INTERNACIONAL
19/02/2018 03:04 CET | Actualizado 19/02/2018 03:04 CET

Un presunto yihadista mata a cinco personas en una iglesia rusa

El Estado Islámico ha reivindicado el atentado pero no hay pruebas.

Al menos cinco personas han muerto y otras tres han resultado heridas en el ataque de un hombre armado y posteriormente abatido en una iglesia de Daguestán, en el sur de Rusia, ha informado el Ministerio de Interior de esa república rusa.

"El 18 de febrero, en la ciudad de Kizliar, un desconocido causó heridas mortales a cuatro mujeres disparándolas con una escopeta de caza", ha revelado un portavoz, que ha añadido que en el ataque fueron heridos también una mujer, un policía y un miembro de la Guardia Nacional rusa.

Minutos más tarde, un portavoz sanitario, quien ha cifrado en cinco las personas hospitalizadas tras el tiroteo, ha dado a conocer la muerte de otra mujer herida en el ataque. El estado de otros dos pacientes continúa siendo "grave".

El Estado Islámico ha reivindicado la autoría del tiroteo. La agencia de noticias Amaq, vinculada al grupo yihadista, ha informado de que esta organización sería la responsable, aunque la agencia de noticias Reuters destaca que no se han publicado pruebas que demuestren esta afirmación.

Los investigadores rusos han identificado al atacante, abatido por las fuerzas de seguridad en un tiroteo, un hombre de 22 años oriundo de Daguestán. Según algunas informaciones, llegó al lugar del ataque acompañado por su pareja, que abandonó el lugar cuando comenzaron los disparos.

El individuo abatido no estaba fichado por la Policía o por los servicios secretos, ni militaba en organizaciones radicales, según Europa Press.

El párroco de la iglesia ha relatado al portal RBC que el suceso tuvo lugar después de una misa, "cuando la gente empezó a salir". "Nada más escuchar los disparos, fuimos a cerrar las puertas para que (el atacante) no pudiera entrar. Llevaba un rifle y un cuchillo", recuerda el padre Pável.

NOTICIA PATROCINADA