POLÍTICA
01/03/2018 13:42 CET | Actualizado 01/03/2018 16:04 CET

El Parlament aprueba la resolución simbólica que avala a Puigdemont y la "acción republicana"

La decisión de Torrent de tramitar las enmiendas puede exponerle judicialmente.

La tensión ha vuelto con fuerza al Parlament de Cataluña. El Pleno ha aprobado este jueves con los votos de JxCat, ERC y la CUP una resolución que ratifica "la confianza en Carles Puigdemont como presidente" de la Generalitat de Catalunya, pero ha evitado reafirmar también la declaración de independencia del 27 de octubre de 2017.

Los tres grupos independentistas han aprobado así una restitución simbólica del presidente cesado y actualmente en Bélgica, pero no lo han investido de forma efectiva, ya que esto abriría un nuevo contencioso con el Tribunal Constitucional.

La resolución aprobada también reivindica el referéndum del 1 de octubre de 2017, y califica de "ilegal e ilegítima" la destitución de Puigdemont y de su Govern que se hizo efectiva cuando el Senado dio luz verde a la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Se trata de un texto simbólico, pero ha estado envuelto en la polémica al haber presentado la CUP enmiendas con las que intentaba ratificar la DUI. Esa parte no se ha incluido en la propuesta final, pero ha provocado la advertencia de los letrados de consecuencias jurídicas por la mera tramitación de unas enmiendas contrarias al Tribunal Constitucional.

Cs acusa a Torrent de "prevaricar"

Esto ha aflorado en una bronca al inicio del Pleno entre el presidente del Parlament, Roger Torrent, y miembros de Ciudadanos, que han intentado frenar su debate y han avisado de que la Mesa puede estar "prevaricando". Además, los naranjas han anunciado al acabar la sesión que presentará un recurso de amparo ante el Constitucional.

AFP

"Acción republicana de gobierno"

Torrent ha desestimado las peticiones de Ciudadanos y ha permitido el debate y votación de la moción transaccionada. Esto le puede llevar a exponerse judicialmente si algún grupo o el Gobierno central decide llevar a los tribunales esta decisión.

La resolución simbólica pretender legitimar la Presidencia de Carles Puigdemont y dice que las elecciones del 21-D "han ratificado la mayoría favorables a las fuerzas independentistas" y, por tanto, "a las formaciones políticas favorables a una acción republicana de gobierno".

El texto aprobado manifiesta el "rechazo más absoluto a la aplicación del artículo 155 de la Constitución", con la que se han "vulnerado los derechos fundamentales de los catalanes" y "restringido las facultades de soberanía de sus instituciones legítimas", por lo que se pide "poner fin" inmediatamente a su vigencia.

EFE

Otro de los párrafos añadidos a instancias de la CUP denuncia la "represión generalizada del Estado español sobre el movimiento republicano catalán", que sufre "la prisión, el exilio y todo tipo de medidas penales injustas y antidemocráticas".

También denuncia la "deriva autoritaria y antidemocrática del Estado español", así como las "presiones e injerencias" del Gobierno de Mariano Rajoy al Tribunal Constitucional para vetar la investidura de Puigdemont.

La resolución mantiene el redactado original de JxCat en lo que se refiere a denunciar la "destitución ilegal e ilegítima" de Puigdemont y se proclama la voluntad y el compromiso de restaurar la institución de la presidencia de la Generalitat.

Un tenso debate

Dentro del hemiciclo, la líder de Cs en Cataluña, Inés Arrimadas, ha acusado a los independentistas de buscar "lío", porque ese es su modus vivendi, al tiempo que ha tachado a Torrent de "versión 2.0" de su antecesora, Carme Forcadell.

Con anterioridad, el portavoz de Cs en la cámara, Carlos Carrizosa, ha acusado a Torrent de cometer "prevaricación" al haber rechazado las peticiones de reconsideración contra la admisión a trámite de la resolución acordada por JxCat y CUP.

Por su parte, el líder del PSC, Miquel Iceta, ha emplazado a las fuerzas independentistas a volver al "principio de realidad" y permitir que se active el plazo de dos meses para nuevas elecciones, ante los intentos de construir "legitimidades paralelas abocadas al fracaso" y de nombrar a presidentes "de pacotilla".

El presidente del grupo parlamentario de Catalunya en Comú-Podem, Xavier Domènech, ha afirmado que no hay "restitución posible" del Govern cesado y ha criticado que el independentismo esté hablando de "debates legitimistas".

Por su parte, el presidente del PPC, Xavier García Albiol, ha acusado al independentismo de ser "provinciano y decadente" y de estar inmerso en una "guerra santa" contra España.

El diputado de JxCat Quim Torra ha proclamado que, con la aprobación de la propuesta de resolución de su grupo, se pone en marcha "el proyecto republicano para Cataluña".

EFE

La secretaria general de ERC, Marta Rovira, ha hecho un llamamiento a "hablar claro" a los catalanes sin "paternalismos" y situar como principal prioridad la restitución de las instituciones catalanas para "poder volver a avanzar" hacia la "república".

A su vez, el diputado de la CUP Carles Riera ha afirmado que el pleno de hoy debería ser el de "la restauración de la república".

Además de la resolución independentista, el Parlament ha aprobado, con los votos en contra de Cs y PPC, una iniciativa de los comunes en defensa del modelo de escuela en catalán, que además establece que no se puede destinar dinero público a aquellos modelos educativos que segregan por sexo.

EL HUFFPOST PARA ENDESA