NOTICIAS
07/02/2018 01:03 CET | Actualizado 07/02/2018 01:03 CET

Plan Internacional denuncia la "invisibilidad" de las niñas en las leyes internacionales

La ONG estudia más de 1.300 normas, tratados y resoluciones y concluye que no contemplan las necesidades reales de un colectivo con doble riesgo de exclusión, por mujeres y menores.

Las niñas son invisibles en las leyes, los tratados, las convenciones y resoluciones internacionales. No es que estén redactadas con términos neutros y no aparezca el plural femenino -que también-, sino que su realidad específica no está contemplada en los ordenamientos que rigen el mundo y que deberían protegerlas. Tienen necesidades particulares, problemas diferentes, riesgos a los que nadie más se expone o, al menos, no en igual medida, pero no aparecen negro sobre blanco en los articulados y declaraciones. Niñas, doblemente arrinconadas como mujeres y como menores, el grupo más excluido del planeta.

Esta es la principal conclusión del informe elaborado por la ONG Plan Internacional, titulado Los derechos de las niñas son derechos humanos, en el que se analizan más de 1.300 textos de todo el mundo, redactados entre 1930 y 2017. Las conclusiones, tanto en el estudio mundial como en el dossier específico sobre España, indican que estos ordenamientos jurídicos y hasta constituciones no ofrecen un abrigo especial a las niñas "ni siquiera en ámbitos como la violencia de género, el matrimonio forzado o la mutilación genital", donde es obvio que ellas, las pequeñas, son las principales víctimas.

Durante décadas se fueron dando pasos, poco a poro, pero Plan Internacional alerta de que el progreso en la atención a las niñas "se ha estancado" en la última década y que, pese al buenismo de determinadas iniciativas, sus derechos han quedado siempre "relegados" en enfoques generales ("infancia", "mujer", "adolescentes", "jóvenes"), sin reparar en que hay realidades en las que las menores necesitan de un énfasis mayor, como en la igualdad real y el progreso en materia de educación, salud, trabajo o vida familiar. La "desventaja" se multiplica si se suman factores como la pobreza, la etnia, la discapacidad o los estereotipos y los poderes del momento y el territorio.

"La invisibilidad de las niñas tiene un efecto directo en sus vidas: una niña es obligada a casarse cada dos segundos, tres millones corren el riesgo de sufrir mutilación genital cada año y más de 130 millones no tienen acceso a la educación. Las niñas sufren violaciones de derechos humanos muy específicas que deben ser contempladas de manera expresa por los convenios y tratados internacionales", resume Concha López, directora general de Plan International en España.

Ni en los textos esenciales

Los expertos que han estudiado los textos jurídicos de todo el mundo, a lo largo de 87 años, sostienen que incluso en los dos textos esenciales sobre menores y mujeres brillan por su ausencia las referencias explícitas. Así, en la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (conocida como CEDAW, por sus siglas en inglés) sólo aparecen las niñas al hablar de forma genérica sobre educación y abandono escolar. Una vez se las nombra al hablar de circuncisión femenina. Sin más. Por su parte, en la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) ni se las menciona, mientras que sí se contemplan supuestos de niños varones, como los niños soldado.

Cuando más se ha introducido el concepto de "niña" ha sido en "instrumentos jurídicos no vinculantes" o el llamado "derecho indicativo internacional", con buenas intenciones pero sin peso específico, o en desarrollos legislativos de peso menor, como los regionales. Algo se empieza a hablar de violencia, educación o discriminación, pero pocos documentos bajan a la arena, a iniciativas sobre empleo o salud reproductiva, el derecho sobre el cuerpo propio o hasta el derecho a heredar, por ejemplo. Lo espinoso, fuera.

(Puedes seguir leyendo tras el gráfico...).

PLAN INTERNACIONAL

El estudio alerta de que en gran parte de los documentos estudiados se observan excesivas "reservas o salvedades", que hacen que determinadas disposiciones puedan quedar fuera de aplicación. Hay gobiernos que no se quieren enlodar en temas espinosos que tienen a las niñas como protagonistas, desde el embarazo precoz al uso de anticonceptivos, pasando por la igualdad en la vida familiar, la información sexual... Entonces, se "resisten" aferrándose a estas reservas, escudándose en cuestiones religiosas o culturales para que todo siga igual. La CEDAW, ratificada por 189 naciones, tiene reservas de este tipo de 48 de ellos. Es la tasa más alta de "peros" en un texto legal internacional, denuncia la ONG.

Hay un problema añadido: si aparecen, a las niñas se las enfoca como a "víctimas" pero no como a "agentes activos de cambio", que pueden invertir la situación.

España, tampoco en violencia de género

En el caso de España, la invisibilidad de las niñas se repite. Hay pocas diferencias con el resto del mundo, más concepción unitaria en los textos y las necesidades específicas de las crías, en el limbo. En las leyes revisadas (en este caso, de entre 1976 y 2015) no aparecen como "grupo demográfico particular". Fue en 2007 cuando por primera vez se incluyeron, en la Ley orgánica para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres, como "sujeto explícito de una especial protección".

"Lo más grave", como explica Emilia Sánchez, directora de Comunicación e Incidencia Política de Plan International, es que las normas españolas no recogen la "vulnerabilidad de las niñas en materia de violencia de género". Las niñas no pueden, por tanto, "hacer valer sus derechos si las leyes no tienen en cuanta los determinantes de género y edad", abunda el informe.

(Puedes seguir leyendo tras el vídeo...).

Pero es que el mal viene de lejos, porque no hay rastro siquiera en la Constitución. El artículo 39 sobre derechos de los niños es eso, de los niños. En todo el articulado se habla de "hijos", "familia"... A partir de ahí, se repite el esquema: en la Ley orgánica 1/1996 de Protección Jurídica del Menor, el máximo regulador sobre niños del país, sin "acciones o medidas específicas", o en las reformas del Código Penal, que apenas es verdaderamente duro con los matrimonios forzosos o la edad se sexo consentido (ahora en 16 años pero que estaba en 13 hasta 2014, una de las más bajas de la Unión Europea). Luego han venido "planes estratégicos nacionales" para desarrollar las normas, con algo más de atención, pero que no son vinculantes.

(Puedes seguir leyendo tras el gráfico...).

PLAN INTERNACIONAL

¿Y cómo cambiamos esta realidad?

Desde Plan Internacional no sólo se plantean diagnósticos, sino también soluciones. Entre sus recomendaciones finales destacan la necesidad de "abordar la doble discriminación" de las niñas, con una toma de conciencia clara por parte de los gobernantes; la extensión del lenguaje inclusivo en la redacción de normas y decretos y la puesta en marcha de medidas contra la invisibilidad -pide que se designe un relator de Naciones Unidas para defender los derechos de las niñas, un enfoque claro sobre las pequeñas sobre todo en grandes ramas como ONU Mujeres y Unicef, más interacción entre los grandes textos de protección y nuevas agendas, que tengan en cuenta necesidades específicas-.

Además, reclama normas y marcos que "reflejen" mejor los desafíos que enfrentan las niñas, sus necesidades e identidades, con políticas "progresistas", e insta a los estados a que cumplan con las normas internacionales, ratificando todos los textos disponibles, olvidando las reservas y desagregando datos, además, para poder ver por separado la realidad de niños y niñas.

En el caso particular de España, la ONG se centra en pedir que se atiendan de forma particular los matrimonios forzados, la mutilación genital y, sobre todo, la violencia de género. "Dada la fragmentación del ordenamiento legislativo y jurídico español en materia de protección de las niñas y la persistente invisibilidad de sus derechos específicos -se lee en el informe-, es crucial promulgar una Ley Integral de protección ante la violencia contra la infancia que aborde las diferentes formas de violencia que sufren las niñas, dirigiéndose a la violencia psicológica, física y sexual, tipificando el acoso callejero y escolar, y mejorando las medidas de protección frente al matrimonio forzado, el matrimonio infantil, la mutilación genital femenina y la prostitución de las niñas, entre otros, desde un enfoque de derechos humanos, infancia y género. Es preciso articular respuestas que comprendan la detección y derivación de casos, el adecuado apoyo a las niñas víctimas y la previsión de procedimientos judiciales y protección adaptados a ellas".

Finalmente, reclama que se apruebe un "plan nacional de acción contra la violencia hacia la niña". Este texto debe "garantizar sus derechos de atención, protección, justicia y reparación, y que asegure, mediante la asignación del presupuesto adecuado, la formación y los sistemas de denuncias, evaluación y rendición de cuentas del conjunto de profesionales que debe ponerlo en práctica".

Coincidiendo con la publicación del informe, Plan International ha lanzado la mayor plataforma de documentos jurídicos sobre derechos humanos, con más de 1.300 tratados, convenciones, leyes y normativas no vinculantes. La Girl's Rights Platform va dirigida a facilitar el trabajo de grupos de defensa de los derechos de la infancia, políticos, juristas, activistas y otros grupos de la sociedad civil que trabajan por la defensa de los derechos humanos.

Los Derechos De Las Niñas Internacional (Plan Internacional) by El HuffPost on Scribd

Los Derechos de las Niñas en España (Plan Internacional). by El HuffPost on Scribd

NOTICIA PATROCINADA