NOTICIAS
20/02/2018 12:09 CET | Actualizado 20/02/2018 12:10 CET

Los pedos de un pasajero obligan a que un avión aterrice de emergencia

Se originó una buena pelea porque el hombre (sin identificar) no podía evitar las flatulencias.

Arndt_Vladimir via Getty Images

A veces los viajes en avión dan asco.

Un vuelo de Dubai (Emiratos Árabes) a Ámsterdam (Países Bajos) tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia en Viena (Austria) después de que surgiera una pelea porque uno de los pasajeros no dejaba de tirarse pedos.

Estos disturbios gaseosos ocurrieron el 11 de febrero a bordo del vuelo HV6902 de la compañía neerlandesa Transavia Airlines cuando dos hombres sentados al lado de otro (aparentemente muy flatulento) armaron un escándalo por los repetidos ataques de gas de este último, de acuerdo con Fox News.

Como el supuesto infractor no paraba, sus compañeros de asiento, asqueados, se quejaron a la tripulación, que al parecer no hizo nada.

En su lugar, el capitán emitió un aviso a los dos demandantes, acusándolos de comportamiento ruidoso y agresivo y amenazándolos, según NL Times.

Cuatro personas expulsadas por la polémica

Como los compañeros de asiento del infractor no dejaban de quejarse, estalló una pelea, según explica el periódico neerlandés De Telegraaf.

Por ello, los pilotos hicieron una parada de emergencia en Viena y expulsaron a los pasajeros que se quejaban, pero aparentemente no al hombre de las flatulencias. Dos mujeres que estaban sentadas en la misma fila que los hombres enfadados también fueron expulsadas del avión.

Las cuatro personas son de ascendencia neerlandesa y marroquí, pero las dos mujeres dicen que simplemente estaban sentadas en la misma fila que los hombres implicados en el incidente.

Ahora las mujeres llevarán a la aerolínea holandesa de bajo coste a los tribunales, de acuerdo con Metro.

"No tuvimos nada que ver con los disturbios. Nos distanciamos de ello. ¿Es que piensan que todos los marroquíes causan problemas? Ese es el motivo por el que no nos dejaron sentarnos", cuenta una mujer a De Telegraaf. "No tenemos ni idea de quiénes son esos chicos, simplemente tuvimos la mala suerte de estar en la misma fila y no hicimos nada".

"Lo único que diré es que la tripulación se mostró muy provocadora y tensó las cosas", añade la pasajera.

Ninguno de los pasajeros expulsados del avión fue detenido porque no habían quebrantado ninguna ley austríaca. Sin embargo, se les ha prohibido volar con Transavia Airlines en el futuro.

La edición estadounidense del HuffPost ha tratado de ponerse en contacto con Transavia Airlines, que de momento no ha respondido. La aerolínea remitió este comunicado a De Telegraaf, que tradujo el NL Times:

"Nuestra tripulación debe garantizar un vuelo seguro. Si los pasajeros plantean un riesgo, intervenimos de inmediato. Nuestros trabajadores están entrenados para ello. Conocen muy bien dónde están los límites. Por tanto, Transavia respalda por completo a la tripulación de cabina y a los pilotos".

La aerolínea ha elaborado un informe policial sobre el incidente ocurrido y afirma que está "abierta a conversaciones con estas mujeres".

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' EEUU y ha sido traducido del inglés.

ESPACIO ECO