VIRALES
07/02/2018 08:22 CET | Actualizado 07/02/2018 13:47 CET

Se sienta en la mesa frente a su cita de 'First Dates' y lo que se encuentra delante le da ganas de salir corriendo

Daba la impresión de que el chaval llevaba una década sin comer: "Sí que tiene hambre, el chiquillo".

CUATRO

"Ansia viva", que diría José Mota. Esa fue, grosso modo, la primera impresión que provocó Jonathan, vitoriano de 23 años, en Erika, vizcaína de 19.

Ella tenía ganas de encontrar a alguien en First Dates —de Cuatro—, y él sabía que la primera impresión que genera no es siempre la más adecuada: "De primeras parezco chulo, pero no lo soy", aseguró, como carta de presentación.

Pero no era chulería lo que transmitía. Más bien lo que daba la impresión es que llevaba una década sin comer.

Pincha aquí para ver la cita en la web de Cuatro

Lo primero por lo que el chaval se interesó fue por su cuchara. "Esta es mía, ¿no?", preguntó, momentos antes de lanzarse contra el plato, dejando en un segundo (o tercer) plano a su cita.

La cara de la chica era un poema. No sabía dónde meterse. Parecía casi que Erika temía que se la comiese a ella: "He pensado, 'sí que tiene hambre, el chiquillo".

En un momento de cordura, el chaval levantó la mirada, miró a su cita y le pidió que no se asustara: "Pero cuando como... sí, sí, sí", le espetó.

"Tú tranquilo", le dijo ella, mitad risueña, mitad flipada.

Entonces, llegó la explicación más marciana de la noche en First Dates. Al parecer, el chico tenía que comer regularmente cada dos horas, porque si no le daba un no sé qué con el que no podía: "Es que si no como me pongo nervioso, como cada dos horas... arroz, como un montón, si no como me pongo nervioso", acertó a explicar.

"Cuando veo comida es como que tengo que comérmela, me intento centrar... bueno, las dos cosas, tampoco es cosa de... pero sí, me gusta comer bastante y disfrutar de la comida", matizó ante la cámara Jonathan.

Pese al dubitativo inicio, la realidad fue que la cita transcurrió muy bien. Al final primaron más las ganas de conocerse que el exceso de apetito del joven. Y la cosa acabó muy bien: "Me ha hecho reírme, ha hecho que me lo pase bien con él, y eso es importante como pareja... creo que sí le he gustado", explicó Erika ante la cámara.

Y viendo esta imagen, parece que no iba muy desencaminada:

CUATRO

La sentencia final confirmó las buenas expectativas:

"Me ha parecido agradable, maja, y quiero conocerla", aseguró el chico.

"Me ha parecido un chico atractivo y me lo he pasado muy bien con él", reconoció la chica.

Nosotros, con que no se la coma, nos conformamos... ;)

Si quieres leer más historias como esta visita nuestro Flipboard

EL HUFFPOST PARA ENDESA