 2017, el FBI decidió ampliar sus actividades de vigilancia sobre Carter Page, que hasta septiembre de 2016 asesoró en política exterior a la campaña electoral de Trump, por sospechar que actuó como agente ruso.

Rod Rosenstein, el 'número dos' del Departamento de Justicia, que tenía autoridad sobre la investigación del FBI acerca de la trama rusa, solicitó entonces a un juez efectuar ese espionaje.

El memorando republicano acusa a Rosenstein y al FBI, de acuerdo con reportes de prensa, de no haber informado correctamente al juez que autorizó la vigilancia sobre los motivos para pedirla.

Acusa al FBI de no haber informado correctamente al juez que autorizó el comienzo del espionaje sobre el equipo de campaña de Trump.

Trump no puede despedir a Mueller si Rosenstein no autoriza el despido, dado que ese funcionario tiene responsabilidad sobre la trama rusa, por lo que el memorando podría dar munición al presidente para deshacerse de ambos.

Los líderes republicanos de la Cámara Baja, Paul Ryan, y del Senado, Mitch McConnell, han defendido la publicación y el contenido del informe. "Si se cometieron errores y se hizo algo mal, es nuestro trabajo como Poder Legislativo supervisar a la rama ejecutiva si se cometen abusos", ha apostillado Ryan.