INTERNACIONAL
02/02/2018 17:17 CET | Actualizado 02/02/2018 18:50 CET

El padre de dos víctimas de Larry Nassar intenta agredirlo durante un juicio por abuso sexual

"¡Quiero a ese hijo de puta!" le gritó mientras se abalanzaba sobre el exmédico de la selección de gimnasia de EEUU.

Randall Margraves, el padre de dos víctimas del depredador sexual Larry Nassar intentó agredirlo en el juzgado este viernes, mientras se celebraba otro juicio más al que ya es considerado el mayor depredador sexual de Estados Unidos.

AFP
Larry Nassar durante el juicio en Charlotte (Michigan)

Randall Margraves se precipitó sobre Nassar gritando, después de haber escuchado los testimonios de sus dos hijas sobre los abusos sexuales, pero varios agentes de policía lo sujetaron en el suelo, antes de que alcanzara al exmédico de la selección de gimnasia de EEUU.

"¡Quiero a ese hijo de puta!", gritó Margraves mientras lo esposaban.

REUTERS

REUTERS

REUTERS

REUTERS

REUTERS

Las hijas de Randall Margraves, Madison y Lauren, acababan de dar su testimonio, explicando que otra de sus hermanas también fue víctima de Nassar, cuando su padre pidió al juez que lo dejara solo "cinco minutos en una habitación cerrada con ese demonio".

En un principio el comentario suscitó risas en la sala de la audiencia y la juez Janice Cunningham respondió: "No puedo hacer eso", pero entonces Margraves se abalanzó sobre Nassar, que estaba siendo trasladado fuera de la sala. La sesión quedó interrumpida.

Según la acusación, al menos 65 presuntas víctimas testificarán contra el exmédico, en el mayor escándalo sexual de la historia del deporte en Estados Unidos.

Otro juicio por abuso sexual

Este juicio es otro más al que se enfrenta Nassar por abusar sexualmente de mujeres. La semana pasada, la jueza Rosemarie Aquilina dictó contra él una condena de 175 años de prisión por abusar de, al menos, 168 jóvenes gimnastas, muchas de ellas niñas, cuando ejercía como médico del equipo olímpico estadounidense.

Y, anteriormente, Nassar ya había sido condenado a 60 años por posesión de pornografía infantil.

Además de hacer justicia con las víctimas, los juicios contra este abusador constituyen una victoria judicial del creciente movimiento de resistencia ante los abusos sexuales protagonizado por muchas mujeres en todo el mundo.

EL HUFFPOST PARA ENDESA