INTERNACIONAL
28/02/2018 02:25 CET | Actualizado 28/02/2018 02:25 CET

Sexo a cambio de ayuda humanitaria en Siria

Mujeres y niñas desesperadas son explotadas por intermediarios de la ONU y ONGs.

GETTY

Numerosas mujeres en Siria se han visto forzadas a mantener relaciones sexuales con hombres que repartían ayuda humanitaria en nombre de agencias de la ONU y de ONG internacionales para poder recibirla, según ha denunciado este martes la BBC.

Trabajadores humanitarios con los que ha hablado la cadena británica han señalado que la explotación sexual a cambio de ayuda está tan extendida que algunas sirias se niegan a acudir a los centros de distribución oficiales porque se sobreentiende que quienes van aceptan "vender" su cuerpo a cambio.

Un estudio realizado por el Fondo de la ONU para la Población (UNFPA) en 2017 para evaluar la violencia de género en la zona ya había llegado a la conclusión de que se estaban produciendo casos de sexo a cambio de ayuda en varias provincias de Siria.

El informe Voces de Siria 2018 recogió casos de mujeres o niñas que se casaron con funcionarios por un breve periodo de tiempo para "servicios sexuales" con el fin de recibir comida; distribuidores que pedían teléfonos de mujeres y niñas; otros que se ofrecían a llevarlas a sus casas "a cambio de algo" o que obtenían distribuciones a cambio de "servicios, como pasar una noche con ellas", recoge la BBC.

Las mujeres y niñas sin un "protector masculino", como las viudas, divorciadas y desplazadas, son particularmente vulnerables.

Según el documento de UNFPA, las mujeres y niñas que no contaban con un "protector masculino", como las viudas, divorciadas y desplazadas, "son particularmente vulnerables a la explotación sexual".

Sin embargo, según la BBC, esta práctica ya se había constatado en 2015. Danielle Spencer, una asesora humanitaria que trabajaba para una ONG, escuchó a mujeres en un campo para refugiados en Jordania hablando de ello en marzo de ese año.

Le contaron cómo hombres de los consejos locales en zonas como Derá o Quneitra les habían ofrecido ayuda a cambio de sexo. "Se quedaban con la ayuda que había sido entregada y luego la usaban para tener sexo con estas mujeres", ha denunciado Spencer.

Un abuso sexual conocido por la ONU desde 2015

En junio de 2015, el Comité de Rescate Internacional (IRC, por sus siglas en inglés) realizó un sondeo entre 190 mujeres y niñas en Derá y Quneitra y puso de manifiesto que el 40% habían visto casos de violencia sexual al acceder a servicios, incluido el reparto de ayuda humanitaria.

Ambos informes fueron presentados en una reunión de las agencias de la ONU y ONG internacionales en Amán en julio de 2015 y, tras la misma, algunas agencias endurecieron sus procedimientos, entre ellas IRC, que lanzó programas y sistemas para mejorar la protección de mujeres y niñas en el sur de Siria.

El 40% de las mujeres en zonas del sur de Siria habían visto casos de violencia sexual.

Por su parte, la ONG Care amplió su equipo de observación en el país y creó un mecanismo de quejas, además de dejar de entregar ayuda a los consejos locales. Y pidió a varias agencias de la ONU, entre ellas la OCHA y ACNUR, que investigaran más el caso y establecieran mecanismos de denuncia.

Spencer considera que "se ha ignorado la explotación y el abuso sexual de mujeres y niñas" pese a conocerse desde hace años. "La ONU y el sistema, tal y como están ahora, han optado por que los cuerpos de las mujeres sean sacrificados", ha lamentado la asesora humanitaria.

La ONU defiende su actuación

Un portavoz de UNFPA ha dicho a la BBC que la agencia sabía de posibles casos de explotación y abuso pero ha asegurado no haber recibido ninguna denuncia de las dos organizaciones con las que trabaja en el sur de Siria. En todo caso, ha aclarado que UNFPA no trabaja con consejos locales como contraparte.

UNICEF ha indicado que procedió a revisar a sus socios locales y contratistas en el sur de Siria tras la reunión de 2015 y no está al tanto de denuncias contra ellos. Ante el grave riesgo existente, ha puesto en marcha un mecanismo de denuncias comunitario y ofrece más formación a sus contrapartes.

Pensar que la ONU puede controlar la situación en una zona de guerra es simplista.Andrej Mahecic, portavoz de ACNUR

Andrej Mahecic, portavoz de ACNUR, ha subrayado que "es importante entender que en cualquier emergencia humanitaria existe el riesgo de abuso sexual y de explotación sexual, y abusar de alguien que necesita asistencia es despreciable".

Aunque las denuncias de 2015 fueron "incompletas, fragmentadas e infundadas", la ONU adoptó algunas medidas cuando surgieron, ha defendido. En el caso de ACNUR, ha precisado, no tenía acceso a la zona donde se produjeron los abusos, pero trató de llevar a Jordania a sus socios locales para formarlos.

"La mera sugerencia de que la ONU puede de alguna manera controlar la situación en una zona de guerra es más bien simplista y desconectada de la realidad de lo que es una operación de ayuda en un conflicto abierto y feroz", ha remachado, en defensa del organismo.

EL HUFFPOST PARA HONEST