INTERNACIONAL
14/02/2018 12:04 CET | Actualizado 14/02/2018 12:25 CET

Una exjefa de seguridad de Oxfam revela denuncias de abusos a menores voluntarios de la ONG

Helen Evans realizó un informe que recopilaba prácticas preocupantes pero la dirección de la organización no le permitió presentarlo.

Helen Evans durante la entrevista en Channel 4 News.
CHANNEL 4
Helen Evans durante la entrevista en Channel 4 News.

Helen Evans, exjefa de seguridad de la ONG británica Oxfam, ha asegurado este martes en una entrevista con la cadena Channel 4 que voluntarios de hasta 14 años denunciaron abusos sexuales por parte de trabajadores adultos de la organización humanitaria. Evans aseguró asimismo que recibió advertencias sobre personal de la ONG destinado a misiones en el extranjero que intercambiaba ayuda humanitaria por sexo.

La responsable en seguridad de Oxfam entre 2012 y 2015 explicó que realizó encuestas para medir el grado de seguridad que disfrutaban los empleados de la ONG y las personas que recibían ayuda por parte de Oxfam. Relató que estaba "muy preocupada" por los resultados de esas encuestas, por lo que se los trasladó a altos cargos de la ONG.

AFP/Getty Images
Una tienda de Oxfam en Glasgow.

"Cuando estaba preparada para presentar el informe ante la dirección de la empresa, me avisaron de que no hacía falta. Le escribí al presidente ejecutivo de la compañía y le pregunté que por qué no había tenido la oportunidad de explicarlo. Me dijo que todo lo que tuviera que decir ya estaba puesto en el informe", dijo Evans.

Evans aseguró que llegó a recibir tres advertencias por abusos sexuales en un solo día en 2015. La primera se refería a una mujer que había sido coaccionada para mantener relaciones sexuales por un cooperante, la segunda a una mujer a la que se le había pedido sexo a cambio de ayuda y por último por un hombre que había sido despedido por un caso de abusos sexuales que se habían tratado de ocultar.

En febrero de 2015 Evans trasladó su preocupación a la dirección, que le respondió que "se llevaría a cabo una revisión de la estrategia de seguridad tan pronto como fuera posible", afirmó.

"Era desesperante porque la falta de recursos de los que disponíamos estaba poniendo a la gente en peligro. Sigo sin entender que no respondieran cuando les llamé y les pedí más recursos para la seguridad de las personas a las que atendíamos", señaló.

Uno de los casos más graves con el que Evans tuvo que lidiar ocurrió cuando un adulto que actuaba como voluntario en una de las tiendas de Oxfam en el Reino Unido asaltó a un chico, también voluntario, que iba a la escuela.

"Eso me preocupó porque me di cuenta que Oxfam no estaba realizando los controles de antecedentes penales que debería y los niños se quedaban solos con adultos que no habían sido investigados", replicó.

NO SE ACTUÓ SUFICIENTEMENTE BIEN

En el programa de Channel 4 también participó el jefe ejecutivo de Oxfam en el Reino Unido, Mark Goldring, quien, preguntado por el caso de Evans, afirmó que se tomaron "en serio" los informes, pero que no se actuó "lo suficientemente bien"

"Me disculpo por no haber actuado lo suficientemente rápido. En 2015, llevamos a cabo un programa para comprobar los antecedentes de los responsables de todas las tiendas y desde entonces lo hemos extendido a todos los voluntarios", explicó.

Goldring destacó que aún así, no se hacen comprobaciones a todos los voluntarios, sino solo a aquellos que actúan de supervisores de otras personas.

La organización humanitaria está envuelta en un escándalo desde que el diario The Times destapó la semana pasada que directivos y cooperantes contrataron a prostitutas tras el terremoto que devastó Haití en 2010.

Los medios británicos han revelado que el mismo equipo ya había recibido quejas similares en una misión anterior en el Chad, mientras el Gobierno del Reino Unido ha indicado que retirará las ayudas públicas a las ONG que no colaboren con las investigaciones relativas a abusos sexuales.

EL HUFFPOST PARA 'MATAR O MORIR'