VIRALES
26/02/2018 08:12 CET | Actualizado 26/02/2018 15:37 CET

Parecían la pareja perfecta hasta que ella le hizo el feo más doloroso de la historia de 'First Dates'

Tras un buen rato de cita transcurrido, a Alba no se le ha ocurrido otra cosa que decirla a su cita que le recuerde su nombre.

En cuando Danny y Alba se vieron en el restaurante de First Dates saltó la chispa. Tanto el uno como la otra se gustaron y, a medida que iba avanzando la noche, se fueron dando cuenta de que parecían hechos el uno para el otro.

Sin embargo, y contra todo pronóstico, la cita entre ambos fue el escenario de uno de los mayores feos que se recuerdan en la historia del programa de Cuatro. El escenario del horrible episodio, que a punto ha estado de dar al traste con el encuentro, se ha producido durante el postre en la terraza.

Pincha aquí para ver el vídeo en la web de Cuatro

A Alba, despistadilla ella, se le ha ido la cabeza pero del todo y, ni corta ni perezosa, y tras un buen rato de cita transcurrido, no se le ha ocurrido otra cosa que decirla a su cita que le recuerde su nombre.

En un segundo, una situación que parecía perfecta se ha tornado tensa y dramática.

La situación ha sido tal que así:

- Alba. Si te digo queeee... no me acuerdo cómo te llamas.

- Danny. Ooooooooohhhhhh, vámonos.

- Alba. Que no, lo siento. Dime, dime.

- Danny. No te lo voy a decir...

(Segundos de tensión)

- Danny. Danny, tía.

- Alba. Eso, Dani. ¿Y yo cómo me llamo... venga, dime?.

- Danny. Pues Alba...

- Alba. Ostia.

- Danny. Ya dime lo que quieras decirme porque me acabas de dejar roto.

"Dije 'pues ya está, no le gusté'. Aquí me estoy comiendo el postre y todo eso y no le gusté. Pero bueno", reconoció más tarde Danny ante la cámara.

Sin embargo, ante la conyuntura, la chica anduvo rápida: "Vamos a hacer una promesa. Lo que salga se hace", afirmó, delante de la máquina de bolas de la terraza, en la que salen propuestas. Y salió la más adecuada: beso de película.

"A mí no me importa... uno rápido, así", afirmó Danny, a quien pareció pasársele el disgusto de un plumazo.

CUATRO

Si quieres leer más historias como esta visita nuestro Flipboard

NOTICIA PATROCINADA