NOTICIAS
19/02/2018 19:44 CET | Actualizado 19/02/2018 19:51 CET

Por qué Marta Sánchez no va a ver ni un duro aunque lo pete con el himno de España

Los derechos de la actual marcha han pasado a manos del Estado. ¿Y si hubiera letra?

Marta Sánchez, retratada en una gala en Madrid el pasado noviembre.
Getty Images
Marta Sánchez, retratada en una gala en Madrid el pasado noviembre.

Lo sentimos, Marta Sánchez, pero todo apunta a que —por el momento— no vas a poder ver ni un euro por ponerle letra al himno de España. La cantante, que este fin de semana ha revolucionado el país con su composición, ha asegurado que no tiene intención de ganar dinero con su ocurrencia y, de hecho, parece que no va a poder hacerlo.

Según el Real Decreto 1543/1997, de 3 de octubre, es el Estado el que tiene los derechos de explotación del himno de España. Según dicha disposición, el himno nacional es la obra conocida tradicionalmente por Marcha Granadera o Marcha Real Española, versión armonizada en 1908 por el maestro Bartolomé Pérez Casas, que también realizó la armonización e instrumentación de la obra denominada Llamada de Infantes.

Y esto es lo que dice el decreto sobre los derechos de explotación del mismo:

"Dadas las características de estas obras y el carácter oficial de la primera, parece oportuno que los derechos de explotación de dichas obras, que resulten transmisibles, sean adquiridos en exclusiva por el Estado, mediante la oportuna cesión onerosa de los mismos prevista en el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual".

Esto es: el Estado se ha quedado con estos derechos intelectuales dada la relevancia de la obra, convertida en himno, de forma "onerosa", es decir, con alguna contraprestación, pero la explotación deja de estar en manos del que fuera su autor. Esto, respecto a la música, que es lo único oficial en este instante. Si hubiera letra, de Sánchez o de otra persona, sería razonable que se aplicase esta misma filosofía.

¿Llegaremos a ver a los abogados del Estado tratando la letra de Marta?

Marta Sánchez