POLÍTICA
20/02/2018 20:56 CET | Actualizado 20/02/2018 21:01 CET

El juez Llarena mantiene la citación de Anna Gabriel pese a su rechazo a declarar

Varios medios sostienen que, de inmediato, el Supremo reclamará a la Interpol la detención de la exparlamentaria de la CUP.

EFE
El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, en una imagen de archivo.

El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena mantiene para mañana a las 9.30 horas la cita para que la exdiputada de la CUP Anna Gabriel declare como investigada por un delito de rebelión, a pesar de que ésta ya le ha notificado que no piensa acudir y que permanecerá en Suiza.

Llarena, tras recibir el escrito de Gabriel en el que expone que no irá a declarar al Supremo porque cree que en la causa abierta por el proceso hacia la independencia de Cataluña no tiene derecho a "un juicio justo", ha optado por mantener su citación.

Una vez que se confirme su ausencia, al juez le tocará decidir qué pasos da y si inicia el procedimiento para pedir su detención y extradición a las autoridades suizas.

La Fiscalía va a estudiar si solicita al juez que emprenda ese camino, al tratarse de una extradición (en Suiza no rige la euroorden), el juez podría activarla con independencia de que lo soliciten las acusaciones.

Medios como El Confidencial y El Periódico publican este martes por la noche que Llarena pedirá con seguridad el arresto de la política, una vez se confirme su incomparecencia. La petición de arresto, que se cursa a través de la Interpol, servirá para localizarla y comprobar que se encuentra en territorio suizo; debe tramitarse antes de iniciar el procedimiento de extradición, indican fuentes conocedoras del proceso. Por tanto, se pedirá el doble arresto, nacional e internacional, algo que oficialmente no se podrá conocer hasta mañana.

Los antecedentes

En cualquier caso, Llarena ha evitado hasta el momento activar los mecanismos internacionales para conseguir la detención y entrega de los otros cinco fugados: el expresidente Carles Puigdemont y los exconsellers Antonio Comín, Meritxell Serret, Clara Ponsatí y Lluis Puig.

De hecho, al hacerse cargo del caso optó por desactivar las órdenes (europeas e internacionales) dictadas por la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela contra los fugados y tan solo mantuvo el mandato de su arresto en el caso de que regresaran a España.

Esa es una de las opciones que tiene sobre la mesa en el caso de Gabriel, al menos hasta que decida pedir a Bélgica la detención del resto, algo que prevé hacer cuando termine la investigación y dicte auto de procesamiento.

En el caso de Suiza no sería aplicable la orden de detención y entrega europea (euroorden), por lo que Llarena debería solicitar la detención a través de la Interpol e iniciar los trámites de extradición mediante el convenio suscrito entre ambos países.

El Gobierno suizo ha anticipado que, "a priori", este caso parece estar ligado a delitos políticos, por lo que si España pide la extradición sería eventualmente rechazada.

"Persecución política"

La estrategia de defensa anticipada por Anna Gabriel pasará por denunciar una persecución por motivos políticos, dado que Suiza contempla el rechazo a las peticiones de extradición si el procedimiento abierto en el extranjero "tiende a perseguir o castigar la persona por sus opiniones políticas, su pertenencia a un grupo social específico, o por consideraciones de orden racial, religioso o de nacionalidad".

La legislación suiza determina que para aceptar una petición de extradición, "por regla general", al menos una de las infracciones imputadas debe estar sancionada tanto en Suiza como en el país solicitante y dar lugar a extradición en las dos legislaciones.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Anna Gabriel hace un Puigdemont, pasa de ir ante el juez y se queda en Suiza

- 19 cosas que no sabías de Anna Gabriel, exdiputada de la CUP

- La broma de 'El Jueves' sobre Anna Gabriel y la infanta Cristina que arrasa en Twitter