INTERNACIONAL
06/02/2018 03:16 CET | Actualizado 06/02/2018 03:29 CET

El contra-informe demócrata sobre la investigación rusa del FBI, en manos de Trump

El comité de la Cámara de Representantes ha aprobado su publicación unánimemente.

EFE

El Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes de EEUU ha dejado en manos de Donald Trump la publicación del informe de los demócratas sobre la investigación de la presunta injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016. Eso sí, ellos han votado unánimemente por que se haga.

La Casa Blanca cuenta con cinco días para revisar el texto y decidir si finalmente publica la versión opositora al polémico informe elaborado por los republicanos que se hizo público la semana pasada.

El informe conservador, redactado por el equipo del republicano Devin Nunes, un aliado de Trump que preside el Comité de Inteligencia, denuncia supuestos abusos en el procedimiento que siguió el FBI para poder vigilar las comunicaciones de Carter Page, que fue asesor de la campaña del magnate.

Sin embargo, los demócratas del Comité aducen que el memorando de Nunes, de cuatro páginas, pretende socavar la investigación criminal del fiscal especial Robert Mueller sobre una posible coordinación entre Moscú y la campaña de Trump para influir en los comicios en los que salió victorioso.

Por ello, insistieron en la publicación de su propia versión de los hechos, algo que los conservadores bloquearon la semana pasada. Los republicanos del Comité que han visto el memorándum demócrata han dicho que se trata de un documento muy detallado y que debería editarse antes de su publicación.

Si Trump lo bloquea, 2/3 de la Cámara podrían sacarlo adelante

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, también ha aludido a la necesidad de proteger las fuentes y métodos de inteligencia para ofrecer un apoyo a su lanzamiento.

"Si se limpia para asegurar que no revela las fuentes y los métodos de nuestra reunión de inteligencia, el presidente de la Cámara apoya la publicación del memorando de los demócratas", señaló la semana pasada AshLee Strong, portavoz de Ryan, en un comunicado.

No obstante, el voto unánime de este lunes da a entender el consentimiento conservador de la publicación del texto, y si Trump la bloquea, la Cámara de Representantes puede votar para anular su bloqueo si logra a favor más de dos tercios de la Cámara.

El director de campaña de Trump estuvo vigilado hasta finales de 2017

Los informes abordan las sospechas del FBI sobre la posibilidad de que Page hubiera actuado como agente ruso. En octubre de 2016 solicitó por primera vez espiar sus comunicaciones a un tribunal confidencial establecido bajo la ley de Vigilancia de Inteligencia Exterior (FISA, en inglés).

Esa ley establece que, para vigilar a un estadounidense, deben hacerse solicitudes separadas cada 90 días, y el informe republicano asegura que hubo cuatro peticiones en total, lo que significa que Page estuvo bajo vigilancia hasta finales de 2017.

Tres de esas solicitudes las aprobó el entonces director del FBI, James Comey, que fue despedido por Trump en mayo de 2017, y otra la firmó el que fuera director en funciones hasta agosto, Andrew McCabe, que renunció a su puesto en la agencia hace una semana.

Tres miembros del Departamento de Justicia, implicados

Tres dirigentes del Departamento de Justicia dieron su beneplácito a la solicitud judicial de vigilancia: Sally Yates, Dana Boente y Rod Rosenstein. Los dos últimos siguen en activo en el Gobierno de Trump.

El informe conservador acusa a todos esos funcionarios de "ignorar u ocultar" en su solicitud judicial "las motivaciones financieras e ideológicas en contra de Trump" de una de las fuentes del FBI: el exespía británico Christopher Steele. La Casa Blanca considerará el texto demócrata "bajo el mismo proceso".

El portavoz de la Casa Blanca, Raj Shah, ha negado que Trump esté considerando despedir a Rosenstein después de las duras críticas que ha vertido hacia él y los rumores que sobre un posible despido. "No hay consideración sobre movimiento alguno de personal en el Departamento de Justicia", ha sentenciado.

Rosenstein fue quien nombró a Robert Mueller como fiscal especial para investigar la trama rusa y actualmente es quien supervisa sus avances desde el Departamento de Justicia.